Subir al Himalaya y morir en el intento

Imagen de la surcoreana Oh Eun-sun, por 20minutos.esResulta que ahora se presentan dudas sobre la alpinista surcoreana Oh Eun-sun,   respecto si llegó a coronar o no la cumbre más alta de los Himalaya, el Kangchenjunga . La polémica está servida.

Después de leer varios artículos periodísticos sobre los hechos no deja de sorprenderme que la prueba se traduzca en tomarse una foto en la cumbre, como si allí hubiera un obelisco que hiciera reconocible el lugar. También se toma en cuenta la declaración de los porteadores. ¿Y sólo el miembro «principal» es quien corona, o también lo hacen quienes lo acompañan en la parte final del ascenso? Porque, por lo general, solo se lo menciona a él o ella para efectos del éxito.

Cuando yo era un mozalbete subí a varios picos asturianos, entre ellos el Torres y el Toneo. Nada en particular, poco más de 2.000 m de altura. Recuerdo que, en aquellas lejanas épocas, en la cima de algunos había una especie, digamos que de buzón, en el que podías dejar un papel con tu nombre y otros datos para que los siguientes lo supieran.  Era una forma de acreditarlo, sobre todo si pertenecías a alguna peña de montañeros. Aunque yo ni pendiente de eso. Ahora, en mi ignorancia sobre estas cosas del alpinismo extremo, me pregunto si será tan difícil hacer algo parecido en las cumbres de los ochomiles.

Fotografía de archivo,del montañero Tolo Calafat durante un ascenso al Mont Blanc. Por 20minutos.esPor otra parte, puedo entender el júbilo de los deportistas quienes han llegado a esas alturas, pues el esfuerzo físico y mental ha de ser indescriptible. Pero viendo las medallas y honores que reciben por alcanzar esas cumbres (que, insisto, sin duda son altamente meritorios), no puedo sino sonreír al pensar en cuántas veces lo habrán hecho algunos o muchos de los sherpas que trabajan de porteadores en esas expediciones, que son quienes llevan todo el peso de las mismas (y nunca mejor empleada la expresión). Si les dieran recompensas por cada ascensión, harían sonrojarse a los titulares de los méritos públicos y oficiales. Pienso que alguien, quizás los responsables del Record Guines, debería interesarse por conocer cuántas veces uno de esos sherpas ha llegado a la cumbre.

En Homenaje a Tolo Calafat y Oscar Pérez, vidas que se cobró la montaña.

Artículos relacionados en otros medios:
A 7.000 metros de altura, las reglas son la «solidaridad humana» y el «sentido común»

Créditos de imágenes:
Primera: La alpinista surcoreana Oh Eun-sun, por 20minutos.es
Segunda: Fotografía de archivo, tomada el pasado verano, del montañero Tolo Calafat durante un ascenso al Mont Blanc. Por 20minutos.es

Actualización: 04-05-2010. Como respondiendo a mi interrogante, el diario ABC de hoy publica el artículo [Enlace bloqueado por la Tasa española AEDE] en el que realiza una interesante reseña sobre cuales son los 15 picos que sobrepasan los 8.000 m de altura y se han convertido en metas de los montañistas de élite.  Citando como fuente al blog Desequilibrios, refiere el particular caso del trípode dejado en la cumbre del Himalaya por una expedición china, para que sirviera de prueba de haber llegado a la cumbre.

On this day..

Esta entrada fue publicada en Gente y lugares y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Subir al Himalaya y morir en el intento

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *