La deplorable justicia penal española

José Ignacio de Juana ChaosEn España, para algunos delincuentes, las penas acumulativas por delitos múltiples pueden llegar a cientos, e incluso miles de años, causando asombro. Pero, el hecho es que la condena real no será nunca más de 30 años. ¿Y cuantos condenados llegan a purgarlos, realmente?

Durante su estancia en prisión, basta que el criminal más terrible haga cosas tan simples como un curso de mecanografía, o se ponga de ayudante en la biblioteca, o escriba un libro (que rápidamente correrán a publicarle), o simplemente unos cuantos panfletos, incluso criticando el propio sistema penitenciario, para que, en vista de su buena conducta, todo eso se le tome en cuenta como un “deseo de reinserción social” y salga libre en cuatro o cinco años por atenuamiento de la pena.

Condenas de 300 años, o de 2.000, cumplidas en tan sólo cinco, por causa de la buena conducta y por haber realizado un curso de modelado en plastilina, más que una situación risible me parece deplorable. Porque un sistema penal así no se puede considerar humanitario, por el contrario, opino que es un sistema que se burla de la memoria de las víctimas y sus deudos, premiando a los victimarios. En definitiva, que en España ser delincuente reditúa. Más vale ser victimario que víctima. ¿Verdad?

El caso del terrorista etarra José Ignacio de Juana Chaos, me parece la cúspide del patetismo de este sistema político-penal. Se lo califica como uno de los más sanguinarios asesinos. Es despótico, desafiante, irreducible, se vanagloria aún de sus crímenes, que dice sentirse alimentado viendo la sangre de sus víctimas y las caras de aflicción de los familiares. Tiene 3.000 años de condena por sus 25 asesinatos. Pero no los ha cumplido, ni los cumplirá, ni siquiera 30 años. Se ve suelto ahora por una huelga de hambre, (que no en otra cosa, sino en libertad, se convertirá la llamada calificación de segundo grado con “[Enlace bloqueado por la Tasa española AEDE]“) ante la que el gobierno se sintió obligado por “motivos humanitarios” para no dejarlo morir. Pienso que mejor hubieran respetado ese deseo del prisionero.

¿Mensaje para todos los presos? Pues está muy claro. Pónganse en huelga de hambre, que al final los dejarán libres. Ante este éxito político logrado por los enemigos de España, al parecer, ya [Enlace bloqueado por la Tasa española AEDE].

Señor Ministro de Justicia, ya escuché todos los motivos que usted alegó para haber hecho lo que ha hecho, asumiendo toda la responsabilidad para no [Enlace bloqueado por la Tasa española AEDE] en esa decisión política, disfrazada de legalidad judicial-humanitaria. Ahora cuénteme una de vaqueros.


Foto tomada del diario español [Enlace bloqueado por la Tasa española AEDE]


Icono Home

On this day..

Esta entrada fue publicada en Leyes y políticas, Mis protestas y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

8 Respuestas a La deplorable justicia penal española

  1. noxeus dijo:

    Si señor farero, este es el famoso país de Peter Pan. El País de Nunca Jamás. (Nunca jamás entenderás nada, quiero decir).
    Un país donde vas a la policía a poner una denuncia y estarás mas tiempo tú en la comisaría que al criminal al que quieres denunciar (eso si lo pillan).
    Antes se nos conocía por los toros y las castañuelas.
    Ahora los chinos cuando vienen de turistas, aprenden la primera palabra (coño) y la primera frase (la justicia es un cachondeo).
    En fin; voy a ver si me compro una corbata. La lío en el cuello y en la lámpara del dormitorio y salto desde el armario, que hay que morir dignamente (o sea con la corbata puesta). ja ja ja !!!

  2. Raúl dijo:

    Sí y no, Guardafaro. Sí pero no. Intentaré simplificar la explicación, que de otro modo se nos haría muy larga: De Juana cumplió condena según el Código Penal de 1973 (con sus respectivas reformas), en que cabía la reducción de condena por motivos varios. No obstante, desde la reforma de 1995 ésto ya no es así y ningún preso reduce su pena por buena conducta. Únicamente y en determinados supuestos se permite la atenuación de la pena, como en el caos de De Juana. Peeeero (todo tiene un pero) el máximo de condena que un preso puede cumplir en España son 30 años, independientemente de que se le condene a 3000 o 5000 o 10000. Es lo más parecido a una cadena perpetua que articuló el legislador español.
    Por otro lado, y aunque nos pese a todos (a mí, el primero, puesto que desearía que se pudriese en la cárcel), De Juana cumplió la condena por los 25 asesinatos y ahora cumple una condena de 3 por unas amenazas que se cogieron con pinzas para conseguir mantenerlo en prisión.
    Permíteme hacer de abogado del diablo: si de Juana en vez de ser etarra hubiese robado una tienda de electrodomésticos, al cumplir el último día de condena hubiese sido puesto en libertad y no se hubiese buscado una vuelta de tuerca para volver a condenarle. Nos duela o no, cumplió condena según nuestra reglas del juego y ahora deberá ser puesto en libertad. Aunque se nos revuelva el estómago.

  3. La verdad es que no podría decirlo mejor que Raúl. La ley es la ley, y luego vienen las decisiones políticas, más o menos acertadas.
    Este gobierno no es excesivamente brillante, pero tampoco me parece bien que la oposición esté tensionando tanto la vida social y política.
    Puestos a pedir, pediría una reforma del Código Penal, un gobierno de centro izquierda inteligente y una oposición de centro derecha inteligente y cívica, y de paso, que se acabe pronto la violencia.
    Saludos cordiales.

  4. filomeno dijo:

    El Fiscal Mariano Fernández Bermejo era implacable en materia de restringir cualquier beneficio penitenciario a don Mario Conde (sin delitos de sangre en su haber)……..

  5. guardafaro dijo:

    Raúl, puntualizas las cosas muy bien, con más detalles de los que yo estuve dispuesto a dar para no extenderme. Por otra parte, debido a tus estudios, tú conoces la ley penal española mejor de lo que yo he estado dispuesto a investigar, pues mi conocimiento personal es sobre la venezolana. Pero no escribí como letrado, sino con el punto de vista del ciudadano común, cosa que, al menos yo, puedo separar muy bien.
    Cuando dan las noticias en algún medio, poco mencionan bajo la ley de que año cumple la pena el reo y se le conceden las reducciones. Pero bajo una ley u otra, las viejas o la vigente, sigue causando sorpresa, (sorpresa risible) los cientos y miles de años, y aún miles de miles, (como se ve en el caso de los procesados por el 11M) si solamente se pueden imponer un máximo de 30. Y en el caso de De Juana, con poco que se haya escuchado o leído, se vio como se buscaron motivos para la reducción de su pena anterior, por los 25 crímenes, y de su pena actual (de 3 años, según creo) por la incitación a la violencia en sus escritos. Claro que apegados a la letra de la ley, por supuesto; pero forzando las cosas, en mi opinión, por tratarse de quien se trataba y los intereses políticos en juego.
    Me pregunto yo: ¿Le hubieran concedido lo mismo a otro preso común y anónimo? Este es un precedente. Veamos lo que sucede en adelante. ¿Le darán el segundo grado con prisión atenuada, por razones humanitarias, a cualquier reo que se ponga en una huelga de hambre extrema, independiente del tipo de crímenes cometidos y los años que le resten?

    Noxeus, si este es el país de Nunca Jamás, Venezuela es el de las mil y una noches, en el que aún nos quedan miles de días y noches de dictadura disfrazada de democracia y un sistema judicial absolutamente politizado y partidizado por la revolución.

    María, siempre tan comedida y ponderada, buscando el justo medio. Por supuesto, puestos a pedir, eso sería lo deseable.

    Filomeno, das un interesante ejemplo de lo que son las situaciones políticas, que se mueven a un lado y otro según convenga. O mejor que políticas, quizás debiera decir, que son las cosas de la justicia con un ojo destapado y una balanza trucada para inclinarse al lado que convenga. Pero tenemos que tener en cuenta que la justicia, en este mundo, es aplicada por los imperfectos seres humanos. ¿Verdad?

  6. Luis Amezaga dijo:

    Que los presos comunes no se pongan en huelga de hambre porque nada conseguirán. Hay que ser miembro de una banda terrorista en activo con capacidad de chantaje sobre el gobierno para poder conseguir los objetivos.

  7. Estoy con Raul y con Luis Amezaga. Con otra observación, que las leyes que tenemos son por los legisladores que las hacen que son TODOS los politicos. No les vale pues quejarse.
    Lo de aplicarlas bién ó mal siempre tiene un margen de discusión. En cualquier caso los actuales del PP harian mejor en estar calladitos porque tienen una gran viga en el ojo.
    Yo no quisiera estar el el lugar de Zapatero, por la dificultad de la decisión.
    Mi enhorabuena a los manifestantes a favor de la muerte al etarra; supongo que ahora que es “libre” se manifestarán en la puerta de su casa. O lo buscaran para darle pancartazos.

  8. Pingback: guardafaro.net » La legal injusticia y quienes la aplican

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *