El precio de un eBook

una momeda de un euro¿Cuál debiera ser el precio apropiado de venta al público, para un libro en formato electrónico “eBoock”?

Este es un tema palpitante y de mucha actualidad, que no tiene una respuesta sencilla, si acaso la tiene.

En una de mis entradas anteriores, “La gracia o des-gracia de Amazon España”,   ya comentaba que no me parecía lógico que un libro impreso que se vendía en 21€, tuviera un PVP de 16€ en formato de eBook, pues yo consideraba que tendría que ser un precio todavía menor.

En el caso específico de ese ejemplo, yo  no sé cual habrá de ser el precio justo, o el precio apropiado, para ese eBook, pero comparándolo con el precio de la edición impresa me pareció elevado. Hasta ahora esa es la única referencia que resulta más sencilla de observar: el diferencial de precio, teniendo en cuenta los costos en cada formato.

Pero ahora la cosa es peor. Mirando en amazom.com encuentro bastantes casos de libros impreso que, por haberles rebajado el precio, cuestan menos que el formato para el Kindle. A mí me parece una estupidez mayúscula. Considero que si rebajas uno tienes que rebajar el otro también, aunque tengas todo un almacén abarrotado con esa edición y quieras salir de ella.

En Amazon se encuentra actualmente un hilo de comentarios de usuarios, titulado:  “Why are Kindle books $18”. Precisamente se preguntan sobre los motivos del “alto” precio de un eBook. Algunos comentarios son razonables, otros pareciera que no tienen idea de lo que dicen.

Los autores que autopublican sus libros impresos a través de Amazon y sus diversos canales de distribución, cada vez más y yo entre ellos, son bajo la modalidad de “impresión bajo demanda”. Es decir: no hay libros almacenados ni libros “fríos” que se queden en los estantes. Pides uno, te lo imprimen, encuadernan y envían: esa es la impresión bajo demanda. Los costos se reducen muchísimo y, en consecuencia, ese título debiera de ser más económico que uno similar bajo impresión normal de una alta tirada. Tan solo permanecen los costos de envío.

Es cierto que un libro electrónico carece de costos de impresión. También de costo de envío, pues este es ínfimo ya que se hace a través de Internet mediante la transmisión de un archivo. Pero hay algo que muchas personas no se detienen a pensar: el autor.

En una oportunidad decía yo que, el autor de una novela, no quiere ganar menos con cada ejemplar vendido en eBook que en uno impreso. Una persona me preguntó ¿por qué? A mi me parece muy obvia la respuesta, pero la voy a repetir a través de un ejemplo personal.

En la última novela que estoy trabajando, la segunda parte de la trilogía “La comunión de los ángeles” —que tiene 1.700 páginas (*) y saldrá en tres tomos—, llevo invertidas más de 5.600 horas de trabajo. Se dicen rápido, ¿verdad? Pues míralo de esta otra manera: representan 140 semanas laborales o, lo que es lo mismo, 2,7 años de trabajo. O si lo prefieres de otra forma, un año de 365 días continuos trabajando 15,5 h diarias. Ahora dime si resulta rápido de decir. Y ya no te cuento para calcular el valor monetario de ese trabajo: el valor intelectual más el valor material de las horas dedicadas a escribir esa obra, desplazamientos, investigaciones y demás.

¿Alguien cree que para mí, en mi esfuerzo como autor, representa diferencia alguna que esa novela se publique en un libro impreso que en un eBook? No tiene ninguna diferencia, y voy a querer ganar lo mismo con cada novela que se venda en un formato que en otro. Quien pretenda que en eBook yo la vaya a vender por 1€ o en 1$, alegando que los costos materiales son mínimos, está más que caído de una nube.

(*) Actualización: terminó teniendo 3.000 páginas y en formato impreso se publicó en cuatro tomos, con más de 6.300 horas de trabajo.

On this day..

Esta entrada fue publicada en ebooks y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *