Cállate un poco

rey Juan Carlos en la Cumbre IberoamericaCuando se transmiten los valores básicos de la vida en sociedad, una de las cosas que se enseña es que, para ser respetado, se debe respetar, porque el derecho propio termina justo donde comienza el derecho de los demás. Pero hay personas que nunca lo aprenden.

El Presidente Hugo Chávez Frías, está acostumbrado a que, en Venezuela, puede decir todo lo que le da la gana, sin que nadie ose contradecirlo ni contrariarlo, mucho menos interrumpirlo en sus interminables peroratas que pretenden ser grandilocuentes. Las mismas en las que despotrica, descalifica e insulta a diestra y siniestra a cuanto personaje le parece bien, particularmente a jefes de estado, sin la más mínima consideración por las relaciones internacionales.

También se ha ido acostumbrando a que, en los países latinoamericanos, cada vez que asiste a una reunión o una cumbre, a fuerza de tapar bocas ―a punta de petróleo gratuito y grandes préstamos y regalías― los mandatarios se callan, aceptando su actitud de vedette internacional, chulesca y desafiante. Para él, es habitual condenar, insultar y exceder el tiempo que se le ha otorgado para hablar. Parece pensar que sus palabras son la vida para los demás, y que tiene algo importante que todos deben escuchar. No entiende de límites, de comedimientos ni de protocolos, como no se cansa de demostrar.

Esta vez no le ha resultado igual. Se encontró con quienes, ni le temen, ni le deben, ni tienen por que escucharlo ni soportar sus groserías y faltas de respeto. Chávez, lo único que conoce del fascismo es lo que se leyó en los libros de la escuela elemental, porque experiencia personal sobre el tema no la tiene. Sin embargo, José María Aznar, como el resto de los españoles, vivió las experiencias de un país que, durante el régimen franquista, estuvo décadas sumido en guerra civil, regido por un régimen fascista. Pero Aznar supo gobernarlo, manteniendo todos los principios de democracia que se habían logrado alcanzar, contribuyendo a llevar a España hacia el desarrollo político-social que hoy tiene. Así que llamarlo reiteradamente fascista, no solo fue una falta de respeto, una total grosería, sino un doble insulto, por parte de quien, ni respeta, ni sabe, ni entiende.

presidente Hugo ChavezLas interrupciones de Hugo Chávez al presidente español, Rodrigue Zapatero, cuando éste, muy cortés y educadamente, le recriminaba sus palabras, lograron hacer perder la paciencia hasta el propio rey Juan Carlos de Borbón, quien lo conminó a que se callara. Y es cosa rara, pues el rey, desde niño fue instruido en el desarrollo de la paciencia, la tolerancia, el protocolo y el buen saber ser diplomático. Pero no era para menos, porque, como he dicho, ni le debe, ni le teme, ni tenía por qué aguantarlo. En Venezuela, matizando un poco la frase, le hubiéramos dicho a Hugo Chávez: «¿Por qué no te callas un poco

…El Rey será Rey pero no me puede hacer callar. (…) Allá él, pero reclamo respeto porque yo soy también un jefe de Estado y electo democráticamente.

Fueron las palabras de Chávez durante un acto académico en una universidad privada. Lo que decimos; no entiende lo que es deberle respeto a los demás, pero lo exige hacia él.

Pero, como toda buena bofetada, supongo que la que recibió no se quedara así, sino que se le hinchará la mejilla. Ya me imagino a Chávez rumiando su rabia, viendo como desquitarse. Porque no podrá digerir que, nada menos que lo que el debe considerar como el máximo exponente de lo que entiende por oligarquía, un rey, le haya mandado callar, ni que un jefe de estado le haya dado, en público, una lección de humanismo, moderación, educación y buenas costumbres. Y no lo podrá entender porque, el hábito no hace al monje, y aunque el mono se vista de Armani, mono se queda. Pero dicen que cuando Hugo Chávez anda furioso, no solo ruedan cabezas en Venezuela, sino que corre la sangre en muchos sitios. Ya veremos por debajo de qué puerta sale, y en qué quebrada aparecen los cadáveres.

la creacion de Chávez por Castro

Quizás esta foto, publicada en el blog venezolano El loco de adentro, en su post titulado: Solo por esta vez… pueda ilustrar un poco la forma en que, a muchos venezolanos, les parece que Hugo Chávez se siente, ante el resto del mundo y la creación.

Fotos tomadas del diario 20minutos.es

Artículos de prensa relacionados:
Será Rey pero no me puede hacer callar
Zapatero defiende a Aznar ante las palabras de Chávez.
[Enlace bloqueado por la Tasa española AEDE]


Esta entrada fue publicada en Gente y lugares, Venezuela y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

12 respuestas a Cállate un poco

  1. Pingback: El guardián del faro

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *