Comentarios en los blogs

puerta cerradaDesde los sonados casos del Washinton Post, Boing-Boing, Microsiervos y otros más, se viene hablando bastante sobre el hecho de que algunos blogs hayan cerrado la puerta de su sección de comentarios. Y las opiniones van divididas, como de costumbre. Están los que justifican la medida y los que la atacan, y también hay quienes no entienden.


Mientras sigues leyendo, escucha a Freddie Mercury con
“The Great Pretender””

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.

En El Convento del Fraile están muy claros en estos asuntos. En días pasados, que en Bitacoras.com se produjo cierto problemilla con la desaparición temporal de los comentarios, Fray Barriga dijo que esos eran la más preciada posesión de ese convento. Y mira tú que si alguien debe conocer del valor de las posesiones, o del desprendimiento de ella, son precisamente los frailes.

Un colectivo opina que, en este medio no solamente es hablar y decir. Para eso están los diarios impresos. Afirman que es importante escuchar, obtener una respuesta de los interlocutores, para saber sus opiniones. Si no es así, entonces se trata de discursos sin sesión de preguntas. El orador se despepita hablando, ―o escribiendo― dice lo que le viene en gana y chao, buenas tardes a todos. No le interesa lo que el auditorio entendió, piensa o querría haber aclarado. Se va tan tranquilo.

Algunos de los que han escrito sobre esto dicen que esos blogs no quieren recibir opiniones contrarias a las ideas expuestas. Otros han dicho que es por temor, no quieren quedar en alguna posición difícil si alguien demuestra conocer más que ellos del tema; o temen hacer el ridículo si se demuestra que están equivocados. Hay quienes han dicho que se trata de individuos engreídos. Seguramente que, más de uno, alguna vez ha escuchado hablar en la radio o televisión, o leído en la prensa algo sobre un tema de su particular conocimiento. Y probablemente que también más de una vez se han dicho: “¿Pero qué está diciendo este tipo? ¡Ah, si yo pudiera responderle!”

En Venezuela, la ley otorga el llamado derecho de réplica, por medio del cual, todo aquel que haya sido aludido en algún medio impreso, radial o televisivo, y considera que ha sido afectado personalmente en alguna forma, tiene el pleno derecho a replicar en el mismo medio, y éste la obligación de publicar la réplica. En todo el mundo, los diarios impresos suelen tener secciones tales como “El correo del pueblo” o “Cartas al Editor”. Pero estos son espacios totalmente controlados, en donde los editores son los que deciden qué cartas publicar y cuales no. Por lo tanto, a mi entender, no son verdaderos espacios de réplicas en contra de algún artículo o entrevista publicados en ellos.

En el caso de los blogs, quienes defienden la posición de comentarios cerrados alegan diversos motivos. Uno es la falta de tiempo para moderar un gran volumen de comentarios y lidiar con los trolls, como han dicho en Microsiervos. O como en el mencionado caso del Washinton Post, debido al hecho de recibir gran cantidad de “comentarios obscenos, procaces o atentatorios contra el honor.” Otros más, por recibir altos volúmenes de spam, como han dicho en Linux y Empresa y también en avemundi. Ciertamente que todo eso sucede, pues en algunos blogs, principalmente de periodistas, he visto verdaderas obscenidades, malas palabras en general, denigraciones y faltas a la moral. Y eso lo leerá todos los que llegan detrás. Y hay incluso quienes tienen temor de ser demandados por el simple hecho de permitir ese tipo de comentarios, pues ya existen los precedentes basados en que no quitarlos es permitirlos.

Como un ejemplo de colección de palabrotas “exquisitas” vertidas en un solo comentario, les invito a que lean el artículo Cartas al Editor. En mi opinión, el autor de esa bitácora tenía en sus manos suficientes elementos para demandar al comentarista, con enormes probabilidades de éxito. El aparente anonimato de éste no era impedimento, pues la identificación podía realizarse técnicamente.

Algo más ecuánimemente, Enrique Dans piensa que, el tener los comentarios abiertos o cerrados “…son, simplemente, diferentes maneras de estar en la conversación.” Y otros exponen sus razones cuando afirman que, aún sin comentarios, un blog seguirá siéndolo. Y esta afirmación es muy cierta.

Yo no le quito sus razones a ninguna de las posiciones. Puedo entenderlas. Es cuestión de gustos, o conveniencias. Resulta algo similar al caso de colocar o no colocar publicidad comercial en los blogs. El que no quiera comentarios, pues válido es. Yo creo que en esto de tener o no tener comentarios no hay discusiones, pues se trata de la autonomía que cada autor tiene para con su bitácora. ¿O acaso también se piensa controlar de qué temas va a hablar o de que temas no? Los que están mal son aquellos que quisieran tenerlos pero no pueden debido a razones técnicas, porque el alojamiento de sus blogs no contempla esa funcionalidad. Y en esto de los tecnicismos, lo que me cuesta un poco más entender, son otras cosas, tales como:

1.- Que haya sistemas de bitácoras con comentarios totalmente cerrados para todos aquellos que no pertenezcan a esa misma comunidad. Es como si dijeran: Si no eres de esta comunidad de blogs, limítate a leer, pero no hagas comentarios. Y de estos, quienes los tienen abiertos suelen dar tres opciones de identificación para el visitante: identificarte como Blogger, otro, y anónimo. Quien se identifica como otrs, encuentra que no tiene la posibilidad de colocar una dirección de e-mail, motivo por el que no se muestra su gravatar. Sólo aparecen los de aquellos pertenecientes a esa excluyente comunidad.

2.- Que te exijan tener una cuenta registrada para poder dejar un comentario, tal como algunos casos individuales que lo único que les falta es hacerte un test de personalidad. Y en lo colectivo, como MSM Spaces, mediante lo que llaman Microsoft Passport Network. Y no es el hecho de que, si yo tengo una cuenta de correo electrónico en MSN Messenger, ya tengo un pasaporte válido para dejar comentarios. El hecho que me incordia es la imposición de un registro. La lista de claves y alias de los sitios en donde forzosamente he tenido que registrarme para obtener algo ya se me hace insostenible.

3.- Que haya blogs que no tengan la posibilidad de recibir trackbacks a sus artículos. Me pregunto si acaso a esas personas no les interesa si alguien los está citando en otro lado. Porque en ausencia del trackback, uno tiene que ser muy pero que muy cortés para enviarle un correo informándole de la situación, o dejar en su blog un comentario en ese mismo sentido. Y yo no siempre estoy de ánimo tan cortés.

El caso es que, en algo que procura ser tan, pero tan abierto como es el mundo que se ha dado en llamar la blogosfera, se estén presentando estas restricciones que me cuesta trabajo entender.

Artículos relacionados:


El zoológico de la publicidaden los blogs


¿Dirección de e-mail obligatoria?

Actualización: Y hablando de incordiar, me resulta una contrariedad que, cuando coloco direcciones url de trackback en un artículo, el sistema del CMS Bitacorae me de mensajes de que el envío del trackback falló. Y que si lo reintento reciba el mismo mensaje todas las veces. Al final lo dejo por inútil. Pero lo que verdaderamente me incomoda son las ocasiones en que, después de tales mensajes de falla repetida, cuando paso por el artículo de referencia, me encuentro que el trackback sí se produjo, y hasta varias veces.


Home

On this day..

Esta entrada fue publicada en Cosas de la web y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

5 Respuestas a Comentarios en los blogs

  1. Noxeus dijo:

    Dices:
    El hecho que me incordia es la imposición de un registro. La lista de claves y alias de los sitios en donde forzosamente he tenido que registrarme para obtener algo ya se me hace insostenible.

    Estimado farero: El registro, el 99% de las veces se obliga para armarse con herramientas que puedan defender hasta cierto punto, las bases de datos. Las webs interactivas son francamente inseguras y requieren saber con quien se relaciona.
    El hecho de tener un blog en un sistema como el de Bitacoras, soluciona parte de estos problemas, pero presenta otros: Por ejemplo:
    ¿Has pensado que ocurriría con todo el compendio de tu trabajo, si de golpe Bitacoras decide cerrar el servicio?

  2. Noxeus dijo:

    Ops !! Mil disculpas. Se me olvidó:
    En mi blog, los comentarios son totalmente abiertos, hay que repetir un code-imag., para evitar el spam y a los “imbeciles” no se les borra el comentario, a no ser que sea muy ofensivo, pero se les distingue con el calificativo TROLL (una simpatica imagen).
    Hay que conservar el buen humor 🙂

  3. guardafaro dijo:

    Amigo Noxeus, tu siempre tan consecuente en tus visitas y comentarios. Me extraña un poco que no hayas hecho alusión a mis bigotes.
    Incordiar= molestar, importunar. No sabes lo que me incordia manejar todos los días en el tráfico cuando voy a trabajar. Pero no tengo más remedio. En cierta forma es un mal menor, pero me incordia. Aquí no hay metro y de los autobuses no te cuento. Y la lista de las cosas queme incordian, pero que no puedo obviar sería larguísima.

    Entiendo perfectamente los motivos de los registros, pero el que lo entienda no quiere decir que me incomode tener que hacerlos. Sin embargo este es un punto que puedo obviar fácilmente. Nada me obliga. ¿Pero, qué te parecería si en cada blog, como requisito para dejar comentarios, exigieran que te inscribas, llenando un formulario con cualquier cantidad de datos personales? Porque me he encontrado con uno que otro que me quedaron dudas si no estaría yo solicitando una tarjeta de crédito. Yo no se lo que tu harías, pero del centenar de blogs en que suelo comentar, yo me quedaría con media docena y en los demás chao, los leería y seguiría. No hay rollo ninguno. Sobre lo que llamas el code-image ya lo he propuesto en los foros para mejorar la seguridad antispam que Bitacoras.com tiene.

    Nunca he tenido que borrar un comentario, pero supongo que llegará el momento. Y si la cosa se pone muy difícil y no hay otra forma de evitarlo, pues yo también cerraré los comentarios y listo. Puedo vivir sin ellos. Así no tendría el trabajo adicional de responder algunos. Por eso sostengo que entiendo las dos posiciones al respecto de los comentarios cerrados o abiertos. Fíjate que eliminé el timbre de la puerta en la fachada externa de mi casa porque, en una época, a algunos de los muchachos que pasaban para el colegio les dio por ir rompiendo todos los que encontraban. Una de Jaimito. Después de reponerlo cinco veces me cansé y lo eliminé.

    Y sí, al igual que todos los que tenemos el servicio con Bitacoras.com hemos pensado lo que ocurriría si se pierde la base de datos. Igual que pienso que me puede caer un coco en la cabeza desde lo alto de un cocotero cuando voy a la playa, o una maceta desde lo alto de un piso. Si la base de datos se pierde, yo tengo todos mis artículos respaldados en HTML. Con volver a colocarlos tengo, si es que para ese momento llevo interés en ello.

    Pero sigue incordiándome que me pidan registrarme para dejar comentarios. Pero también me molesta presentar exámenes y mira cuantas décadas llevo haciéndolo. Pero como dices, hay que conservar el humor, y yo no lo pierdo. Tú disfruta de la canción de Freddy Mércury que puse en el artículo para entretenerte en la lectura, y sigue adelante.
    Un cordial saludo.

  4. martinez dijo:

    Pues a raiz de todo esto a los chicos de bitacle he visto que han abierto los comentarios a microsiervos y a boing boing, os dejo la dirección.

    Microsiervos: http://bitacle.org/blogs/viewblog/knwo8ead0/1051

    boingboing lo buscais en su buscador, si os interesa.

  5. parweb dijo:

    muy bueno el articulo

    Saludos

    Parweb

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *