De hijos y de putas

perra heridaAmpliar imagen

Hay prostitutas que son mujeres honorables, incluso abnegadas madres de familia. Porque una cosa es el trabajo que realizan y otra su condición moral. Y también hay mujeres que, siendo muy honorables y totalmente ajenas a ese antiguo oficio, no tienen la culpa de tener un hijo que, a la larga, se convierte en un verdadero hijo puta, con todas las connotaciones morales que la palabra conlleva.

En mi opinión, uno de esos individuos malparidos, fue el que, hace unos días, porque su perra, de poco más de un año de edad, se vomitó dentro del auto, la amarró al parachoques trasero y la arrastró, dejando un reguero de sangre por más de dos kilómetros. La perra logró sobrevivir al despiadado trato, pero de no haberla conseguido la patrulla del Servicio de Protección de la Naturaleza (Seprona) de la Guardia Civil de Pola de Lena, en Asturias, España, el animal posiblemente hubiera muerto, dado su estado, pues su desalmado dueño la había dejado sin prestarle atención médica.

Los agentes localizaron al animal, de raza cruzada y color marrón, en una cuadra anexa a la vivienda, sangrando abundantemente por varias heridas y postrada en el suelo.


Como se pudo ver en televisión, las heridas fueron considerables, con quemaduras en más del 40% del cuerpo. Pero la dulce perra aguantó, paciente y agradecida, las curas que le hicieron en el centro veterinario de la Sociedad Protectora de Animales de Mieres. Afortunadamente, han sido muchas las solicitudes de adopción que se han recibido.

El acusado se enfrenta a una pena que oscila entre los tres meses y el año de prisión. Sin embargo, (…) aún en caso de que se declare la pena máxima y dado que el acusado no tiene antecedentes delictivos, «lo más probable es que se conmute por una sanción económica».

Es tanta la indignación que me da que, de habérmelo encontrado, le hubiera escupido a la cara, con la esperanza de que se molestara y decidiera agredirme. Me hubiera alegrado el día.


ACTUALIZACIÓN: Decidí utilizar esa fotografía porque es la menos impactante. Las heridas más grandes y severas se encuentran en el costado derecho de la perra, el que aquí no se ve.


Icono Home

On this day..

Esta entrada fue publicada en Protección animal y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

9 respuestas a De hijos y de putas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *