Excelentes músicos que te encuentras en el Metro

musico en el metro tocando flauta de panAunque parezca mentira, caminando por Madrid he podido ver y escuchar más pájaros que en muchas de mis caminatas por montes y campos. Es una lástima lo que eso significa.
El caso es que cuando escucho trinar a un ave y me detengo a escucharla no me pregunto si se trata de un pájaro profesional o aficionado. Es solo un ave cantando y me he detenido porque me agradó su trino.

Me sucede igual cuando me encuentro con un cantante o un músico en cualquier pasillo del Metro de Madrid. Acordeón, guitarra, violín y flauta suelen ser los instrumentos más usuales. Si me detengo a escucharlo es porque me agrada lo que está interpretando y la forma como lo hace. En ningún momento me paro a pensar que puede ser el mejor músico del mundo realizando un experimento social, como ha ya sucedido.

Por supuesto que hay de todo. He tenido la desgracia de encontrarme en distintas estaciones con un individuo que pretende tocar una flauta dulce.  La primera vez fue perfectamente obvio para mí que el tipo no tenía la más miserable idea de lo que era aquel instrumento. Como el burro que tocó la flauta por casualidad.  Pero entendí que era una forma de pedir limosna sin pedirla, pretendiendo hacer algo.


A través de los meses lo único que el tipo ha logrado en su progreso es herirme los oídos con sus desafinadas y rápidas improvisaciones de infinita duración, plagadas de notas agudas, porque nunca toca ninguna pieza conocida. Cosas como estas son las que me convencen de que es muy conveniente que los músicos del metro pasen algún tipo de selección Y no me refiero a que se les exija demostrar ser profesionales, sino conocer y dominar aceptablemente el instrumento que interpretan o la calidad de su voz, sin necesidad de que hayan pasado el casting para la Escuela de Operación Triunfo.

Este viernes, en un pasillo de la estación de Av. de América que comunica la línea 9 con la 7, recibí una sorpresa. Ya desde el extremo del largo pasillo identifiqué el sonido de una flauta de pan interpretando una conocida pieza clásica. Junto con el oboe y la flauta transversa este es uno de mis instrumentos de viento predilectos. Tanto que le dedico participación en todo un importante capítulo de mi novela “La comunión de los ángeles”.

Al llegar cerca del músico me detuve a escuchar la larga y exquisita interpretación. Al finalizarla no pude menos que aplaudir, lo cual el hombre agradeció conmovido. Mientras conversábamos luego, me dijo:

Es muy raro que alguien se detenga a escucharnos, muchos menos que aplauda.

Se llama Nikolay, original de Moldavia.  Toca lo que nosotros conocemos como una flauta de Pan, instrumento que en rumano denominan Nai. La de él está firmada por Grigorie Covaliu. La denominada Flauta de Pan o Zampoña,  es un antiquísimo instrumento de origen incierto.

musico tocando una gran flauta de pan suramericanaLos hay en una gran variedad de modelos y tamaños, que van desde una docena de tubos hasta casi treinta en una sola línea, y más de sesenta tubos en dos líneas paralelas. A diferencia de las flautas de Pan suramericanas, generalmente rectas, las de este lado del mundo y las rumanas como la de Nikolay son curvas, lo que permite trabajar mejor con ellas. Como no podía ser de otra forma, él se manifestó admirador de Gheorghe Zamfir conocido  maestro de este instrumento.

Cuando saqué mi cámara para tomarle una foto, Nikolay me preguntó si yo era  fotógrafo profesional. No pude menos que sonreír, pues suelo hacer el paralelismo en estos casos con un pájaro cantando, como he comentado al principio. Yo le pregunté cual era la diferencia entre ser profesional o no serlo. Sonrió y no me contestó. Yo pude haberle preguntado si él era músico profesional pero le dije que, puesto que yo no vivo de la fotografía, porque ni estoy contratado como fotógrafo ni me pagan por ellas, no me consideraba profesional. Nikolay sonrió aún más; entendió.

dos musicos en los pasillos del metro, tocando flautaLlegó Veaceslav Moscalenco, músico de  flauta transversa, amigo y compatriota de Nikolay  Los dos se pusieron a tocar un agradable tema barroco, muy adecuado para la combinación de esos dos instrumentos. Después de varias piezas nos despedimos.

Son tantos los músicos (un gran número de ellos procedentes de Europa Central y del Este) que me he encontrado en lo que algunos denominan  [Enlace bloqueado por la Tasa española AEDE] que podría hacer una novela relatando el drama que hay de tras de cada uno. Un par de ellos me confiaron que fueron músicos profesionales venidos a menos por el desempleo, con motivo de las guerras y crisis de sus países. No necesitaban decírmelo, yo podía ver su profesionalidad en la forma en que tocaban sus instrumentos.  Los dramas de sus vidas podía verlos en sus ojos y sentirlos en sus palabras. Es el problema de ser empático.

El pastor solitario (the lonely shepherd) interpretado en flauta de Pan por  Gheorghe Zamfir
Mis temas relacionados:
El Metro, ese otro mundo.
Los músicos del Metro
Músicos de calle y Metro, certificados.

Temas relacionados, en otros medios:
Los músicos de la crisis toman los vagones del metro de Madrid
Músicos del Metro crean cooperativa
El impresionante músico del metro. Lo que se puede hacer con un cubo de plástico y unas baquetas.

On this day..

Esta entrada fue publicada en Gente y lugares, Madrid y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

2 Respuestas a Excelentes músicos que te encuentras en el Metro

  1. Mary Quiroga dijo:

    Hola amigo guardafaro,

    Estoy de acuerdo en casi todo lo que dices, y me gusta además tu sensibilidad al punto de detenerte a hablar, escuchar y aplaudir a los músicos que, lamentablemente, tienen que valerse de tocar en el metro o en otros lugares para ganarse unas monedas.

    Diferimos en cuanto a que deban pasar algún tipo de selección; en mi opinión prevalece el hecho de que necesitan y hacen lo que pueden para sobrevivir. Quizás podrían simplemente sentarse y pedir, pero tal vez consideran que así están entregando algo a cambio de lo que le queramos o podamos dar, aunque a nosotros nos parezca horrible y probablemente les pagáramos para que no toquen :). Por otra parte, siempre podremos apurar el paso y seguir de largo, en cambio ellos lo pasan mal y puede que no tengan, o no se les ocurra, otra forma de ganarse el sustento.

    Hermoso también el tema musical que elegiste para acompañar tu interesante artículo, tanto que voy a leer los que recomiendas.

  2. Mary Quiroga dijo:

    Hola de nuevo amgo,

    Bueno, tengo que añadir que luego de leer el artículo: “Músicos de calle y metro certificados” entiendo perfectamente las razones para justificar lo que no me parecía en éste… Es cierto, los profesionales deben defender sus derechos y profesiones.

    Aun así, lo siento por quienes no lo son, porque seguramente pasarán a ser mendigos…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *