El oso travesti de Madrid

Oso y madroñoDesde que lo leí en la página 46 del diario La Nueva España del día 15, el asombro no me abandona.

Se ha desatado una peculiar polémica porque, el Consejo de la Mujer, sostiene la tesis de que el oso del escudo de la ciudad de Madrid, en realidad es una osa. Yo, cuando miro la estatua del oso y el madroño en la Puerta del Sol, no logro ver cual es su sexo, menos se lo puedo notar a un dibujo. ¿De donde habrán sacado la idea de que es una osa? ¿Será que, los numerosos “rollitos” que el artista esculpió en el animal, ahora resulta que no son músculos sino celulitis?

La noticia en cuestión, titulada: “Polémica en Madrid por el sexo del oso que aparece en el escudo“, fue la siguiente:

Una insólita polémica se ha desatado en Madrid a cuenta de una campaña del Consejo de la Mujer, que defiende que el oso del escudo de la ciudad es una osa. El alcalde, Albero Ruiz-Gallardón, que califica la polémica de “genial”, señala que el caso deberá ser resuelto por la Academia Heráldica.

Para mi, una cosa son las reivindicaciones que las feministas persiguen en todos los ámbitos, inclusive en la llamada “feminización del género” en las palabras, y otra muy distinta estas tonterías. ¿Será que esas funcionarias, esas “notablas miembras” de la Conseja de la Mujer, no tienen algo mejor en que emplear su tiempo? A mi me resulta indignante. Y lo mismo me resultaría si, el plantígrado en cuestión, hubiera sido tildado siembre de osa, y ahora viniera cualquier asociación machista a decir que tiene cojones.

Oso y madroñoQue en la estatua en cuestión no sea evidente un pedúnculo colgante y las abultaciones gemelas propias de un animal macho, -y no en todo los machos eso es tan visible- pudiendo parecer que se trate de una hembra, lo atribuyo más a la facilidad del trabajo para el escultor que a la intención de definir un sexo.

Me indigna ver como se utiliza el tiempo, y el dinero de los contribuyentes en idioteces, mientras las mujeres de esta ciudad y del país, tienen tantos otros problemas que necesitan se les solucione con urgencia. ¿Será que esas hembras del Consejo de la Mujer no tienen algo mejor en que ocuparse? ¿O será que tienen tan poca capacidad que necesitan distraer la atención de los demás hacia cosas tan… triviales, para que no se den cuenta de que ocupan un cargo que les queda grande? ¿Acaso en la Academia Heráldica están tan aburridos que necesitan que les lleven casos como éste para resolver?

Sea cual fuere el resultado de esto, ya no me agarraría de sorpresa que, luego, vinieran los representantes de los colectivos gay a reivindicar que el animal nacio oso, pero por error de la naturaleza, porque toda su vida se ha sentido hembra, o viceversa.
Icono   Home

Esta entrada fue publicada en Madrid, Reflexiones sociales y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

4 Respuestas a El oso travesti de Madrid

  1. Curiosa dijo:

    Jaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa jajajajajaja que ridiculez jajajajaja

  2. curiosa dijo:

    jajajajajajajajajaja

  3. lully dijo:

    Hola gemelo escritor!!

    Disculpa mi ignorancia, pero y… ¿el artista qué dice? o, ¿no vive?, si vive que se lo preguntén a él y punto, pero si no, de acuerdo con tigo, ¡Qué no pierdan tiempo y se dediquen a muchas obras sociales!
    Un felliz fin de semana!!

  4. Pingback: guardafaro.net » Semáforos sexistas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *