Abrir los fines de semana

museo del jamon, Madrid

Vaya revuelo de opiniones que se ha levantado, con la autorización para que, los comercios del centro de Madrid, puedan abrir sus puertas todos los fines de semana. Hasta ahora, solamente tenían permitido hacerlo un domingo de cada mes. Aunque venía siendo una discriminación, pues había una permisibilidad de facto hacia los comerciantes orientales, porque los negocios de chinos, principalmente los de venta de alimentos, abren todos los días, incluso con horarios más allá de la media noche, como puedo ver en mi barrio. ¿Será que ellos tienen bula, o están al margen de la ley?

Si me guío por lo que ocurre en distintas partes del mundo, no puedo menos que preguntarme por qué razón los comerciantes no puedan tener la libertad de abrir sus negocios en los horarios que prefieran, o que les resulten más convenientes, según la zona y época del año. Se deben a los clientes, y lo sensato es abrir las puertas cuando más personas circulen por la calle con ánimo de compra.

Algunos argumentos en contra de esta nueva medida, dados por dependientes de los comercios, es la de que deben contar, al menos, con un día de descanso a la semana, pues tienen familias que atender. Muy cierto. ¿Y quién ha dicho que van atrabajar todos los días de la semana? Una cosa es que los comercios abran sus puertas durante doce horas al día, o las veinticuatro, y otra muy distinta es que los mismos dependientes tengan que trabajarlas todas ellas. Para eso están las leyes del trabajo, que regulan la cantidad de horas semanales de los trabajadores. El comercio que quiera abrir todos los días tendrá que ajustar los turnos de trabajo de sus empleados, o aumentar su plantilla.

Los pequeños comerciantes del centro, según lo que he escuchado en las noticias, argumentan que saldrán perjudicados, pues vaticinan una competencia desleal por parte de las grandes superficies. ¿Y por qué? Si la mayor afluencia de personas a ciertas calles y sectores de la ciudad, tal como el centro de Madrid, se realiza durante los fines de semana, y la mayoría son compradores potenciales, pues abre tus puertas el domingo y vende. Ya podrás cerrar cualquier otro día de la semana, si te parece.

Mercado del Rastro, Madrid

Si vas durante la semana a la calle Ribera de Curtidores, la encontrarás casi desierta. Pero los domingos y feriados, tanto ella como sus adyacentes son un hervidero de miles de personas. Es debido a todos los tenderetes y puestos callejeros que conforman el famoso Rastro de Madrid. Es el día de mayor venta para los comerciantes de la zona.

Hay quienes alegan que, los domingos, hay otras muchas cosas provechosas que se pueden hacer en Madrid, tanto para el descanso como la cultura. Por supuesto que sí. Pero así como a muchos les gusta ver vidrieras, y a otros más museos, o pasear por los parques o ver el partido de fútbol, hay otros tantos que consideran provechoso ese día para comprar, a la par que comparten con toda la familia. ¿Por qué te parece bien que deban abrir las panaderías, pastelerías, bares, supermercados, cines y similares, pero el resto de las tiendas no?

On this day..

Esta entrada fue publicada en Madrid, Reflexiones sociales y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

2 Respuestas a Abrir los fines de semana

  1. Curiosa dijo:

    Yo solo recuerdo lo hiper aburrido que era un sabado luego del mediodia o un domingo en caracas,mejor dicho en Venezuela,porque todo estaba cerrado y esos eran los unicos dias que podiamos salir con mi papá. Gracias a Dios porque en esa epoca los caobos y el parque el conde fue una benicion (recoge mi cedula sila ves por fa jeje)

  2. Luis Amezaga dijo:

    Siempre hay miedo a la libertad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *