¿Pensar y existir, o existir y pensar?

el pensador claro

Hay afirmaciones en la vida que pueden llegar a ser enormemente trascendentes.

Algunas se ven hasta tontas en su aparente simpleza.

«Ser o no ser»

He ahí una de las preguntas.

Algunas otras no nos detenemos lo suficiente a considerarlas en toda su magnitud.

Pienso, luego existo.

¿Pero, pienso porque existo, o existo porque pienso?

¿Las personas que se encuentran en coma profundo piensan?
¿Los que están en vida vegetativa piensan?
La opinión médica más generalizada es que no. Si no hay actividad cerebral no se puede pensar.

Entonces, ¿estas personas existen?

Legalmente existen, porque no han sido declaradas muertas. ¿Pero realmente puede afirmarse que existen? Porque debo acotar que algunas personas existen físicamente, pero no legalmente, debido a que, por algún error han sido judicialmente declaradas muertas.

¿Pienso, porque existo?

¿O simplemente porque pienso es que existo?

Para afirmar que por existir es que se piensa, tendríamos que intentar aclarar si en el «más allá» se existe o no. Porque parece ser que, según muchas afirmaciones y hasta supuestas demostraciones, las almas y los espíritus de los que trascendieron más allá de la existencia terrenal siguen existiendo y pensando, y hasta intentando comunicar con nosotros. Pero este quizás sea un tema algo más escabroso y cuesta arriba, porque, hasta los momentos, pertenece al terreno de lo subjetivo.

Sin embargo, en nuestra objetividad mundana, estudios médicos indican que una buena actividad cerebral pensante es vital para prolongar la salud y la vida de las personas, recomendación que se les hace a los ancianos. Es decir, una actividad pensante es igual a una mayor existencia. O, resumiendo, puedo existir debido a que pienso.

¿Pero pensar, solamente por pensar, es suficiente?

Todos los seres humanos pensamos, pero no todos lo hacemos de la misma manera. Podríamos realizar una clasificación larguísima y pormenorizada de los distintos tipos de pensamientos, pero me parece que podríamos resumirlos todos en dos grandes grupos:

  • los pensamientos profundos, y
  • los pensamientos claros.

Porque es indudable que hay personas de pensamientos profundos , sesudos y trascendentes, como pueden ser los científicos, los filósofos, escritores -algunos-, los inventores, y tantos otros. Mientras que, en el otro extremo, están quienes parecen vivir a punta de pensamientos superficiales, vacuos e intrascendentes. Y está bien demostrado que se puede ir así por la vida.

¿Pero que es mejor, tener pensamientos profundos o tener pensamientos claros?

Leí una vez -ya no recuerdo si fue en el libro «Tu estás bien, yo estoy bien», o si fue en el de «Tus Zonas Erróneas»- que, en la práctica, la inteligencia de una persona no se mide tanto por el coeficiente intelectual que tenga, sino por su éxito en la vida. Y hay muchos y buenos ejemplos que dan la razón a tal afirmación.

En esto de si son mejor los pensamientos profundos o los pensamientos claros yo aún no tengo una teoría propia, pero me adhiero a la manifestada por el extraordinario Nikola Tesla, quien dijo:

Los científicos piensan de manera profunda en lugar de hacerlo de modo claro. Uno debe estar cuerdo para pensar claramente, pero también uno puede hacerlo profundamente y estar loco.

Y mira tú que si alguien sabía lo que era pensar, fue precisamente él.

Yo no sé los demás, pero cuando yo era estudiante prefería tener un profesor de pensamiento claro y explicación concisa, que no uno de profundo pensamiento y retóricas y retorcidas explicaciones sólo aptas para aquellos con grado de cinturón negro y quinto dan, hacia arriba.

Pero aunque puedo hacer profundas reflexiones al respecto, aún no dilucido con claridad el asunto fundamental.

¿Pienso, luego existo?
¿O existo porque pienso?

¿La vida del ser humano es tan sólo un sueño en el que pensamos que vivimos, y por lo tanto no tenemos injerencia en el guión? -Algo así como en la película The Matrix- ¿O son nuestros pensamientos los que van creando la vida y, por lo tanto, somos nosotros quienes creamos el guión y, en consecuencia, podemos modificarlo?
Y si no lo quieres de forma profunda, puedo preguntarlo de forma más clara:

¿Porque existo es que pienso, o porque pienso es que existo?


Descargar PDF

Home

On this day..

Esta entrada fue publicada en Filosofía y religión y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

11 respuestas a ¿Pensar y existir, o existir y pensar?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *