De burócratas y caprichos

atención al públicoHace un tiempo tuve la necesidad de realizar trámites para obtener algunos documentos en Venezuela. Los funcionarios amables y atentos abundan en este país. Pero, de todos modos, yo aborrezco acudir a las oficinas públicas, porque los burócratas malencarados tampoco son nada raros. Entre ellos, los peorcitos son los que, además, muestran una actitud caprichosa, necia y prepotente que saca de quicio al más pintado. Y se necesita que te encuentres con uno, solamente con uno de estos para que te arruine el día, o varias semanas.


En repetidas oportunidades he podido constatar esa peculiar sensación de seudo-poder que muchos de esos atípicos burócratas creen tener sobre el resto de los ciudadanos, por el simple hecho de ocupar el cargo público que los faculta para otorgar o negar lo solicitado. Ellos conocen bien que no tienen la potestad de negar cuando los requisitos han sido llenados por el solicitante. Lo quieran o no, deben cumplir con el acto administrativo y entregar el documento correspondiente. Pero también saben que pueden retrasarlo y hacerle las cosas muy cuesta arriba. Y no es nada raro tener que “enjabonarles” las manos de alguna forma para que las cosas fluyan.

Oficina sin nadie. Foto por dotkang en Flickr Hay oficinas en donde siempre parecen tener alguna necesidad personal o grupal que te harán saber, unas veces como al descuido, otras veces en forma muy directa. O bien tienen que comprar los útiles escolares a los hijos, o se trata de la operación urgente de la suegra o el arreglo del auto; la celebración del cumpleaños del jefe o la reparación del aire acondicionado de esa oficina que no cuenta con presupuesto para ello. O simplemente te encasquetan la rifa para la fiesta de la virgen de algo. Constantemente están abiertos a todo tipo de colaboraciones económicas, eso sí, siempre que sean hechas “espontánea y desinteresadamente”.

Por otra parte están las dichosas habilitaciones. Entregarte el documento que pides puede tardar 8 o 15 días, por la vía normal. Pero si pagas para habilitar el despacho, entonces podrá estar en un par de días. ¿Y cuanto cuesta eso? ¡Esas son las grandes sorpresas! En el Registro Principal de Barcelona, en el Estado Anzoátegui, el simple registro de un título universitario puede llevarse una semana, por la vía “normal.” El costo es razonable y se paga en especies fiscales ―los llamados timbres fiscales o estampillas. ― Pero puedes obtener el documento en menos tiempo, ―5 días, 4 días, 3 días…― y cada día menos de espera tiene un costo mayor, diferencia que pagas por taquilla y en efectivo. Bueno, uno piensa que, al menos, la “habilitación” puede sacarlo a uno de problemas cuando le es urgente obtener un documento. ¿Pero a qué costo?

Hace algunas semanas me fue preciso obtener para mi esposa un certificado de antecedentes policiales. Por la vía ordinaria, el documento es prácticamente gratuito. Pero obtenerlo con prontitud en La Guaira ya no fue gratis. Después me resultó necesario llevarlo a Caracas y pasarlo por el Registro Principal; luego por el Ministerio de Justicia, para las respectivas legalizaciones de firmas. Finalmente, el documento fue por ante el Ministerio de Relaciones Exteriores, para que le colocaran la Apostilla de La Haya, para que tuviera efectos en el exterior. En los cuatro sitios habilité el trámite para obtener el documento en el menor tiempo posible. La gracia me salió por un total de 450.000 bolívares, ―unos $210― lo que representó el equivalente a más de un mes de salario mínimo.

Pero la práctica interesada de habilitar los trámites ha conllevado a una mayor tardanza cuando se hacen por la vía ordinaria. En ocasiones, da la impresión de que, esas demoras, no son sino simples maniobras, tácticas dilatorias de los propios funcionarios para que se les habilite… o se les pague.

En una ocasión, durante casi dos meses, y siete u ocho idas y venidas, invariablemente me respondieron que el documento no estaba listo, alegando que el funcionario encargado de su firma no estaba. En los pasillos escuché los comentarios agrios de los usuarios que, en voz baja, se quejaban de que los trámites no salían si no había pagos bajo cuerdas. La última vez, ya bien molesto, mostré mis credenciales y pedí hablar con el Director, para poner una denuncia, porque, si quien tenía que firmar llevaba un mes que no acudía, y no era precisamente por estar de vacaciones ni de reposo médico, se me hacía evidente que había un funcionario que cobraba del Estado un salario sin trabajar. Nunca llegué a hablar con el Director, pero unos diez minutos más tarde yo salía de allí con el documento en mis manos. Me dijeron que estaba firmado, solamente que había sido mal archivado y por eso no lo encontraban. Esa vez salí bien. Sin embargo no me gusta recurrir a estos extremos… ni siempre se logran solucionar las cosas tan fácilmente. Pero de verdad que llegó un momento en que me pregunté si habría quien pudiera ser más prepotente, caprichoso y desesperante que un mal funcionario público.

¡Dios me libre de los burócratas caprichosos y prepotentes, que de los demás me cuido yo!
Y utilizo la palabra burócrata, en su sentido más amplio, para englobar tanto a los empleados como a los funcionarios públicos, porque si bien en algunos países son lo mismo, en otros, como en Venezuela, tienen una condición diferente.

Actualización: Leer el artículo: Poder corrupto


Home

On this day..

Esta entrada fue publicada en Cosas diarias, Venezuela y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

8 Respuestas a De burócratas y caprichos

  1. Dinobat dijo:

    Hola!, interesante tu blog, me gustó, nos leemos, saludos,

    JD

  2. Supongo que todos hemos pasado por una experiencia como la que has contado.
    Y supongo que has descargado esa ‘incomodidad’ de turno. Los blogs sirven también en cierta forma para injuriar la vida… y los burócratas.
    Saludos

  3. guardafaro dijo:

    Enigmas expres, no entiendo bien el alcance que le has querido dar al verbo “injuriar”. Según el Diccionario RAE, injuria (Del lat. iniurĭa).
    1. f. Agravio, ultraje de obra o de palabra.
    2. f. Hecho o dicho contra razón y justicia.
    3. f. Daño o incomodidad que causa algo.
    4. f. Der. Delito o falta consistente en la imputación a alguien de un hecho o cualidad en menoscabo de su fama o estimación.

    Si a una persona que se encuentra en la cárcel por asesinato le llaman asesino no hay injuria alguna. Y si estás en un restaurante, hotel, avión o en cualquier otro sitio y te tratan mal y así lo haces saber, no se necesita de una sentencia judicial para que puedas decir, con justa razón, que en ese lugar, o determinadas personas te dieron un mal servicio. Y eso no será nunca una injuria.

    En otros artículos he hablado de problemas que me han ocurrido con RENFE y con IBERIA, hechos concretos, como tantos otros han hecho en sus blogs y en la prensa. ¿Fue eso injurioso para esas empresas, o fue solamente la verdad?

    Lo que he relatado en este otro artículo no ha sido para ningún “desahogo” personal, pues no lo necesito, sino exponiendo situaciones del diario vivir, como vengo haciendo. En este caso, he mencionado hechos genéricos, y hechos concretos. He afirmado que hay muchísimos buenos empleados públicos en Venezuela, así como los hay malos con ganas, caprichosos y prepotentes, que no debieran ocupar el cargo que tienen. Y eso no es ningún secreto, ni nada que yo deba demostrar. Las instituciones encargadas de esos análisis ya lo han hecho, y en el ranking de países con más corrupción Venezuela está en un sitial destacado. Con base en ellos, podría cualquiera decir que un gran porcentaje de empleados y funcionarios públicos (o burócratas para generalizar) en Venezuela son corruptos, sin que nadie puedan decir que se ha injuriado a un colectivo, porque lo afirmado es cierto.

    Sin embargo, en mi artículo yo no me he ido por el delicado aspecto de la corrupción administrativa, sino por otro muchos más visible y palpable cual es el de la falta de una adecuada atención al público por parte de muchos burócratas, que incluye tanto la mala atención directa, como las actitudes abiertamente groseras, pasando por el “esto se hace así porque yo lo digo, y punto” hasta las esperas y demoras innecesarias e injustificables. Y todo el que se conozca la Ley Orgánica de Procedimientos Administrativos, y la Ley para la Simplificación de Trámites Administrativos, de cuyos procedimientos he sido consultor en el organismo en donde presto mis servicios, sabe cuando un empleado público le está causando una demora injustificada, o cuando le están solicitando un documento o papaleo no exigible, así como el que está al tanto de la Ley de timbre Fiscal ha de saber cuando le están cobrando de más. Y nadie necesita ser un experto en Derecho Administrativo para saber cuando está siendo mal atendido y tratado, o cuando están aprovechando la coacción indirecta para venderle una rifa o pedirle una colaboración.

    Lo expuesto en el artículo anterior ha sido mi punto de vista como un ciudadano más, como todo el que tiene que pasar por trámites administrativos para obtener algún documento. Pero podría hablarte también como funcionario, porque tengo más de 26 años siendo funcionario público de carrera. Y así como puedo decir que conozco compañeros muy atentos con el público, altamente serviciales y conscientes de su función, honrados y buenos trabajadores a toda prueba, hay también otros “compañeros” que son desatentos, aplican dilaciones en los trámites y son unos simples matraqueros a la mínima oportunidad que se les presente.

    Repito, enimgma expres, no entiendo el alcance que le has querido dar al verbo injuriar, el cual no tiene cabida en esta bitácora.

  4. noxeus dijo:

    Yo tampoco entiendo que ha querido decir el enigmático enigma. En fin: Aunque parece una frase hecha, lo cierto es que tiene mas profundidad de lo que aparenta. Se suele decir que cada pueblo tiene la administración que merece. Ni mas ni menos.
    Y es cierto, especialmente en las altas esferas de la administración. No olvidemos que el primer funcionario de un país es su presidente del gobierno. De ahí para abajo. Presidentes de la Audiencia, Ministros, hasta llegar a ese tio feo con bigote y gafas (jajaja…como tu) que está detras de la caja de Hacienda.
    Todos han sido maleducados por nosotros. Ya ves…hasta estamos dispuestos a enjabonarles la manos. Asi nos va.

  5. kencho dijo:

    si, en venezuela será así. En españa es mas jodido eso. Yo trabajo en Extranjería, y hombre, viene alguna gente que te intenta sobornar para agilizar los tramites, pero vamos, no conozco ningún compañero que aceptase. Cuando te intentan “acelerar”, suele ser gente que en sus paises se hace.

    Ya te digo que bueno, hay te todo en la viña del señor, je, pero que muchos cogemos la fama sin ser realidad. Hasta a mi me gusta bromear en mi blog de lo poco que trabajo por ser funcionario, aunque en verdad, trabajo 8 horas al día, y no paro de moverme ni hacer cosas en toda la mañana.

    muy bueno tu texto, gracias por la visita, y me ha gustado mucho la página… un saludo, amigo.

  6. guardafaro dijo:

    Noxeus, no sabes cuanto me alegro de que no sean mis bigotes los que están detrás de la caja de Hacienda en estos momentos.
    En cuando al comentario de Kencho, en España no he podido ver nada de eso, pero supongo que alguna persona, acostumbrada a hacerlo en su país, intente encontrar alguna vía anormal de agilizar un trámite. Malas caras y respuestas altisonantes si que he presenciado, aunque groseras nunca, particularmente con los extranjeros, por parte de los encargados de vigilar las filas de solicitantes en el exterior de algunas oficinas públicas. En ocasiones entiendo que se cansen de tanta presión y repetidera de lo mismo. Pero bueno, así son las cosas. Lo único que no me gusta es que, en la inmensa mayoría de los organismos públicos, la atención es hasta la una o dos de la tarde. Así que, si tienes varios trámites que hacer en distintos sitios de la ciudad, no suele darte tiempo.

  7. Topocho dijo:

    Como venezolano no puedo sino reconocer que la situación expresada no es “rara” y que nunca he entendido la práctica de las “habilitaciones” (dinero por el que nadie da un recibo) y que me parece una especie de institucionalización de la corrupción… Por otra parte si hay funcionarios públicos honestos que sólo quieren hacer su trabajo, como bien acota el Guardafaro.

    PING:
    TITLE: De curas, hombres y defectos humanos
    BLOG NAME: De curas, hombres y defectos humanos
    […]
    De burócratas y caprichos/b>

    Al inicio

    Por: guardafaro | Filosofía y religión | Comentarios (0) | Referencias (0)| Lecturas (9) | Publicado hace: 5 horas y 1 minuto

    Comentarios

    C […]

    PING:
    TITLE: Cosas del exceso de inmigrantes
    BLOG NAME: Cosas del exceso de inmigrantes
    […]
    De burócratas y caprichos.

    Al inicio

    Por: guardafaro | De cualquier día y lugar | Comentarios (0) | Referencias (0)| Lecturas (9) | Publicado hace: 5 horas y 1 minuto

    Comentarios

    […]

  8. Hola soy venezolana, me da mucha tristeza reconocer que lo que dice de los trámites en Venezuela, en ocasiones, suele ser verdad, aunque tambien hay los honestos, pero en su minoría.
    Yo resido en España y tambien necesito realizar unos trámites de legalización de partida de nacimiento en mi país y tambien tocará hacer lo mismo… , pero acá en España mi pareja, que es español, y yo fuimos al Registro Civil, porque nos vamos a casar, y el trato no fue nada bueno… primero tienes que madrugar porque reparten solo 50 números, y luego cuando te dan la información te dicen que de 3 a 1 año de tiempo te llaman para la aprobación…. le pregunté que porqué tanto tiempo?, me dijo: depende del fiscal…. Digame entonces usted?
    Es esta una situación normal…. porqué tanto tiempo…. no pretendo justificar a los corruptos de mi país, pero por lo menos te sacan los documentos…. acá nadie te responde nada, ni siquiera te miran a la cara cuando solicitas una información…. Yo estoy en España por mi pareja, pero la gente que necesita el trámite para trabajar y que viene a realizar su sueño español de salir adelante, como lo hace, si el tiempo para sacar los documentos es excesivamente largo?
    Respondame usted, por favor….

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *