Reflexiones de una victima

Luego de un mes de forzada ausencia, me asomo por estos mundos de la Web, desde computador ajeno, en cualquier cibercafé, para garrapater unas cuantas lineas apresuradas. 

Lo hago mas que nada para sacudir el desgano y otras cosas, así como para agradecer los correos y comentarios que recién hoy leo.

Me ha tocado integrar las estadísticas de victimas que en Venezuela sufren la visita domiciliaria de ladrones. Llegué a la una de la tarde a mi casa, para encontrarme con cinco individuos adentro, y otro más que permanecía en el interior  de una inmensa camioneta, estacionada ante la puerta de la calle. ¿Quédate tranquilo y entra? ¡Ni hablar! Decidí enfrentarlos. 

 

 Después de unos minutos de fuerte algarabía e intercambios de golpes, en los que, por supuesto, me toco llevar la peor parte, los ladrones decidieron largarse apresuradamente. Pero lograron llevarse algunas pertenencias que antes de mi llegada habían cargado ya en el vehiculo. Entre ellas estaban mi nueva computadora portátil Toshiba Satellite P 100-103 de 17” con procesador Intel Core Duo T2400, y las cámaras digitales. Fue la parte que me dolió. Materialmente hablando, no fue nada que no se resuelva con unos cinco o seis mil euros.

Da gracias a Dios que estas vivo.

Esas fueron las palabras de los vecinos y muchas otras personas. ¡No, en absoluto! ¡Ese no es el hecho! Yo doy gracias todos los días por disfrutar de un nuevo amanecer. Y también cada minuto, porque vivo el instante, ya que el esquivo mañana podría no llegar para mi. Pero me intranquilizan esas palabras, porque reflejan una especie de Síndrome de Estocolmo  a nivel nacional. 

El Vicepresidente declara que el hampa nos ha desbordado. El Ministro del Interior dice que las acciones represivas no tienen efecto sobre la delincuencia. El Presidente de la Republica exige poner un freno a la inseguridad ciudadana. ¡Bullshit! Como dirían los norteamericanos. 

¡La mayoría de los venezolanos se están conformando con sobrevivir! Y esas palabras son precisamente una de las tantas falacias de este gobierno revolucionario. Si, mierda gubernamental ahora, cuando previamente, durante años, se ha incentivado la delincuencia y motivado las invasiones de fincas e inmuebles al afirmar que las cosas no son de quien las tiene sino de quienes las necesitan. El gobierno roba de diversas formas, una de ellas mediante las expropiaciones forzosas; los demas roban como se les acomode mejor.

Mientras el pueblo este temeroso, ya no solamente de salir a la calle, sino de dejar solas sus casas por unas horas, e incluso de llegar a ellas, por temor a encontrarse con los asaltantes, no se ocupara en pensar que carece de vivienda, de seguridad social adecuada, de atención medica, de medicinas, de trabajo y todo lo demás.  Creer que lo único importante sea simplemente sobrevivir, es lo mismo que abrir las puertas y dejar entrar en la casa a cualquiera que lo pida, y permitir llevarse todo con total impunidad, por temor a que cualquier oposición implique perder la vida o exponerse a la agresión física. Y pensar así es estar muerto anticipadamente, porque es una regla ineludible que todo aquello que mas tememos será lo que terminemos atrayendo.

Esta entrada fue publicada en Mis protestas, Venezuela y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

10 Respuestas a Reflexiones de una victima

  1. Tu escrito está lleno de rabia. Como te dicen en uno de los comentarios será bueno que escribas, te permitirá liberar tanta impotencia.
    Yo puedo padecer el síndrome de Estocolmo, pero me alegro de que estés vivo, y me alegro de que no hagas comentarios sobre tus lesiones físicas, esta ausencia de comentarios me hace pensar que físicamente estás bien.
    No he pasado nunca por esa experiencia, por lo tanto mi consuelo será menor que el que te pueden aportar otros lectores de tu blog.
    En cualquier caso un abrazo, y me alegro de que te hayas acercado a un cibercafé para hacernos saber que sigues con nosotros.

  2. Curiosa dijo:

    Que rabia e impotencia. No puedo ni imaginarmela, pero si se acerca a lo que sentí las 2 veces que estaba montada en un carrito por puesto y robaron a todo el mundo y hasta hubo golpes,sobadas e insultos (gracias a Dios y la Virgen fui invisble ese dos dias para los malandros desgraciados esos) puedo comprenderte.
    Gracias a Dios estas bien y toma esa rabia para desahogarte en escritos que expresen tu sentir.
    Lamento mucho que hayas sido otra víctima de la Venezuela donde NO PASA NADA!

  3. Curiosa dijo:

    Se me olvidó preguntarte por Montserrat y Penélope. ¿No se si viven contigo o estaban ahi?

  4. El hijo del guardafaro dijo:

    Montse y Peni estaban allí, al parecer a las pobres las “atontaron” con algo, ya mi viejo les podrá informar luego con mas detalle.

    Ha sido un episodio difícil, mas aun al estar la familia dispersa, por lo que a la rabia y la impotencia (arrechera a lo venezolano, pura y dura) se sumo una gran angustia.

    Muchas gracias de todo corazón a todos los que han manifestado su preocupación y solidaridad con mi papá. Y denle muchos ánimos para que este guardafaro regrese pronto y con muchas energias a bañarnos de nuevo con esta luz que con pasión se ha dedicado a crear y mantener!

  5. Qué tal…

    Vine como siempre a leer tu blog y aprovecho para invitarte a un concurso, invitación o convocatoria para realizar un FanSign de mi espacio.

    Se trata en otras palabras de hacer un diseño promocional de mi fotoblog donde incluyas el logotipo, la dirección del sitio, el título del blog mi fotografía o ambos elementos combinados. (mira un ejemplo)

    Los participantes, serán dados a conocer en un post exclusivo mencionando al autor y la dirección de su blog.

    Para más detalles, por favor visita este post.

    Si consideras este mensaje como Spam, deja un mensaje en mi blog y te daré las explicaciones necesarias.

    P.D. No es Spam, es un mensaje bien estructurado con los links correspondientes.

    Saludos Cordiales…

  6. Son de las cosas que uno no sabe como razonarlas y aunque lo haga no consuelan. Solo el paso del tiempo te curará la afrenta y repondrá lo material. Paciencia amigo

  7. Me alegra mucho saber que te encuentras bien, y aun con la triste experiencia pasada, siento por tus palabras que espiritualmente te encuentras muy fortalecido, y-en definitiva -eso es lo mas importante para ti y tu querida familia.

    Un abrazo y hasta pronto, Norberto

  8. Me alegra mucho saber que te encuentras bien, y aun con la triste experiencia pasada, siento por tus palabras que espiritualmente te encuentras muy fortalecido, y-en definitiva -eso es lo mas importante para ti y tu querida familia.

    Un abrazo y hasta pronto, Norberto

  9. rafico dijo:

    Hola.
    Me agrada volver a leerte.
    Frente a lo que te sucedió le resta a quienes te escuchan darte una voz de consuelo, sé lo incomodo que a veces ello resulta, cuando se cae en la típica frase de cajón.
    Yo te diría:
    1. No eres el único ni el último que vive en tu cuerpo la violencia y que te quitan tus cosas queridas.
    2. Exorciza la rabia, cómo?, canalizándola escribiendo o pintando.
    3. Si hay que buscar culpables, yo diría que el culpable es aquel primer protohombre que decidió ser homoerectus, qué quiero decir con ello, no busques culpables, si te atracan es porque no tomaste las precauciones que debiste, aunque suene injusto así es.
    4. Cuando uno pierde cosas preciadas aprende a superar duelos posteriores, el único bien que no se recupera tu sabes cual es. La vida.
    5. Bromea, has de la risa tu aliado. Caricaturiza lo que viviste, piensa que ahora tus ladrones podrán tener también su propio Blog.
    6. Sé que a veces duele más la herida que causa el ver a compatriotas hacer daño a otros, duele ver como el hombre ha desecado sus valores, y piensa uno, “si una persona es capaz de esto, de que más no será capaz” pero uno aprende a convivir con ello.

    Mejórate.
    Si te sirve de consuelo, yo prefiero conectarme en los cafés internet, evita uno los virus en su computador, y aprovecha uno mejor su tiempo.

    Un abrazo.

  10. Miguel dijo:

    Que terrible experiencia, creo que todos los venezolanos han pasado al menos una vez por alguna situación similar, terrible record para el gentilicio, y parece ser que no hay manera de detener esto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *