Día de la Marina Mercante Venezolana

vista del atardecer desde un buque en el mar

Cuando el pasado nos encuentra

Con  gratísima sorpresa, en este atardecer de la vida recibí ayer un email de quien fuera compañero y condiscípulo en la Escuela Náutica de Venezuela, durante el período académico 1968-1971. Cosas de la vida y de este pequeño mundo, que si antes era un pañuelo, ahora basta que tengas un blog para que hasta los acreedores te encuentren a tres golpes de tecla y una búsqueda en Google. Y como en este blog yo voy de cualquier cosa menos de anónimo o incógnito, Oleg Danilow «El vikingo» dio conmigo.

Me informó que este 21 de Junio se reunen en Caracas varios compañeros de nuestra promoción de oficiales y de otras, para celebrar el día de la Marina Mercante Venezolana (52 aniversario), tan especial para nosotros. Oleg me fue mencionando los nombres y el lugar del mundo donde se encuentran, acompañados de viejas fotografías de los días de la Escuela, 40 años atrás, y de las nuevas fotos. El tiempo es inmisericorde con todos, a nivel físico. Ya no somos aquellos mozalvetes. Pero el tiempo no puede con todos los recuerdos que yo aún tengo tan frescos en la memoria, de aquellos duros días de internado paramilitar en la Escuela Náutica de Venezuela, en donde el lema fue: «se sufre, pero se goza».  Y nos estamos reencontrando, pues ya he comenzado a recibir correos de otros colegas.

Podría decir muchas cosas, pero solo voy a colocar el poema que  hice para leer en nuestra graduación aquel 4 de noviembre de 1971, coincidiendo con la celebración de los 25 años de la Escuala Náutica de Venezuela. Aquella querida promoción que se conoce como Dr. Ramón J. Velásquez, pero que yo recuerdo como la «promoción de los cuarenta». Fue un poema libre al que titulé «Nuestro brindis». Fue un día lejano en el tiempo, aunque 40 años no sean nada, como dice el tango aquel; pero día extremadamente cercano en mis recuerdos. Ahí va de nuevo, compañeros que me seguís en este blog:

Nuestro brindis

Solo quiero hacer un brindis,
amigos que hemos luchado
en pos de un mismo fin.

Y debe ser en este momento
de merecido orgullo y desbordada alegría,
en que ya todos nos preparamos
a cubrir de arañazos el mar
que hemos deseado.

Porque pienso que quizás
no nos encontremos de nuevo,
o quizás lo hagamos en algún puerto
o en cualquier lugar del inmenso océano,
o en su fondo de silencio.

puente de mando de un buque petroleroQuiero hacer un brindis, sí,
pero un brindis de dos palabras
simples y escuetas,
dos palabras
que encierren en un mismo signo
todas nuestras inquietudes pasadas
y futuras,
un brindis de grandeza
porque grandes son sus símbolos.

Escuela Náutica de Venezuela

Brindo
por los que hemos llegado
y por los que han caído
en el arduo camino de la Escuela.
Por los años de juventud perdidos
que nunca habrán de volver,
y por los que aún nos ha de robar el mar
en nuestra continua lucha
por mantener abiertas sus heridas,
influjo de nuestras quillas.

Maniobra de abarloar un buque a otro

Por nuestros días de íntima convivencia,
por nuestras comunes penas y sudores,
por el hombre
del que hoy tomamos nombre.

Por todos los que nos han dirigido
y enseñado,
por todos nuestros sueños,
por nuestro uniforme blanco.

Y fundiendo el futuro
al presente y al pasado,
quiero extender mi brindis
a la abnegada compañera
que llorará la ausencia
en la vacía alcoba
o a la orilla del mar junto al farol de puerto,
mirando como se van cerrando
a nuestro paso
las estelas que se llevan su secreto
entre murmullos de espumas,
bajo lágrimas de estrellas.

cubierta de un buque vista desde el puente

Por la compañera, sí,
que sentirá celos de las olas
que arrullan nuestro sueño
y conocen nuestras penas
porque se bañan en ellas.

Y quiero también dejar lugar en mi copa
para recordar al ser que veló nuestro llanto
y lloró nuestras faltas,
inculcando en nuestro ser lealtad
y nobleza.
Buque acercándose a otro en el mar

Por la madre,
por la esencia
de nuestros días de desvalidas torpezas,
por el capullo de flor
que va arrugando sus hojas
para infundirnos la vida
que luego la sal nos quema,
para darnos la energía
que ya se le escapa a ella.

Por la madre,
por esa misma que ahora
lleva nuestro medallón
sobre el cansado pecho
o ciñe nuestros anillos
en los amorosos dedos.

Por una madre que ahora
entierra angustias viejas,
por esa madre que en silencio
sonríe, llora y nos besa.

Si, amigos, compañeros,
condiscípulos, colegas,
quiero realizar mi brindis,
¡perdón!
nuestro brindis de grandeza,
por todo lo que he dicho,
lo que hora no recuerdo
y lo que adentro me queda.
Un brindis escueto y claro,
un brindis de dos palabras,
“Mar y Escuela.”

01-08-1971

Graduación Promocion 1968-1971 Escuela Náutica de Venezuela

 

Nota de efeméride: El 21 de Junio de 1958 se celebró en Caracas la 1ª Convención Nacional de Oficiales de la Marina Mercante. En ella se fijó ese día como el día de la Marina Mercante de Venezuela.

cubierta de un buque desde el puente
Actualización 21-06-10.

Cronologia histórica:

En el año de 1946, mediante un Decreto de la Junta Revolucionaria de Gobierno se creaba la «Escuela Náutica de Venezuela», separándose así de la Marina de Guerra. La Escuela comenzó a funcionar la población de Macuto, al Este del Puerto de  La Guayra, en la costa del Litoral Central.

Nueve años más tarde, el 17 de marzo de 1955, la Escuela Náutica de Venezuela fue trasladada al Oeste de La Guayra, a su actual locación en la población de Catia La Mar.

El 21 de junio de 1958 se realizó en Caracas la I Convención Nacional de Oficiales de la Marina Mercante, que  seleccionó ese día como el Día de la Marina Mercante.

En el mes de Agosto de 1966 se publicó en la Gaceta Oficial de la República de Venezuela número 28103 el Primer Reglamento del Colegio de Oficiales de la Marina Mercante.

En 1973 se creó la «Escuela de Estudios Superiores de Marina Mercante»

En 1983 la Escuela Náutica de Venezuela se elevó a «Instituto Universitario de Marina Mercante» y  desde el 7 de Julio de 2000 pasó al nivel de «Universidad Nacional Experimental Marítima del Caribe».
marinos subiendo al buque

Se denomina Marina Mercante Venezolana al gremio que agrupa a los oficiales de la Marina Mercante de Venezuela, que incluye a todos los oficiales que se formaron en la Escuela Náutica de Venezuela,  como a los licenciados en Ciencias Náuticas egresados durante el período de «Instituto Universitario de Marina Mercante» (y a los oficiales anteriores que obtuvieron tal título por equivalencias de estudios), como a los actuales egresados de la Universidad Nacional Experimental Marítima del Caribe» con el título de Ingenieros Marítimos en sus dos especialidades.

No obstante, todo sea dicho, a pesar de ese orgullo de la profesión, que no muere, lo que una vez fuera una importante flota mercante a nivel mundial, en las dos últimas décadas ha venido sufriendo los embates inmisericordes de distintos tipos de intereses y apetitos que  la han llevado casi a la extinción, razón por la que hay quienes han pensado que, a pesar de los más de 50 años de la Marina Mercante,  poco hay que celebrar en este sentido.

On this day..

Esta entrada fue publicada en Gente y lugares, Venezuela y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

9 respuestas a Día de la Marina Mercante Venezolana

  1. Pingback: La Marina Mercante de Venezuela

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *