Fantásticos caballos de pura raza española

caballo de pura raza española
El pasado domingo 20 de Junio asistí a la final del Tercer Concurso Morfológico de Caballos de Pura Raza Española, por la  Asociación Nacional de Criadores de Caballos de Pura Raza Española ANCCE que durante tres días se realizó en Colmenar Viejo, Madrid.

El viernes había conseguido un escueto anuncio en algún periódico online, por el que solo pude saber las fechas y que era en Colmenar Viejo. Me fui en el tren de cercanías el sábado sobre las doce, pero al llegar a la estación no encontré ningún cartel de anuncio del concurso. Pregunté al que atendía el bar y a la señora de otro negocio abierto, pero dijeron no tener ni idea de aquel concurso ni en donde se llevaba a cabo, por lo que, frustrado, me devolví para Madrid en el siguiente tren.

Después de una búsqueda en las profundidades de Internet conseguí mayor información y  los horarios de un servicio de autobús gratuito que, cada dos horas, salía desde la estación del ferrocarril hasta el recinto agropecuario y retorno. Por eso dicidí ir el domingo temprano, ya que por ser el último día el concurso terminaba a las dos de la tarde.

De la que entré al gran área campestre en las afueras de Colmenar Viejo vi un animal que me llamó la atención. Fue el protagonista de mis primeras fotos. Se trataba de un ejemplar  de siete años llamado Indio J.T. 1º, perteneciente a la Yeguada Juan Tirado, de Trujillo. Quedé admirado de la planta y carácter vivo de aquel ejemplar. Cuando avancé algo más no sabía para donde mirar, ante ejemplares tan hermosos por todas partes.

Pulse sobre las imágenes para ampliarlas

Horas más tarde el veredicto de los jueces dió por campeón de los caballos del grupo de más de seis años a un impresionante e invalorable caballo blanco, que ya hubiera querido tener el Llanero Solitario. El animal me tuvo toda la mañana tomándole foto tras foto, enamorado de él. Llevaba por nombre Sevillano 41, de diez años, de la Yeguada Rosa Villanueva, de La Serena, Badajoz, repitiendo así el título que había ganado en Jerez en el pasado mes de Mayo. El subcampeón fue el también magnífico Indio J.T. Primero, al que fue difícil contener el brío, alborotado con las feromonas en el aire de tantas yeguas con potrillos.  Ambos caballos habían sido mi elección en ese mismo orden, en una simpática situación que me recordó otra sucedida otro 21 de Junio, treinta y nueve años atrás, en el hipódromo de Caracas, un Día de la Marina Mercante, que relato en el post titulado “Impresionantes caballos de raza espanola, sin precio” publicado en mi blog de animales, en donde coloco una amplia galería de imágenes.

caballo de pura raza españolaYo quedo siendo oficialmente admirador de Sevillano y de El Indio. Si bien todo termina teniendo un precio en la vida, opino que esos dos ejemplares son de los que, al día de hoy, es casi imposible ponerles un precio.

Fue un día de agradable inmersión entre caballos, que hacía tiempo que yo no la disfrutaba de esa manera. Y no precisamente entre caballos cualesquiera. Todos eran preciosos ejemplares de pura raza española. Me hubiera conformado con cualquiera de ellos.

La anota desagradable de todo esto, que me hizo perder el tiempo el sábado, no tiene otro nombre que falta de interés hacia el turismo, por parte del Ayuntamiento de Colmenar Viejo. Parece mentira que sea una población con tanta actividad cultural (concursos, exposiciones, carreras, reuniones de moteros, ferias medievales, etc) y a la vez, como en este caso, con tan nula atención a los visitantes que llegan por vía del tren. La impresión que da cuando llegas a la estación es de que estás en mitad de ninguna parte. Es como  si RENFE hubiera impuesto esa parada de tren a la fuerza, sin que el Ayuntamiento la quisiera, andando ambos a la guerrilla. No solo no había ninguna pancarta ni anuncio de ese concurso equino, sino que tampoco la había del mercado medieval que llevaba también unos tres días montado en la plaza del casco viejo.

Por puro gusto andariego y tomador de fotografías, cubrí a pie  los dos o tres kilómetros de norte a sur desde el recinto agropecuario hasta la plaza central del pueblo, prácticamente en bajada, para ver el mercado medieval. Después de ese otro fiasco (ni le tomé una sola foto) y comer algo, seguí caminando para cubrir el kilómetro y medio o dos hasta el ferrocarril. En todo ese trayecto, en ningún momento pude encontrarme un solo cartel que anunciara la estación. Era como si no existiera. Una señal de tráfico que en una rotonda indicaba la dirección del Polígono Industrial Sur fue lo que me dio la pista, solo porque yo ya sabía que la estación quedaba por allí.

Por si fuera poco, buscando en la página web del Ayuntamiento una dirección de correo electrónico para enviarles algunas sugerencias, en vista de la poco grata experiencia informativa en el Municipio, resulta que la única forma de hacerlo es a trevés del Buzón de Sugerencias, para lo que resulta imperativo que tengas  un certificado de firma electrónica de la  FNMT (Fábrica Nacional de Moneda y Timbre). ¡Son la ostia!

Otra falla de los organizadores del concurso equino fue que, el último servicio de ida el domingo desde la estación era a las 12:30, pero no había servicio de regreso una vez finalizado el concurso, que terminó a las 14:30. ¡Vaya programación!

Les dejo estas imágenes de algunos de los ejemplares finalistas.

caballo de pura raza españolacaballo de pura raza españolacaballo de pura raza españolacaballo de pura raza españolacaballo de pura raza española

Incoming search terms:

  • caballos sevillanos
  • yhs-elex_myv9
Esta entrada fue publicada en Gente y lugares y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una Respuesta a Fantásticos caballos de pura raza española

  1. Andra dijo:

    Que bonitas fotos de los Caballos PRE! 🙂

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *