Día del Libro con Amina y Zahir

Portada del Tomo II de Amina y Zahir, dos almas gemelasPara un escritor ¿qué mejor forma de celebrar el Día del Libro sino publicando uno?
Yo acabo de publicar el Tomo II «Los esposos de la luz»  de los cuatro que componen mi novela Amina y Zahir, dos almas gemelas.  Yo pensaba que me iba a quedar algo más “pequeño” que el Tomo I, pero al final quedaron 826 páginas, dos menos que el Tomo I. Pero los otros dos tomos que faltan sí que irán teniendo menos páginas, afortunadamente. Saldrán hacia finales de mayo y de junio.

Yo hay cosas que puedo entender, otras que me cuesta bastante y otras que no las puedo entender. Supongo que nos pasa a todos. Yo puedo entender a la persona que me dice: «Yo no leo libros electrónicos, porque a mí me gusta la sensación de tener un libro de papel entre las manos». Perfecto, eso puedo entenderlo, aunque el libro tenga mil páginas y pese un kilo y medio. Incluso aunque esa persona jamas haya tenido un rebook en las manos e intentado leerse en él un ebook.

Algo que no puedo entender es que una persona que yo sé que vive pegada al móvil, mandando sms, consultando sus correos electrónicos, facebook y twitter, yo le ofrezca prestado un redbook, para que pruebe la experiencia de leerse un libro electrónico, venga y me diga que no, porque no le gusta eso. No le gusta y nunca lo ha probado. Vamos, como aquel que dice:

—A mí no me gusta el conejo,
—¿Pero lo has probado alguna vez?
—No, nunca lo he comido. Pero estoy seguro de que no me gusta.

Y lo que me cuesta entender es la persona que me dice que ha visto el resumen descriptivo de mis novelas en mi sitio web y que le parecen interesantes. Que le gustaría saber un poco más de qué van, leyendo algo. Pero cuando le digo que allí mismo tiene la oportunidad de descargarse varios capítulos, en distintos formatos de ebook o en pdf, me diga que no, porque ella solo le libros en papel.
Si alguien sabe de alguna editorial que esté regalando impresos con varios capítulos de los libros que ofrece, por favor, que me avise.

En España ya resulta usual entrar en la librería de fnac, del Corte Inglés o de La casa del libro y encontrarse por todas partes personas leyéndose los libros. No ya ojeándolos para ver si les gustan, sino leyéndolos completos. Pues en otros países eso no lo permiten. Yo recuerdo que en Venezuela muchas librerías, incluso, tenían los libros envueltos en papel celofán transparente y no permitían desenvolverlos.

En fin, yo estoy celebrando el Día del Libro. Y voy a confesar algo. En estos tres últimos años, volcado totalmente sobre mis novelas no he leído a nadie más. Bueno, con excepción de El alquimista, que me re-releí el año pasado. Es que esa novelita de Paulo Coelho simpre me hace recordar todas aquellas cosas que por conocidas se callan, y por calladas se olvidan.

Esta entrada fue publicada en Literatura, Madrid y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *