¿Fiesta brava?

¿Es esto lo que llaman fiesta brava?

toro de lidia

A mí me parece más bien un deplorable residuo del cruento coliseo, en la época del imperio romano.

¿Un hombre contra una bestia en igualdad de condiciones? ¿Cuál igualdad? Yo no soy ducho en esto, ni tengo interés en conocer los detalles del motivo de cada lance. Pero observo que el picador le clava la pica, que supongo es para quebrantar la fuerza al animal, particularmente en sus cuartos delanteros y cuello, para así disminuir su embestida y el alzado de la cabeza con los peligrosos pitones. Se lo llena luego de banderillas como si se tratara de un insensible alfiletero, para irlo sangrando y debilitando aún más. Y le clavan el estoque cuantas veces sea necesario para terminar con su vida. La multitud aplaude y llena de vítores al “matador” por su carnicería ―porque no puedo decir que sea por su arte― cuando ha colmado las expectativas y dado una certera estocada en el corazón de la bestia salvaje. Sin embargo, la mayoría de las veces es necesario clavarle la puntilla para terminar con su sufrimiento.

La fotografía es tan gráfica que girta por sí sola. La he tomado del blog kevinhurlt del ecuatoriano Rafael Méndez Meneses, en su brevísima reseña titulada: Toro corneó matador del día 21 de este mes.

Yo intento ser respetuoso con los gustos y las ideas de los demás, aún cuando no las comparta. Creo firmemente que la tolerancia y la comprensión son las bases para la buena convivencia. En este caso tengo tolerancia, pero ninguna comprensión para justificar estas cosas. Será porque tampoco he podido entender la explosiva alegría de los fanáticos cuando su equipo favorito mete un gol, menos aún los desmanes de violencia cuando pierde.

Yo soy amante de los animales, y aborrezco que los hagan sufrir por simple diversión, tal como hacen quienes se dedican a promover peleas de perros, de gallos, etc. Opino que hacerle esto a un toro es una completa salvajada. Lo siento por el torero que sale corneado, pero él mismo se lo buscó, nadie lo mandó. Pero mucho más lo siento por el toro. ¿Fiesta grande, fiesta brava? Fiesta lo será para muchos, pero no le veo ni lo grande ni lo bravo por ningún lado. ¿Acaso será ésta la única forma que algunos conocen de demostrar valentía y coraje? ¿El gladiador contra la bestia? ¿O es una manera de satisfacer ese primitivo instinto que necesita ver sangre?

Me parece muy bien que en muchos países estén prohibidas las corridas de toros. Apoyo a los que afirman y han podido mostrar que se pueden hacer sin necesidad del derramamiento de sangre ni la muerte del animal en el ruedo. No tengo objeción alguna en contra de los encierros durante los “san fermines” pamploneses, en donde las personas demuestran la rapidez con que pueden correr y su valentía, ―o su estupidez, no lo sé― corriendo junto a los toros hasta la plaza, porque ningún animal sale herido.

Lamentablemente, esa especie de fijación contra los toros, quizás por la imponencia, orgullo y fuerza del toro de lidia, no sólo se plasma en la llamada “fiesta brava”, sino en otros signos más. ¿Signos de barbarie? Para muchos de nosotros lo son. Como ejemplo los refiero al artículo titulado “Sumidos en la Barbarie: el abertzale castellano”, aparecido en la bitácora España Negra, el día 13 de este mes.

Muchas legislaciones controlan en los mataderos la forma en que se lleva a cabo el sacrificio, ―suele decírsele “beneficio” ― de los animales, desde los pollos hasta las reses. Se pretende una muerte rápida, a fin de evitar ―o al menos minimizar al máximo posible― el dolor y las tensiones en los animales. Se afirma que todo el padecimiento emocional se acumula en forma de toxinas en la carne, y no es beneficioso para la salud de los consumidores.

¿Qué luego al toro de lidia lo llevan al matadero y lo convierten en carne para la venta? No tengo nada que objetar a su aprovechamiento ulterior. ¿Pero quién cara… querrá comer esa carne trémula por la tensión, el dolor y el sufrimiento por el que padeció el animal durante la corrida?

A los amantes y aficionados a las corridas de toros, yo no soy quien para objetarles sus gustos e ideas. No ando por ahí diciendo a las personas lo que me parece que están haciendo mal, tan sólo porque yo no lo haría, o lo haría de otra forma. Yo obro según mi conciencia me dicta, y que mis actos hablen por mí. No obstante, ante ciertos hechos me siento con todo el derecho para alzar mi voz de protesta y manifestar mi opinión.

Richard Bach, autor del extraordinario libro titulado “Juan Salvador Gaviota” en uno de sus varios libros, ―creo que en “Alas para vivir” aunque no recuerdo bien y no tengo mi biblioteca a la mano― narrando su participación en una competencia de planeadores a través del país, refiere que, estando afanado en busca de una corriente de aire ascendente que lo hiciera ganar altura, pues ya estaba muy bajo, vio en la distancia y a una mayor altura, otro planeador que volaba en círculos, aprovechando una fuerte ascendente. En su reflexión filosófica, Richard entendió que el piloto de aquel planeador no estaba mostrándole a él ningún camino. Aquel piloto solamente trataba de cumplir su cometido, que era ascender cuanto pudiera para alcanzar la máxima distancia posible en el menor tiempo y ganar la competencia. Está en cada quien observar a los demás y a los signos que la naturaleza nos da, reflexionar y decidir que camino desea tomar, o en que corriente desea ascender un poco más. O puede quedarse abajo y terminar en tierra, muy lejos de la meta.

Actualizaciones:
En el diario El Clarín, sección Weblogs sobre weblogs, reseña titulada: Hasta la tauromaquia se debate en los blogs..

Weblog Bloggus, con su artículo ¡No a la tauromaquia! ha comenzado una campaña en contra de las corridas de toros en Guayaquil, a la que se han sumado varios en la comunidad de bloggers.

Walter, en htm life publicó el artículo: Los toros, una tradición argumentando en favor, tan solo por tratarse de «una tradición», pero luego, parece que reflexionó y se pasó al bando de los que se oponen.

foscorp.org: No a las corridas de toros en Guayaquil

sobre la tauromaquia.

10 preguntas básicas sobre la lidia

10 razones para terminar con las corridas de toros

Y muchas más opiniones en: Toros y en Tauromaquia, el lastre de la cultura.

flecha subir Al inicio Home
Esta entrada fue publicada en Protección animal y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

17 respuestas a ¿Fiesta brava?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *