Stomp urbano madrileño

Grupo stompDespués de ver actuar en Madrid al grupo Stomp sacando sonidos musicales hasta debajo de una piedra, se me hacen mucho más evidentes los malos intentos de algunos que parecen querer imitarlos.

Es la historia de todos los días. Cerca de la media noche terminaste de subir al blog el último artículo y te metiste corriendo en la cama para dormir las ocho horas reglamentarias. Con una sonrisa de oreja a oreja soñabas que Sharon Stone te invitaba a un tórrido y candente viaje a Marte, los dos solitos.

cartelera de la pelicula Instinto -básico

Y justo cuando ella iba a descruzar las piernas para que no te quederán dudas de sus buenas intenciones para el viaje, suena en la calle el camión de la basura.

El grupo de postulantes rechazados para integrar el grupo Stomp comienza su desacoplado concierto de ruidos asombrosos. Dos integrantes grupo stompPor si fuera poco el insufrible alboroto propio del camión y los cubos de la basura, ellos hablan tan fuerte que, por un momento, en medio de tu amodorramiento, crees que se trata de una trifulca callejera o del botellón más escandaloso que has oído. Te acuerdas de algunas madres que ni conoces, piensas si realmente una “Madrid limpia es capital” y llegas a creer que aquel debiera ser un trabajo exclusivo para mudos. Sus voces destempladas han sustituido miserablemente a los antiguos serenos que, en las épocas de un Madrid más plácido, con una voz más agradable pasaban diciendo

¡Media noche y serenooo!

cubos de basura metálicos

Pero nada, por más que se esfuerzan, aquellos profesionales de la recogida de basura, pero simples aficionados stomps, no aciertan a producir otra cosa más que ruidos desagradables.

Por fin, después que ellos van un par de edificios más lejos, tú buscas en las telarañas remanentes de tus sueños. Pero por más que lo intentas, no logras retomar el hilo y no encuentras en donde rayos se metió Sharon. Seguramente se marchó a Marte con el idiota de Arnold S. que, al final de aquella otra película, (Total Recall-1990) demostró que no sabía apreciar el mujerón que tenía y termina matándola. Tú, al fin, resignadamente, te quedas sin poder ver como ella descruzaba sus piernas (Basic Instinct-1992) mientras quedas absorto con los ojos fijos en su insinuante sonrisa. Y después de vueltas y vueltas en la cama, y que tus instintos básicos lograran apagarse, te duermes cuando apenas te quedan unas pocas horas.

Cubo de basura con ruedas Sin embargo, mejor que cualquier gallo orgulloso de su genético oficio de guardián del alba, hacia las siete de la mañana, el portero del edificio inicia también sus prácticas musicales con los seis cubos de la basura vacíos, para quitarlos de la acera y guardarlos dentro del edificio. Pero el hombre, de solos de percusión no sabe nada. Música no logrará sacarles, que mejor tocó la flauta el burro por casualidad, pero se le da muy bien despertar hasta al más reacio dormilón.

Ser un virtuoso de un instrumento musical es tarea difícil y lleva sus buenos años de ardua dedicación. Stomp en acción con tapas de cubos basuraPero lograr hacer que los golpeteos de las escobas contra el piso, o las tapas de los cubos de basura chocando unas contra otras, pasen de simples ruidos a sonidos con ritmo, susceptibles de ser apreciados como música, no es una tarea para cualquiera, y se necesita algo más que simple dedicación. Los porteros y los trabajadores de los camiones recolectores de basura debieran practicar más, pero lejos, bien lejos. Porque no todo el stomp es de los Stomp.

Descargar PDF Home
Esta entrada fue publicada en Cosas diarias, Madrid y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

9 respuestas a Stomp urbano madrileño

  1. Pingback: Anónimo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *