Chocolate en San Ginés

Calle Mayor, Puerta del Sol, Madrid Ampliar imagen

En cualquier gran ciudad, los días navideños suelen ser sinónimo de multitudes en las calles. En el caso de Madrid, la cita obligada es en la céntrica Puerta del Sol y sus calles adyacentes. Para muestra queda la foto, con una vista parcial de la Calle Mayor al atardecer.

Hay días buenos para tomarse una taza de chocolate, pero en invierno los días son ideales para eso, y en navidades todos son perfectos.

Sin embargo no todo chocolate es un buen chocolate. En lo particular, yo soy sensible a las mezclas comerciales, pero no al cacao puro, si guardo moderación. En Venezuela, de tarde en tarde, me agradaba deleitarme con una buena taza de puro cacao de Caripe, (Estado Monagas), que yo buscaba en los viajes que, con cierta frecuencia, solía hacer por allí escapando del calor.

En Madrid quizás no encontraré las excelentes y puras bolas de cacao venezolano de Caripe o el de Barlovento, ni aún en El Corte Inglés. Pero hay un lugar cuyo chocolate lo sustituye bastante bien. Me refiero a la conocidísima Chocolatería San Ginés, la de más prosapia y abolengo de todo Madrid.

Chocolatería San Ginés
A unos 100 metros desde la Puerta del Sol, (a la altura del Nº 11 de la Calle Arenal) se encuentra el Pasadizo San Ginés, al fondo del cual se puede ver el letrero luminoso de la chocolatería. Es un local algo pequeño para la gran afluencia de personas que se dan cita. En realidad hay dos locales adosados, uno de los cuales abre en las horas pico. La gente hace fila pacientemente para lograr conseguir una mesa. La mayoría optan por comprar en la barra y comer afuera. Esta chocolatería es el sitio ideal para finalizar una salida nocturna, o para iniciarla.
En la Chocolatería San Ginés

En cien años de vida, este local ha sido escenario literario de Luces de bohemia, testigo mudo de los primeros años de la movida pija de Madrid –gracias a su vecindad/hermandad con Joy Eslava– y, finalmente, uno de los after-hours más frecuentados de la ciudad debido a un horario que prácticamente no conoce el cierre.

Chocolate con churros
La especialidad de la casa es el chocolate con churros, o con porras, que, por lo general, estarán recién hechos. Pero no es un chocolate para todos los gustos. Aquellos que prefieren las mezclas aguadas con el suave sabor a Colacao, que se abstengan. Aquí les servirán unas tazas de espeso chocolate negro, que prácticamente tendrás que sacar untado en los churros, o con cucharilla. Se confirma el viejo dicho de que “las cuentas claras y el chocolate espeso“. Y con la boca abierta, podrás admirar la habilidad de los camareros para abrirse paso entre la multitud, llevando en alto una gran bandeja con dos pisos de tazas con chocolate, y un tercero con un enorme plato atiborrado de churros.

La Chocolatería San Ginés se fundó en 1890, en el pasadizo del mismo nombre, uno de los más antiguos de Madrid. Su ubicación junto al Teatro Eslava (1872), (Joy Madrid o Joy-Eslava desde 1981) y su costumbre de abrir hasta altas horas de la madrugada, aglutinó durante años una fiel clientela que tomó la costumbre de finalizar las funciones de teatro con una caliente taza de chocolate con churros. En la actualidad, aunque se le han hecho algunas reformas, sigue conservando parte de su decoración y mobiliario original.

Y si después aún tienes ganas de gente, puedes volver a sumirte en la multitud e intentar misiones imposibles. Poco antes de que el reloj de la hora, camina un poco más allá y, desde la calle Arenal, trata de entrar por la calle Maestro Victoria, para acercarte hasta la entrada que el Corte Inglés de Preciados tiene por esa calle. Si logras sortear la pared humana de padres con sus hijos, vendedores de globos, payasos, personajes de Disney y mimos, verás la famosa especie de falla animada conocida como Cortylandia, que cubre toda la fachada. Podrás escuchar el espectáculo animatrónico musical de las múltiples figuras de muñecos y animales que ningún niño quiere perderse, y que se repetirá cada hora, a partir de las cinco de la tarde. Eso sí, te advierto que si vas con niños, luego tendrás que escucharles cantar, hasta la saciedad, la pegajosa cancioncilla más famosa de Madrid, que dice: “cortilandia, cortilandia, vamos todos a cantar, alegría en estas fechas porque ya es navidad…

Cada año cambian el motivo. Este año es el llamado Zoo de Cortylandia, del que les dejo esta foto con una vista parcial.
Fachada 2006 de CortilandiaAmpliar imagen

Si lo lograste te felicito.

Chocolate con churros en San Ginés y espectáculo de Cortylandia. Ahora si que podrás decir, orgullosamente, que estuviste en Madrid durante las navidades.

Chocolatería San Ginés: Pasadizo San Ginés, 5. Metro: Sol. Abierto todos los días desde las 18.00 hasta las 06.00 horas (excepto lunes). Precio del chocolate con churros: 3,20 euros.

Cita de 20Minutos.
Icono Home

Incoming search terms:

  • fachada de zoológico
Esta entrada fue publicada en Análisis y valoraciones, Gente y lugares, Madrid y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

4 Respuestas a Chocolate en San Ginés

  1. Elisa dijo:

    Hoy sí que se me han puesto los dientes largos. Cuando mis hijos eran pequeños y su abuela vivía en Madrid pasé allí bastantes navidades. Incluso una vez, antes de casarme, estuve en la Puerta del Sol durante las campanadas. El ambiente en estas fechas es inigualable. ¡Qué sigan disfrutando!

  2. oscar trejo dijo:

    hola me encanto su manera de presentar su chocolate y para serles sinceri me encantaria probar su chocolate desconosco si en zacatecas mexico exista una sucursal de su comercio si no me podrian decir que chocolate utilizan?

  3. guardafaro dijo:

    Oscar, hasta donde yo se, la chocolataría San Ginés no tiene sucursales en el exterior. Pero no hace falta. Hay otros que hacen buen chocolate, como las franquicias de chocolaterías Valor, por mencionar una. Pero siendo el cacao oriundaode estos andurriales americanos, estoy totalmente convencido de que en Mexico deben preparar buen chocolate. Tus tatara-antepasados ya lo degustaban antes que llegaran los españoles. Todo es cuestión de preguntar y buscar.

  4. Pingback: Las cafeterías de los grandes escritores

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *