Desnúdate!

desnudateHa pasado mucho tiempo desde que inicié esta categoría analizando el blog Divinos pecaditos. Desde entonces, ha sido poca mi actividad en esta materia del análisis de blogs que me llamen la atención… positivamente. Porque, al menos en mi caso, esto no se puede forzar; tiene que venir solo, hay que estar en vena.

Dentro de la categoría Guía para bitácoras, se encuentran varios post que escribí hace tiempo, estando alojado en Bitacoras.com. En el titulado Tres consejos yo menciono la importancia que tienen, tanto el título del blog como su dirección URL, para darle un atractivo inicial a quienes lo descubren en algún directorio de blogs. Pues en éste, su título: DESNUDATE! y su dirección URL: desnudateya, cumplen sobradamente con esos requisitos. ¿Quien se desnuda? La curiosidad nos va a llevar hasta allí.

Sin embargo, a diferencia de aquel Divinos pecaditos primero, ―también alojado en blogspot, casualmente― en donde, al abrir la página te encuentras con el cuidadoso y balanceado juego de colores entre el negro, el blanco y el rojo, además de un gran banner de cabecera, con una foto sensual y provocativa por demás, que motiva a seguir en otras búsquedas esperanzadoras, aquí no sucede eso, porque ni hay seducción ni provocación. El theme empleado no tiene nada de espectacular. Por el contrario, es muy simple y un tanto minimalista. Es más bien delicado, diría que hasta tímido en el diseño. Está claro que su autora hace énfasis en el contenido. Resulta un contraste interesante con el atrevido título del blog: DESNUDATE! que nos mueve a preguntarnos: ¿De qué va ésto? ¿En donde están los desnudos? Porque, a menos que el último post publicado tenga alguna foto llamativa, la página se verá tranquila y relajada. Por lo tanto, empezamos a darnos cuenta de que esa invitación a desnudarnos va tomando otro significado.

Iniciando la columna derecha hay una pequeña fotografía, en blanco y negro. Es un juego de luces y sombras, en un perfil a tres cuartos de una mujer con el pecho desnudo. Ni siquiera lo noto sensual, pero si atractivo, llamativo más bien. Como con todo aquello que nuestro cerebro no percibe bien de entrada, nuestros ojos van hacia esa foto, tratando de colocar las luces y las sombras en su sitio correcto y obtener una forma definida, hasta que lo logra. Pienso que repite la cándida timidez que exhala todo el blog. Es un desnudo-no desnudo; un mírame pero no me veas; te dejo ver algo de mi, pero no todo. Sumamente femenino. ¿Será un autorretrato? Quien sabe. Pero como una imagen vale más que mil palabras, se trata de la foto que he colocado de entrada, la que, con entero libertinaje, sin anunciarme siquiera, he tomado de su blog y espero que Violeta, su autora, me disculpe.

Se le atribuye a Angelina Jolie el haber dicho que ella conversa más relajadamente de sus cosas cuando está desnuda en la bañera. “Hablo mucho en la bañera. Es más fácil hablar cuando estas desnudo. Desnúdate conmigo y verás que hablo mucho“. Aunque no lo puedan creer, les diré que ella no es mi tipo. Pero pienso que, a menos que seas un amante del naturismo y te la encuentres en tu propio campo nudista, no me imagino cuantos hombres ―yo inclusive, ¿por qué negarlo?― podrán haber que, estando desnudos junto a Angelina Jolie, dentro de la misma bañera, puedan tener suficiente frialdad y calma para sostener una conversación. Entonces, ¿para qué nos vamos a desnudar aquí? Porque, si es para conversar desnudos, no es precisamente una condición muy confortable para la mayoría de las personas.

En el blog DESNUDATE! ocurre algo como lo que Angelina Jolie planteó, aunque no igual. ¿Si no es para lo obvio, para qué nos vamos a desnudar entonces? Violeta nos lo aclara de entrada:

Desnúdate de tus prejuicios, de tu mente chata y del verdugo que te impone condiciones Deja salir tu corazón, tus sentimientos…

Pues ya estamos claros. Ahora entendemos la necesaria tranquilidad que emana de este blog. Se trata de desnudar nuestro corazón, de hablar sin tapujos ni trabas, dejando salir todo aquello que hemos deseado decir pero no nos atrevíamos. Y para lograrlo, Violeta nos da las pautas con los títulos y contenidos de sus post. ¿De qué quieres conversar? ¿Qué te parece hacerlo a cerca de la desadaptación marital? Sobre ese tema ella dice:

Nunca estuve casada, pero puedo percibir que puedo ser una perfecta “desadaptada marital”, no me gustan los compromisos a largo plazo, no creo en el amor eterno, no me gusta la idea de renunciar a ciertas cosas; creo no ser una persona abnegada, de aquellas que se sacrifican por el bien de su matrimonio; no me antojo tener hijos, soy algo egoísta con mi dinero, no me gusta la rutina, no me gusta que alguien controle mi vida (que hago, a donde salgo, con quien), de vez en cuando me gusta la soledad; accesoriamente y para el descontento de los hombres machistas: no me agrandan las cuestiones domésticas: lavar, planchar, cocinar, limpiar, etc.

¡Justo lo que yo estaba buscando! Quizás exclamará alguno.

Ignoro los motivos por los que esta boliviana, capricorniana de 28 años, haya abierto su blog. Posiblemente para lo que la mayoría lo hacemos: expresarnos. Y ella decidió hacerlo de esa forma: poniendo su corazón al desnudo, sin nada que ocultar, con frescura y sinceridad. Ella decidió desnudarnos su mente femenina y hablarnos de todo lo que nunca ha hablado. Quizás para decir lo que ningún hombre o ningún novio ha tenido interés en preguntarle, y a ella le hubiera gustado que lo hicieran. Quizás, por estar cansada de escucharlos hablar de sí mismos y, solo después de mucho, decirle el gastado: “Pero dime algo sobre ti” solamente para interrumpirla a los quince segundos, porque les recordó la anécdota aquella que tenían que contar de inmediato. No lo se, tan solo especulo libremente, al desnudo. Quizás abrió la bitácora para contarle a las mujeres todo lo que ella opina de temas importantes, como mujer, y de los que sus amigas evitan hablar.

Me imagino escuchar a Violeta decir: ¿Qué te parece si hablamos sobre la discriminación laboral de las mujeres? Ahí tenemos tema para rato. ¿O que tal sobre el complejo de víctima que tienen muchas mujeres? Sí, esas mismas que pueden llegar a enamorarse locamente de un hombre, o por lo menos sentirse tremendamente atraídas, pero que salen huyendo porque temen que solo las estén utilizando, al pensar que, el tipo:

(…)solo pretenda tener sexo y luego yo quede como una chica fácil, como una de sus tantas conquistas.

Y Violeta podría seguir diciéndonos: Pero si eso te parece un poco ligero, podemos conversar de la falta de comunicación sexual en las parejas y lo que callamos las mujeres,usualmente.

mujeres infielesY si para escuchar su voz necesito imaginármela, para saber lo que piensa no es necesario. Solamente tengo que perderme en la lectura de sus anotaciones, que dan mucho para reflexionar. En el tema sobre las mujeres infieles, en que toma como disculpa la película del mismo título (2004), plagada de los clichés típicos de este género, Violeta nos deja saber el motivo de su disgusto con el tratamiento que se les da:

Me hubiese gustado que la película presente el caso de la mujer que simplemente se siente atraída por un hombre y desea un poco de variedad y emoción en su vida, sin tener la calidad de “abandonada” por su esposo, sin tener a ese “comodín” o justificativo conciencial que la posesione en calidad de víctima con permiso para ser infiel.

Y finaliza con una observación que cierra el tema, a través de la cual se desnuda y nos descubre una reflexión profunda del sentir humano, pero que, para muchos hombres, suele estar vedado para la mujer:

A veces existen comportamientos sin explicación, sin culpables, sin victimas, comportamientos que se dan, simples, humanos…

Así es, a veces hay comportamientos que no requieren de explicaciones ni motivaciones racionales, comportamientos que no buscan víctimas ni culpables, que se hacen porque se hacen; esos comportamientos humanos, naturales y simples.

Sobre algunas cosas he dejado correr libremente la licencia de todo escritor, que es la suposición y la imaginación, el: podría ser que… Pero si de algo estoy seguro es de que, las personas que regresan al blog DESNUDATE! no lo hacen por su diseño impactante o por sus fotografías provocativas y sensuales; lo hacen únicamente por la calidad de sus contenidos, porque en ellos encuentran algo con lo que se identifican, o con lo que disienten, pero que, en suma, los toca.

Como ya he dicho en otro sitio y momento, ese blog es un buen sitio para que los hombres sepamos lo que una mujer opina de las mujeres, y aprendamos lo que ellas ven y sienten, y de cómo lo ven y cómo lo sienten.



On this day..

Esta entrada fue publicada en Evaluando weblogs y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

3 Respuestas a Desnúdate!

  1. Curiosa dijo:

    Wow, que post tan entretenido. Me gusta la idea de desnudar el alma.

  2. Pues sí, la primera vez que llegas a ese puerto esperas que las imágenes estén a la altura. Luego si vuelves, ya sabes a los que vuelves. Ya no hay engaños. Desnudar el alma, qué impúdico 😉

  3. Violeta dijo:

    wuauuu recien pude leer el anális que hiciste de mi blog y creo que voy a llorar de emoción!! gracias por tantas flores a mi espacio, creo que lo has descrito perfectamente y realmente estoy sorprendida de tus apreciaciones, eres una persona muy perceptiva.
    gracias de nuevo 🙂

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *