Las ruedas de mis patines

gente patinando en el parque del RetiroEjercitar la masa cerebral es importante, tanto como ejercitar las otras masas musculares, porque no solo de cerebro está hecho el hombre. ¿O es al revés?

En bicicleta me he recorrido todos los rincones del parque del Buen Retiro, en Madrid, y yo diría que una buena parte de la Casa de Campo. Pero como no me pusiera a pedalear cuesta arriba y con un cambio de marcha alto, el ejercicio no me resultaba suficiente. Para pasear estaba bien. Así que era hora de que los glúteos dejaran de estar sentados sobre algo y cambiar a los patines, que tantos momentos gratos me trajeron en un lejano pasado.

Yo tenía ya unos cuarenta años; semana más, semana menos, que no me ponía unos patines. Fue en aquellos años de colegio en Oviedo, y después en algunas patinatas navideñas en Caracas. Eran los patines tradicionales de cuatro ejes y esas ruedas anchas que se usaban para jugar jockey en la época. Ahora estuve tentado de volver a retomar estos patines, porque estaba convencido de que me sentiría más estable y seguro. Pero ya que tenía que comenzar casi de cero decidí irme por los patines lineales, de los que hay mucha más variedad. También hubo otro motivo mucho más personal.

Comencé alquilando un par de patines lineales en la tienda By Bike de Madrid, en la calle Menendez Pelayo cerca del metro Ibiza; al lado del Retiro, casi en frente de la Puerta de la Reina Mercedes. Más a mano no podía estar. Si voy a ser sincero, pensé que no me iba a poder ni tener en pie. Pero me equivoqué. Mi cuerpo recordó con rapidez cómo patinar. Así que después de una hora y media de práctica, el domingo pasado, cuatro caídas en la primera media, un litro de agua más un cuarto de bebida isotónica, me dije que la cosa iba bien. Después de meterme un puñal por Internet (todo lo que pude averiguar sobre patines lineales), el lunes me fui a Decathlon a por unos. Al día de hoy, con lo que me ahorré del alquiler, ya les saqué el costo.

Como todo es la constancia, desde el martes hasta hoy domingo, en que esto escribo, religiosamente llegué a las nueve al Retiro y patiné hasta las doce. Son las horas más frescas. ¿El lugar? Por todo el Retiro encontrarás patinadores, ciclistas, trotadores, caminantes, gente paseando al perro, a los niños o a los abuelos o, simplemente, visitantes. Pero el lugar que generalmente se usa para la práctica del patinaje es en el llamado Paseo del Duque Fernán Núñez. Es muy amplio y se reúnen todo tipo de patinadores y las distintas escuelas. Se aprende mucho mirando y escuchando las instrucciones de los monitores, en los grupos de alumnos con diferentes niveles.

patinadores en el parque del Retiro, Madrid

Eso sí, no solo voy mejorando mi patinaje (cero caídas en los últimos cuatro días) y aprendiendo nuevas técnicas, sino que estoy aprendiendo anatomía. Pensé que la bicicleta me había puesto en forma, pero he descubierto la existencia de músculos en las piernas que yo no sabía que existían. ¿Agujetas? ¡Hasta en la tibia y el peroné!  Los físico culturistas saben bien que no se consigue nada sin un poco de dolor. Pero tampoco fue nada que no se arreglara con unas fricciones con Vandol Voltadol, cuatro veces al día. Luego de siete días y veinte horas de práctica ya los dolores se fueron.

Volveré el próximo martes y el resto de la semana, Dios mediante, para ir practicando algo más. Pensé que las ruedas de mis patines me darían algo de alegría, aunque fuera por resonancia, y así fue. Me la dieron…, pero no me la trajeron. Yo tampoco esperaba que lo hicieran. Disfruto de mi patinaje y… de agradables y hermosos recuerdos que ahí quedaron, de cuando yo tan solo usaba el músculo cerebral.

vista aérea del parque del Retiro

Pulsa para abrir Google Maps

Actualización 04-07: El tramo entre el Paseo de Venezuela y el Paseo del Uruguay (línea amarilla en el mapa) nos da una hermosa recta de 500 m con lo que en cada vuelta podrás contabilizar un kilómetro, para quienes el conteo de la distancia es importante.

Actualización 30-07: Cumplo treinta días netos de patinaje, ochenta horas y cuatro milímetros de desgaste en las ruedas.

Ver folleto y plano del Retiro en pdf

Artículo relacionado. Una tarde en el Retiro.

Esta entrada fue publicada en Gente y lugares, Madrid y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *