Las cigüeñas de Ávila

Cigüeña volandoAmpliar imagen

Si hay un ave que nos produce grandes evocaciones, es precisamente la cigüeña. La asociamos con los nacimientos. A los bebés los traen las cigüeñas, en una bolsa colgada del pico, se nos cuenta de niños. Y vienen todos de París. A mi no me hubiera importado haber nacido hablando ya francés, no hubiera tenido que pelear luego para aprenderlo.

Muchas ciudades y sitios de España tienen cigüeñas; aunque no se si habrá una con tantas como la ciudad de Ávila. Yo estuve con mi esposa en febrero, esperando encontrarme con un crudo invierno y mucha nieve. Quedé con un palmo de narices. Este año no hubo invierno en España. Apenas en las serranías se podía ver algo de nieve, ya ralita. Pero lo que si había de sobra eran cigüeñas.

Sierra de Avila
Ampliar imagen

En esta oportunidad puse a prueba de fuego antiaéreo mi cámara, una Panasonic Lumix DMC FZ50, de 10 Mpx, con su lente súper zoom de 12X ópticos (equivalente 35-420 mm) en modalidad normal, y hasta 24X en capacidad óptica extendida, que funciona muy bien. Doy gracias a su ligereza y a su excelente sistema estabilizador de imagen Mega OIS, pues pude tomar muchas fotos de las cigüeñas pasando en vuelo sobre nosotros, que de otra forma hubiera sido casi imposible.

Cigüeña volandoCigüeña volando
Ampliar imagen Ampliar imagen

Lo único malo fue que, no pudiendo utilizar el pre-enfoque, desperdiciaba segundos preciosos para fotografiar aves en vuelo, por lo que perdí muchas tomas. Me sentí como en los juegos de video-simuladores en aviones de combate. Apuntar, ajustar el zoom a la distancia deseada, centrar el blanco, esperar el sonido de aviso y el cambio de rojo a verde en el recuadro de enfoque, y apretar el disparador.

Cigüeña volandoLuego, entre pasada y pasada de las aves, revisar las tomas, para ver si logré que alguna de las cigüeñas no se hubiera saliera del recuadro y quedara cortada. Una de las que perdí así fue esta. Pico y parte de un ala fuera del cuadro. Es como el tiro al blanco con platos voladores. Hay que disparar un poco adelante del plato. Pero con una escopeta no hay que hacer tantos ajustes. Una lástima con esta foto. Necesito más práctica en este peculiar campo.

Además, los cambios de luz fueron constantes a lo largo de todo el día. Hacia un lado encontraba cielos con negras nubes; hacia otros eran blancas; y en otros lugares había claros por donde entraba el sol y dejaba ver un hermoso color azul del cielo.

Cigüeña volandoAmpliar imagen

Todas las cigüeñas andaban en parejas; arreglaban sus nidos, turnándose para transportar los palitos desde los campos cercanos, preparándose para la puesta y el empolle.

Cigüeña volandoAmpliar imagen

Y en Ávila, sobre todo dentro de la ciudad amurallada, lo que sobran son altos tejados, campanarios, torreones y toda suerte de sitios elevados en donde anidar.

Cigüeña en el nidoAmpliar imagen

Por eso es que los grandes inquilinos plumíferos son abundantes.
Cigüeñas en nidosAmpliar imagen

Miren esta toma. Parece un condominio en propiedad horizontal.

Aún así, como suele suceder, al parecer, los mejores sitios ya están tomados y custodiados. Por eso, algunas deciden adaptarse a las nuevas tecnologías, colocando sus nidos en sitios poco ortodoxos.
Cigüeñas en torre Esta pareja de cigüeñas lo ha hecho en el contrapeso de una elevada grúa torre. Podría ser un error fatal. Los polluelos se perderían si los trabajos terminan y se llevan la grúa antes de que estén aptos para abandonar el nido.

Vista de Avila
Ampliar imagen

Pero Ávila es mucho más que cigüeñas. Portones, fachadas, árboles, callejas, y mucha historia. Las cámaras no descansan. Hay mucho que ver, y el ojo se llena de estímulos que ponen a trabajar la imaginación. Buenos ángulos para grandes fotos hay todos los que quieras. Solamente tienes que encontrarlos.

Calle de AvilaNi mi esposa ni yo conocíamos la ciudad, y nos agradó mucho. Sobre todos sus anchas aceras, y la zona de soportales en la plaza de la catedral. Desde mi época de estudiante en Palencia, siempre me agradaron ese amplio tipo de aceras cubiertas. Son buenas para caminar despreocupado, escapando del tórrido sol del verano, o de las lluvias e inclemencias del invierno.

Trencito turístico en Avila
Ampliar imagen

Si no vas con mucho tiempo, y quieres darte una vuelta ligera, sin desgastar la suela de los zapatos, puedes utilizar el servicio del trencito turístico. Una monada.

Restaurante de Avila
Ampliar imagen

Y dicen que visitar la ciudad y no comerse un suculento chuletón de Ávila, o unas Judías Del Barco es no estar en Ávila. Y lo que sobran son restaurantes en donde probar esos famosos platos. Algunos son de rancio abolengo y elegancia, aunque no precisamente económicos, sobre todo los que se encuentran junto a las murallas.

Restaurante de Avila

Ya casi a las 4 de la tarde, aún dentro del casco viejo, encontramos un sitio bastante agradable. Se trata de La Posada de La Fruta, en la Plazuela de Pedro Dávila. Aunque temprano habíamos visto un par de restaurantes, en ese momento quedaban algo lejos, así que fuimos afortunados en encontrar este, porque ya no dábamos un paso más de tanta hambre y, además, para esa hora ya no había tantos comensales.

Restaurante de Avila

El sitio tiene un gran patio central cubierto con láminas traslúcidas, lo que lo hace luminoso y agradable. En el piso superior están las habitaciones. La atención fue buena.

El autor en un restaurante de AvilaNos pusieron una botella de vino tinto Monteperlado, de las Bodegas B. Blázquez & Hijos, de Ávila. Mi esposa y yo nos miramos, pues nunca habíamos tomado una botella entre los dos. Pero, acostumbrados a vinos de más cuerpo y fuerza, el vinillo aquel resultó tan suave y agradable que nos bajamos la botella entera. Menos mal que no fue un litro completo, porque los dos hubiéramos salido de allí agarrados, dando tumbos y cantando «Ávila, Cerro el Ávila…» que el Maestro Ilan Chester le dedicó al monte conocido como «Cerro» de el Ávila, en la cordillera que bordea el valle de la ciudad de Caracas y lo separa de la costa del Litoral Central de Venezuela.

fotografofotógrafo

Ya de nuevo fuera de las murallas, no pude resistirme a la tentación de cazar al cazador. Había un tour de orientales disparando sus cámaras a diestra y siniestra, en un variado muestrario de lo último en cámaras fotográficas, desde las más pequeñas a las más voluminosas y sofisticadas.

Pareja de cigüeñasAmpliar imagen

Fue un delicioso día. Ya al atardecer, tomamos el tren hacia Madrid y dejamos Ávila atrás, con sus parejas de cigüeñas y sus nidos.
Pareja de cigüeñasAmpliar imagen

Lo único realmente laborioso ha sido tener que seleccionar unas pocas fotos entre tantas tomadas.
Retraro en Avila

Por supuesto, no podía faltar. Es muy difícil resistirse a la tentación de no tomarse un retrato ante un muro como ese, que produce un colorido y una textura de fondo tan fantástica. Ávila, ya volveremos, porque no eres ciudad para un sólo día.

On this day..

Incoming search terms:

  • chuleton de avila
Esta entrada fue publicada en Gente y lugares y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

7 respuestas a Las cigüeñas de Ávila

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *