Esa clase de pescadores

dos niños pescando a caña en un rio
Yo tengo mi propia clasificación sobre los pescadores, específicamente sobre aquellos quienes pescan en ríos.

1 Pescador por necesidad. Aquel que pesca para comer; es decir: para vivir, bien porque consuma lo que pesca o que lo venda para adquirir los productos que requiere.

2 El pescador deportivo. Esta categoría la subdivido en dos:

a) El que pesca y captura; sea por el afán de obtener el ejemplar más grande o por acumular afanes deportivos: vanagloriarse de sus capturas.

b) El que pesca y no captura. no captura sino que devuelve al agua la presa, también llamada pesca sin muerte. Es la posición de quien le gusta la pesca, aunque no la muerte del pez. Es un afortunado paso intermedio.

Sin embargo, matizando el asunto, me parece algo necia la aseveración tajante de las asociaciones respectivas, cuando aseguran que el pez capturado y devuelto al agua no sufre el menor daño. Eso es así cuando el anzuelo quedó superficial en la boca del pez. Pero ya me dirán cuando ha tragado hasta el fondo, casos en los que se hace imposible recuperar el anzuelo sin abrir al animal o dañarlo mortalmente. Por fortuna, al menos en el caso de la trucha, no es la situación más frecuente. De todos modos, la pesca sin muerte es una alternativa muy plausible.

3 El pescador obsesivo-compulsivo. A falta de algo mejor le he dado ese nombre. Aquel que no pesca para comer, tampoco necesita el dinero ni busca reconocimientos deportivos. Este individuo pesca todos los días de la temporada, inclusive durante las vedas, a escondidas. Su afán exclusivo es no dejar una sola trucha, salmón, tenca, lucio, carpa, barbo o la especie que sea de su preferencia. Es una absoluta obsesión. Créanme que los hay, yo conozco bien a un par de ellos. Este tipo de personas es capaz de todo, absolutamente de todo, cuando ve amenazada su actividad obsesiva y lo que considera un derecho incuestionable. Conozco al menos un caso.

4 El observador. ¿Qué pescador es este? Aquel que solo desea contemplar los ríos llenos de peces, y se deleita viendo los salmones en su esfuerzo por subir a desovar, o las truchas sumergidas de frente a las corrientes cristalinas de aguas frías, cazando el alimento que baja. Yo soy uno de estos pescadores contemplativos.

¿En qué clase estás tú?

Incoming search terms:

  • personas pescadiando en rios
Esta entrada fue publicada en Asturias, Divulgándolo, Gente y lugares y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Una Respuesta a Esa clase de pescadores

  1. A4 dijo:

    Y están los pescadores “de río revuelto”… en mi opinión looooos peores jajajajajajajaja
    prefiero también ser pescadora contemplativa…
    y cuando la necesidad lo requiere, comerme una buena trucha 🙂

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *