Fuencarral, una calle peatonal; pero no accesible

Imagina que vives en una calle que, por falta de alcantarillado, se anega con las lluvias fuertes y se te inunda el local comercial. Pero un día llegan las cuadrillas del Ayutamiento y durante unos meses levantan toda la calle, meten tuberías de alcantarillado, colocan nuevas farolas, arbolitos y todo tipo de ornato. Tu esperas que, finalmente, se resolverá el problema de las inundaciones en la calle. ¿Pero cómo te quedaría la cara de larga si, finalizadas las obras, descubres que no incluyeron la colocación de los sumideros de alcantarillado para evacuar las aguas de lluvia, y se te sigue inundando el local?

En la concurrida y céntrica zona de Malasaña, Madrid, terminaron los trabajos de cerrar al tráfico de vehículos  una buena parte de la calle Fuencarral para convertirla en un paseo peatonal, sombreado y fresco en pleno verano, que arranca desde la céntrica y populosa Gran Vía. No tengo duda de que ahora aumentará la afluencia de personas por ese boulevard, sobre todo de discapacitados en sillas de ruedas, pues se ha hecho más grato recorrerlo. Lástima que, otra vez, como tantas, en el sentido de la supresión de barreras arquitectónicas se haya desaprovechado una oportunidad de oro para mejorar la accesibilidad comercial en la zona.  Mi hijo y muchos de sus amigos, que usan sillas de ruedas, pensaban que era algo que se iba a hacer. ¿Cómo crees que les quedó la cara al comprobar que no se arregló el acceso a los comercios?

Fíjate en la siguiente foto, y compara el local de la izquierda, con la entrada a ras de la calle, y la entrada del local comercial de la derecha, que tiene un escalón. ¿No te parece que pudo rebajarse el escalón, tal como los rebajes en las aceras para los cruces de peatones?

Ya que tenían que levantar la calle para igualarla a la altura de las aceras, y mejorarlas,  ¿no pudo la municipalidad haberse puesto de acuerdo con los comerciantes de la zona para realizar la accesibilidad a los comercios? Algunos ya la tenían. A otros les faltaba muy poco, y al día de hoy les sigue faltando. Eran y son tan solo unos centímetros o un peldaño a lo sumo, como en la foto insertada. ¡Qué poco hubiera costado ese arreglo! ¿No hubiera sido beneficioso tanto para los comerciantes como para los discapacitados en general, particularmente para quienes usan sillas de ruedas?  Porque estos también visten, calzan y realizan compras… siempre que puedan acceder al interior de los establecimientos.

¿Crees que exagero? ¿Has intentado subir un simple escalón de 12 ó 15 cm con una silla de ruedas? ¿Lo has intentado con una eléctrica? Yo te lo diré: no se puede. Así que yo considero que Fuencarral se ha convertido en una hernosa calle peatonal; pero no es una calle totalmente accesible… a los comercios.

Vuelvo a repetirme la reflexión que ya he manifestado en diversas oportunidades hablando de casos similares a este: ¿es la falta de conciencia o la falta de interés por parte de quienes tienen la competencia en la materia de accesibilidad?
<p style=”clear:left;”></p>

On this day..

Esta entrada fue publicada en Divulgándolo, Madrid. Guarda el enlace permanente.

Una Respuesta a Fuencarral, una calle peatonal; pero no accesible

  1. Perín dijo:

    Sucede en tantísimos lugares!!! Ahora bien, en el Madrid del 2016 fantásticu y maravillosu no se espera (y más con la chapa que están dando, pienso qeu olvidando lo qeu realmente son unos Juegos Olímpicos,aunque esi ye otru cantar). Lo que no sabía – ni me esperaba- era …¿¿Cómo una calle como Fuencarral no tenía alcantarillado?? Eso sí que me deja atónita,boba… Hace años que no voy por la capital, pero,ciertamente, lo das por supuesto.

    En cierto pueblín muy conocido y ,en parte, pijo de Barcelona no lo hay tampoco y ,aseguro, que cuando llueve, mejor ir en chanclas que en botas. Sin embrago, no me imagino ir así por el centro de la capital, en serio. Con el agua por les rodilles (literalmente). Esto me lleva a pensar que sólo importa, una vez más, la imagen. Por ende, lo de poner desagües,tuberías era una excusa más,así que, de nuevo, meteduras de pata, lo que nos lleva a pensar que las sillas de ruedas se las traían al pairo más puro y duro. Increíble.

    :O.

    Saludos!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *