Gijón es Xixón

Gente con trajes tipicos asturianosCosmopolita, alegre, polifacética, atractiva, con montaña y playas a granel; una ciudad costera con todo lo que se le puede pedir, eso es Gijón o Xixón para los asturianos.

En el invierno se apaga un poco al desaparecer la actividad playera para bañarse y disminuir el turismo, tanto interno como de afuera, pero nunca faltan las fiestas y ferias. En el verano estalla como una primavera, rebosante de vida y de turismo, multiplicando por mucho la cantidad de sus habitantes. Y las actividades y ferias se suceden una tras de la otra, para que cada fin de semana sea distinto.

El domingo día 4 de este mes yo estuve patinando y aprovechando de las tantas actividades de la folixa, del chiringüelu y otres más. Grupos folclóricos con trajes típicos abarrotaban la Plaza Mayor y sus turísticos alrededores, con bailes, cantos y las subastas de los panes del llamado “ramu”.


Clases de buceoMe llamó la atención que, hacia las once y media, del puerto deportivo comenzaron a salir los veros, unos tras de otros y hasta a puñados, como lo reflejo en esas fotos. En unos momentos conté más de treinta veleros zarpando. Fue como si hubieran tocado una campana o les hubieran puesto la luz en verde.

tres veleros saliendo de puerto

veleros saliendo del puerto deportivo de Gijon

Pero más me extrañó cuando, desde el largo paso de la playa de San Lorenzo, pude ver que todos los veleros daban vueltas y se apiñaban en el mismo lugar de la bahía. Me pareció como si los tripulantes se dedicaran a gritarse, de velero a velero, algo como: «¡Hey, miradme cómo navego!  ¿Qué os parecen mis nuevas velas? ¡Mirad que pedazo de velero me gasto!». En suma, un puro exhibicionismo, porque yo no pude encontrar otra explicación a tal apiñamiento de veleros girando en el mismo espacio reducido, con todo el mar que había para navegar.

Me recordaron al aglomeramiento de veleros fondeados en Puerto La Cruz, Venezuela, años ha. Si alguien sabe el motivo de tal comportamiento marino que me lo diga; mientras tanto esta es mi conclusión como observador. Porque no me parece que hayan sido unas clases de navegación en grupo.

grupo de veleros navegando

Bahía de gijon

En esta fotografía aérea de la bahía muestro en el círculo amarillo el área aproximada en donde se concentraron los veleros. Así que ya me diréis.

Como para refrendar mi opinión, equivocada o no, siendo poco más de las dos de la tarde, también como si hubieran sonado una corneta de salida, todos comenzaron a entrar de nuevo para amarrar en la marina. ¡Hora de comer! Y no, no fue por mal tiempo ni porque el viento aumentara.

¿Sacar un velero grande para navegar tres horas o menos? Yo no entiendo estas costumbres, totalmente diferentes del comportamiento de los veleristas en el Caribe. Allí no se zarpa a medio día, se izan las velas a poco de salir el sol, ya con un destino definido, generalmente pasar el día en alguna playa, (si va a ser un dayly saylling). Se regresa a puerto al finalizar el día. Se come y se bebe abordo, disfrutando del velero, de la compañía de quienes van a bordo y la de los otros veleros y lanchas que se fondeen cerca. Pero… bueno, supongo que será cuestión de gustos.

Como esa mañana dominguera era de marea alta, la gente se apretujaba en la franja de arena que queda entre el mar y el malecón. En el extremo occidental de la playa de San Lorenzo el agua llegaba hasta el propio muro, alcanzando varios metros. Ahí era en donde, de joven, a mí  me gustaba bañarme en marea alta.

playa de San Lorenzo hacia el oeste

playa de San Lorenzo hacia el este

playa de San Lorenzo en Gijon

Hacia el este la mar se va retirando y, ya en la desembocadura del río Piles, está la parte más amplia de playa, aunque rocosa.

Playa de Gijon en el Piles

En la llamada Playa de Poniente, más hacia el oeste, entre la punta de Cimadevilla y el puerto del Musel, la arena sobra y siempre hay menos gente que en la bulliciosa de San Lorenzo.

El domingo 11 seguían las festividades de lo que fuera y la sidra corría a granel. Yo asistí un rato al concurso de canciones asturianas en la Plaza Mayor, que a mi me resulta paso obligado, porque es por donde yo suelo cruzar patinando hacia y desde el paseo de la playa de San Lorenzo, o “El Muru” como por aquí le dicen los gijoneses. Entre el puerto deportivo y el mar se desarrollaban competencias de piragüismo.

Piragua con 4 remeros

Competencia de piraguas en el puerto deportivo de Gijon

Nada, que en verano nunca falta algo que hacer y que ver en Xixón, como la Semana Negra, la Feria de Muestras y una fiesta tras de otra. ¡Y mañana son las fiestas de Begoña! Esta noche Xixón estallará en fuegos artificiales.

Actualización 15-08.

Feriado por el día de la Asunción de la Santísima Virgen. Depués de tres días de niebla, cielos nublados y grises y lluviecita necia por todo el concejo de Aller, yo me decido a tomar el sol en Gijón, que lo anunciaron bueno.

Playa de San Lorenzo con marea altaPara la misma hora del domingo pasado hoy la marea está a tope y queda menos espacio de arena para los bañistas, agolpándose todos hacia El Muro.

bailando en la playa

A las 14:00, ya con la marea bajando, anunciada y dirigida por megafonía a todo lo largo de la playa, se formaron largas filas de personas para bailar… ya no recuerdo qué cosa. Era en memoria de los hombres y mujeres que emigraron. El baile estuvo bien concurrido, pues la gente se animó. Unos bailaron en la playa y otros en el Muro. Al finalizar, como no podía ser de otra manrea, se cantó el “Asturias patria querida” y luego la canción dedicada a Gijón. Esa yo no la conocía.

bailando en el paseo de la playa de San Lorenzo en Gijon

Un buen día de suave sol, fresca brisa y una buena sesión de patinaje de cuatro horas.

Post relacionado: Gijón, siempre Gijón

On this day..

Esta entrada fue publicada en Asturias, Gente y lugares. Guarda el enlace permanente.