Honduras e Irán

En Honduras sucedió lo que tenía que suceder. Todas las voces del mundo se han alzado. Barack Obama pide: «respeto a las normas democráticas, el imperio de la ley y los fundamentos de la Carta Democrática Interamericana».
¡Por supuesto! ¡Debe respetarse!

Pero, aunque bastante tarde, supongo que querrá referirse al respeto que el Presidente Manuel Zelaya debió haber tenido por  la declaración de ilegalidad con que, tanto el Parlamento como la Corte Suprema de Justicia de Honduras calificaron la pretendida consulta popular para el fin que pretendía. Pero él, haciendo oídos sordos, e incluso desobedeciendo a los órganos jurisdiccionales, pretendía seguir adelante y llevarla a cabo, a toda costa, con la intención de reformar la Constitución para ser reelegido otra vez. ¿Por qué esos tipos nunca lo hacen para recortarse el mandato?

Pero si Manuel Zelaya pretendía hacer lo mismo que hicieron con éxito otros presidentes suramericanos cuyos nombres no quiero recordar, la jugada le salió mal. ¿Qué se puede hacer cuando  un presidente no atiende al diálogo ni muestra ningún respeto por las leyes de su propio país ni las normas democráticas, como parece ser que fue el caso?

En cumplimiento de una orden de los tribunales de justicia, los militares le dieron una patada en el trasero y lo mandaron para Costa Rica. ¿Y no son, acaso  los tribunales y los militares los dados a proteger la Constitución? El Congreso acepta la renuncia de Manuel Zelaya. Veamos ahora si se llama a elecciones continuando la senda democrática, o si  los militares hondureños se quedan con la silla presidencial.

Mientras tanto, a medio mundo de distancia, en Irán las irregularidades en más de tres millones de votos no son motivo suficiente para convocar a unas nuevas elecciones. Por una infinitesimal parte de esos votos irregulares, recuerdo que el expresidente norteamericano Jimmy Carter pedía nuevas votaciones en California hace muy pocos años. Cosas de la política internacional.

Actualización 29-06.

La Unión de Organizaciones Democráticas de América, UnoAmérica, emitió hoy un comunicado reconociendo al nuevo gobierno de Honduras, presidido por Roberto Micheletti.

Según UnoAmérica, “en Honduras no se ha producido un golpe de Estado, sino una sucesión constitucional, perfectamente legítima, luego del intento del ex presidente Manuel Zelaya de violar la Carta Magna y de perpetuarse en el poder, siguiendo el mandato de Hugo Chávez“.

Noticia completa: UnoAmérica reconoce a Roberto Micheletti.

Actualización 03-07:

Entrevista al asesor jurídico del ejército de Honduras.
Mel pudo haber cometido delitos: Zapatero

[youtube]0iinAYp0q9o[/youtube]

On this day..

Esta entrada fue publicada en Leyes y políticas y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a Honduras e Irán

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *