Criminalidad en Venezuela, vidas sin valor

A punta de pistola, pedirle a una persona que entregue el teléfono móvil,  el reloj o la cartera, luego descerrajarle seis tiros en el pecho porque el atracador se molesta debido a que son de poco valor, quizás sea un comportamiento que pueda tener que ver con el consumo de droga y alcohol, que es lo primero que se alega.

Pero una indiferencia tan absoluta por la vida de las personas y por cualquier norma legal, ese nulo equilibrio entre el valor de unos zapatos deportivos de marca y la vida humana que arrebatan con totalindiferencia, es un indicador de algo mucho más profundo, plasmado en un rencor y resentimiento social de una naturaleza tan insana que será muy difícil de erradicar. ¿Debemos considerar que todos esos delicuentes con unos psicópatas?

El valor miserable en reventa, que tiene de un reloj, un teléfono celular, un par de zapatos  o un vehículo corriente, es el precio de una vida en Venezuela. Porque no se conforman con robarte, sino que parecen insatisfechos si no te matan. En el ordenamiento jurídico penal venezolano no existe la cadena perpetua, ni contempla penas acumulativas por delitos múltiples, siendo de 30 años  la máxima condena permisible. Si a eso le sumas que el grado de impunidad de los criminales supera el 97%, se traduce en que lo mismo da matar a uno que a cien, ya que después del primer muerto los demás van de gratis.  Si en el primero te tembló el pulso, en los siguientes ya lo tendrás firme.

No se necesita que hagas, vistas o lleves nada especial para convertirte en víctima propicia. Simplemente te cruzaste en el camino del atracador y se fijó en ti. No importa que te pidiera que bajaras del auto y lo hiciste con presteza y sin mirarle a la cara. No importa si le diste el móvil o la cartera sin rechistar. Al atracador no le caíste bien o le pareció cualquier cosa y te disparó. Eso fue todo. Se largó tan tranquilo a beberse una cerveza. A la vuelta de la esquina ya no se acordará de ti.

criminalidad policial¿Y a quien acudir, si los policías son, precisamente, los últimos seres vivos con los que un ciudadano común quisiera tener que hablar en Venezuela? Bien que conoce la propia criminalidad policial  y que ellos son los principales encubridores de las bandas armadas y sus proveedores de armas y drogas. ¿Cuál es el bueno y cual el malo, si visten igual? ¿En quién confiar, si ver a un policía crea más recelo que ver a un “malandro” mirarte torcido, teniendo la cacha de la pistola asomando por encima del cinturón del pantalón?

En Venezuela, donde la criminalidad es la tercera causa de muerte,  su capital, Caracas, tiene el lamentable honor de ser la ciudad con el índice de criminalidad más alto del mundo, duplicando a la que ocupa el segundo lugar. Con 3.2 millones de personas, se habla de una tasa de 130 homicidios por cada 100.000 habitantes. Pero la realidad, si se toman en cuenta las cifras negras, eleva esa cifra a niveles escalofriantes.

Artículos relacionados en otros medios:

Vídeo. Reportaje de la televisión española en Informe Semanal.
La inseguridad: el verdadero enemigo
La estrategia anticrimen en Venezuela es problemática
Amnistía Internacional:  La criminalidad policial incrementa la inseguridad en Venezuela

On this day..

Esta entrada fue publicada en Divulgándolo, Reflexiones sociales, Venezuela y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

2 Respuestas a Criminalidad en Venezuela, vidas sin valor

  1. Edger dijo:

    Una triste realidad, en Venezuela la vida no vale nada…

  2. Pingback: To2blogs a muerto, viva to2blogs

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *