De molinos y hórreos

el molino de adela
Querer es poder, dice un viejo aforismo. Y cuando al querer hacer algo se une la posibilidad y factibilidad económica para ello, grandes cosas pueden suceder.

En mi opinión, uno de los símbolos más representativos de lo que habrían de ser los procesos industriales,  lo constituyeron los antiguos molinos harineros.  A través de ellos, mediante la mecanización lograda con la ayuda del agua (molinos hidráulicos) o del viento, se facilitó enormemente el proceso de convertir los granos en harina, de una forma eficiente y sin desperdicio apreciable.

En mi pueblo nativo, Agüeria, situado en el concejo de  Aller, cerca de Moreda, a un lado de la AS-112, vía que comunica el eje  Gijón-Oviedo-Mieres con las Fuentes de Invierno y el Puerto San Isidro, existieron dos molino movidos por agua. Uno de ellos, el de Ximielga, ubicado en un yerón, es solo un vestigio, porque fue abandonado hace mucho y está en ruinas. Por el contrario, resultando una fiel muestra del “poder es querer”, a que me he referido al principio, el otro, a pesar de ya no estar en producción, no solo se encuentra totalmente útil y operativo, sino que, como un invaluable gesto de cooperación, está sirviendo como un aula de interpretación de los molinos y la importancia que tuvieron en su momento para nuestra economía agrícola.

molino perteneciente a la familia Ximielga

Molino perteneciente a Ximielga

molino perteneciente a la familia Ximielga

Molino perteneciente a Ximielga

el molino de adela

Molino que perteneció a Adela Pando

La propietaria de este otro molino sito en el propio corazón del pueblo, junto al puente que atraviesa el Río Negro, por muchas décadas fue la señora Adela Pando, ampliamente conocida en todo el entorno como Adela, la molinera.

Actualmente pertenece a sus hijos: Silvino y Ricardo. Afortunadamente, en mi opinión, ninguno de los dos olvidan sus raíces y, a diferencia de otros muchos, no vendieron todo para irse a la ciudad. Tienen residencia en Oviedo, pero han mantenido intactas todas las posesiones pueblerinas y la casa familiar, transformándola y actualizándola a los tiempos en que estamos y a sus necesidades particulares de accesibilidad.

El menor de los dos hermanos, Ricardo, quien sufrió la amputación de las dos piernas al ser arrollado por un automóvil, en un accidente laboral, se ocupa personalmente de esta aula de interpretación en que han convertido tanto al molino como al hórreo, porque ambos elementos son parte indisoluble de las costumbres de estas tierras asturianas y su pasado agrícola y pecuario,  nunca abandonado por la ulterior minería de carbón,  que resultó ser tan importante como efímera.

molino de adelaObligado a ver el mundo desde la perspectiva que ofrece una silla de ruedas,  Ricardo  decidió que tanto el molino como el hórreo serían totalmente accesibles para cualquier persona. De esta forma,  ambos se han convertido en visitas motivadora para estudiantes de todas las edades, de las escuelas y colegios del Concejo de Aller y de otros., en su interés en los métodos de producción pasados.

El molino

En el Molino de Adela (molín, en asturiano,) esos estudiantes tienen una de las pocas oportunidades (no sé si la única) de observar lo que es un auténtico molino movido por agua, y su funcionamiento. Ven los distintos tipos de cereales y variedades de maíz y los usos que se les daban, explicado personalmente por Ricardo, a quien le encanta enseñar y quien, en ocasiones, cuenta con la entusiasta y ya experta colaboración de su hija.

[Pulse sobre las imágenes para ampliarlas]





Con asombro, algunos estudiantes descubren, paso a paso, el proceso completo en el uso de la fuerza del agua en la generación de movimiento, a través de las turbinas que moverán las dos muelas de piedra que triturarán, molerán y convertirán el grano en harina. Más allá de las simples palabras descriptivas que, muchas veces, poco o nada nos aportan, y de los apuntes y diagramas  que,  como material de apoyo, se les entrega a los visitantes, en este molino pueden observar, directamente, todas las partes, mecanismos y procesos involucrados en la molienda, como  las represas, compuertas de control y canalizaciones del agua desde el río hasta el molino, aprovechadas también como lavadero para la ropa.
molino de adela
molino de adela

Siempre resulta impactante contemplar  las grandes piedras parcialmente desbastadas (de hasta un metro de diámetro y más de 20 cm de espesor), cortadas  en forma circular.
molino de adela
De ellas se tallarán luego las muelas definitivas a un tamaño menor, piezas últimas e indispensables en la transformación del grano en harina.

molino de adela

Cara activa de un muela de molino, ya gastada

Con propósitos didácticos, una de las dos muelas de piedra de este molino permanece sin la cubierta de madera, para que se pueda ver su considerable tamaño final y grosor, así como los ingeniosos mecanismos de grúa y poleas, desarrollados para poder ser quitadas y emplazadas por una sola persona. También, para que se pueda apreciar el diseño de las ranuras talladas en la superficie interior de la muela, necesarias  para permitir entrar los granos y dejar salir la harina.

molino de adelaHachas, guadañas, martillos de cabruñar; berbiquíes, sierras, cadenas y ganchos; romanas, pesas y balanzas se encuentran por las paredes y rincones, tal como antaño. Todo contribuye a darnos una idea de lo que representaba tener un molino, en el que, muy a menudo, cuando el volumen del trabajo era mucho y las entregas apremiantes, se hacía hasta necesario dormir allí mismo, trabajando día y noche sin parar, casi sin descanso. Sí en los siglos pasados se decía que uno de los ricos del pueblo siempre era el molinero, es obvio que no lo sería a costa de holgazanear

El hórreo

el hórreo de AdelaEl hórreo fue reparado por un artesano especializado, hace unos pocos años, lo cual se hace notorio en la coloración mucho más clara de de algunas vigas y entablado  del piso y techo. Pero se han manteniendo las formas, usando las mismas maderas  y materiales tradicionales (principalmente castaño), y utilizando los métodos y técnicas constructivas de antaño, en las que se evitaba totalmente el uso de clavos y pernos metálicos, prefiriendo los encastres precisos y cuñas para las uniones.

Pero se le ha dotado de accesibilidad, al construirle una larga rampa de acceso por la que pueden subir fácilmente las personas en sillas de rueda, tanto manuales como eléctricas. el hórreo de Adelael hórreo de Adelael hórreo de Adela

Una vez adentro, lo primero que se puede apreciar es que la altura interior que solía dársele a los hórreos  pecaba más bien de escasa.
el hórreo de AdelaEn este hórreo,  por razones obvias no encontraremos los sacos de granos, cereales y harinas, ni  carnes u otros alimentos para los que estas construcciones fueron previstas y utilizadas, puesto que se desarrollaron para ser una despensa de almacenaje a prueba total de roedores.

el hórreo de AdelaPor el contrario, en la actualidad, dentro de su función utilitario-educativa, muestra algunos de los usos posteriores para los que también fueron utilizados los hórreos, una vez perdido su propósito original. En este caso el hórreo funge de taller, tiene un banco de carpintero y todas las herramientas necesarias para trabajar la madera en labores de carpintería y ebanistería. También tiene un catre para dormir.el hórreo de Adela

Antaño, cuando la necesidad de espacio útil para guardar el ganado cerca se hizo acuciante para los ganaderos, la parte baja de los hórreos fue cerrada, por lo general con paredes de piedra, y convertida en cuadras. Entonces, estos hórreos mixtos, perdido su carácter inexpugnable ante los roedores, se usaron principalmente como pajar.

Este hórreo en particular, tan conservado en sus formas puras, ofrece una magnífica oportunidad  de observar el entramado de la estructura de las vigas del techo y los sistemas y técnicas constructivas de su época.

El Molín de Adela tiene actualmente su propio sitio web, a través del cual se pueden realizar los contactos para concertar visitas.

ACTUALIZACION: 07/12 se añadieron la segunda y tercer imágenes, del molino perteneciente al señor Ximielga.

On this day..

Esta entrada fue publicada en Gente y lugares y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

3 Respuestas a De molinos y hórreos

  1. Ay que bello Ricardo!!! De verdad me conformaría con una cuarta parte del ánimo, entusiasmo e inquietud de Ricardo. Es un fenómeno!!

  2. carmen dijo:

    Hola, soy la cuñadina (palabra suya) de ese fenómeno. Pienso como Keyla, y además quiero agradecer a Alfredo el artículo tan bien escrito y tan atento que le dedica. Las fotos además son bien guapas.

  3. Pingback: Una visita al Molín de Adela

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *