El iPad y los eBooks. ¿Qué tienen de bueno?

El iPad de Apple
El tiempo que lleva el iPad en el mercado es mucho menor que la cantidad de artículos que se han escrito reseñando lo bueno y lo malo que le encuentran.

Lo que no me gusta del iPad

1- La pantalla es de 9.7 pulgadas (similar a la del Kindle DX), lo que resulta más que suficiente para un dispositivo portátil. Sin embargo, para pretender ser un sustituto de una laptop o equipararla a una tablet-pc su resolución es de solo 1024 x 768 pixels con 132 ppp  y viene con una arcaica relación de pantalla 4:3 que ya no se corresponde ni con el formato de las películas actuales ni con el de las fotografías.

2- No se pueden realizar varias tareas a la vez (multitarea), por lo tanto, es impensable que pueda ser el reemplazo de cualquier laptop o netbook, como en un principio se dijo. No podré estar escuchando música a la vez que leo un libro electrónico o navegando en Internet.

3- Aparte de la conexión para recargar batería solo trae puertos para conectarlo a una computadora, para auriculares y micrófono; nada más. Es decir, no trae conexión USB para cargarle nada que no sea por vía conexión Internet o de  la computadora. Tampoco puerto HDMI para conectarla a un televisor y poder ver en familia una película (que forzosamente debe ser desde Internet).

Kindle, lector de libros electronicos4- Con una Memoria sólida de apenas 16, 32 o 64 GB (menos que el Kindle)  no es más que una enorme tarjeta flash  o un pendrive, aunque de poca capacidad, por lo que no podría pensar en almacenar mis fotografías, mucho menos mi música. Como tampoco tiene conexión USB no podré usar mi pendrive cargado con música, como dispositivo externo.

5- Como no podría ser menos por parte de Apple, todo lo adicional que quieras (teclado externo, convertirlo en cámara web, base de apoyo, etc) podrás tenerlo extra,  a través de sus adaptadores y más adaptadores, con lo que, al final, no tendrás ni idea de por cuanto te terminará saliendo el aparatito.

6- Hay una versión con conexión Wi-Fi y otra que incluye también 3G para poder acceder a una red móvil cuando no se tenga cobertura WiFi. Pero resulta que, por lo que he leído, esta no es compatible con todas las operadoras y, por lo tanto, no puede conectarse en algunas redes, que casualmente puede ser la tuya.

Ya muchos han hablado de todo lo malo que le encuentran.  Para mi, después de lo ya dicho,  lo peor, pero que ya me lo esperaba, tratándose del mundo cerrado, exclusivo y excluyente de Apple: el iPad está pensado solo para  correr aplicaciones desde la tienda App Store de Apple. Es decir, que no tendrás lo que tú quieres sino lo que Apple quiere o permita que tengas.  Mira cuales son los requisitos:

Requisitos de Mac
Mac con puerto USB 2.0
Mac OS X 10.5.8 o posterior
iTunes 9.1 o posterior (descarga gratuita)
Cuenta en iTunes Store
Acceso a Internet

Requisitos de PC
PC con puerto USB 2.0
Windows 7, Windows Vista, o Windows XP Home o Professional con Service Pack 3 o posterior
iTunes 9.1 o posterior (descarga gratuita)
Cuenta en iTunes Store
Acceso a Internet

Lo que me da igual del iPad

La compatibilidad con Flash (que nunca me ha gustado del todo) me da igual, pero hay muchos sitios en Internet que usan esta tecnología y que son para tomar en cuenta.  La ausencia de una cámara fotográfica también me parece lo de menos, puesto que lo considero un dispositivo muy grande para andar tomando fotos con él.

Por otra parte, que no funcione como teléfono tampoco me molesta. Al fin y al cabo es también tan grande para arrimarlo a la oreja que solo cabría la posibilidad vía Bluetooth o mediante conexión para audífonos.  Tampoco es como para andar sacándolo con rapidez de algún sitio para contestar a una llamada.

Lo mejor del iPad

La he utilizado un largo rato y encuentro el manejo intuitivo (tal como me resultó el iPhone), a un punto tal que hasta un niño logra entenderlo con rapidez, como se puede ver en vídeos colgados en Youtube.

Si tuviera que elegir una sola cosa como la que menos me agrada diría que el precio que tiene. Aunque a muchos en España y Europa les ha parecido casi una ganga (para los precios usuales de Apple), el caso es que sucede lo de costumbre. No han hecho sino tomar el precio a que se vende el iPad en USA y le han cambiado el signo del dolar por el del Euro. ¡Como si fuera lo mismo! Así que, si de verdad quieres que te resulte una ganga, aprovecha un viaje a USA y cómpralo. Teniendo en cuenta el cambio favorable al Euro y que allí el porcentaje del tax  es un tercio del IVA (además de que puedes conseguir el tax-free),  sí que le podría perdonar todas las deficiencias que he mencionado.

Algunos consideran que el iPad no es más que un una tableta para leer libros electrónicos, similar al Kindle de Amazon u otros, pero en colores.   Pues si es así, es justamente lo que yo necesitaría si me interesara tener en un solo dispositivo un buen lector de ebooks y algo parecido a un ordenador portátil. Porque el defecto que le veo a los lectores de libros electrónicos es, precisamente, que solo sirvan para eso, para leer contenidos, con lo que terminan siendo un cacharro más a llevar encima, que ya son demasiados los que yo llevo. No obstante, hoy por hoy, puesto a legir, por el mismo precio prefiero el iPad, que me ofrece mucho más que el Kindle.

Como mi crítica general,  en lo particular yo estoy contra los dispositivos que me quieren obligar, forzosamente, a que todo lo que realice sea exclusivamente bajo una conexión a Internet. Que está muy bien para la casa u oficina, pero no para la calle. Mucho más viviendo en España, donde tenemos los costos de conexión de telefonía móvil más elevados de toda Europa y de buena parte de los países tecnológicamente desarrollados. Pero ningún sindicato convoca a huelga general por ello. Sin embargo eso es iPad, un dispositivo para trabajar en Internet.

Cuando me compré el teléfono de la discordia,  el Nokia 5800 Express Music tenía la esperanza de poder conseguir un mapa callejero de Madrid y el mapa de España para poder descargármelos y tenerlos disponible en él, de forma “off-line”, para mis frecuentes consultas; pero no ha sido posible. Todo ello está disponible solo en modo de conexión a Internet; por lo tanto sigo sin ellos. ¿Alguien sabe donde descargarme eso?

Mientras no vea clara la situación con respecto a estos dispositivos tipo iPad-Kindle, mis libros electrónicos los seguiré leyendo en mi portátil o en mi viejita y eficiente Palm Tx (que está requiriendo sincronización del puntero).

Imagenes vía:
Kindle DX   9-7″  en   Amazon.
iPad en tienda Apple.

Actualización 22-0-2010: Por los momentos el iPad y su precio ha traído un beneficio colateral, que es la bajada de los precios de los e-readers por debajo de los 200$, caso del Nook de Barnes & Noble y el Kindle de Amazón. Es una excelente noticia, pero pienso que aún debieran bajar más los precios de estos dispositivos para que resulten en verdad rentables y atractivos para el público en general. Porque para amortizar ese gasto inicial hay que leerse un centenar de libros electrónicos de actualidad (cuyo precio disminuye entre un 20% a un 30% apenas, con referencia al de un ejemplar impreso, aunque el porcentaje puede ser mayor en obras menos demandadas).

Esta entrada fue publicada en Análisis y valoraciones, Software y tecnología y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

2 Respuestas a El iPad y los eBooks. ¿Qué tienen de bueno?

  1. Pingback: Novela La Comunion de los angeles

  2. Pingback: Mi apuesta por los ebooks

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *