Léelo otra vez si no entendiste

noticiasEn la conocida Prueba de Aptitud Académica que se realiza en Venezuela (equivalente en su propósito a la Prueba de Selectividad española), una de las mayores fallas de los estudiantes se encuentra en el área de comprensión lectora, que implica leer un trozo de texto y luego responder a varias preguntas sobre su contenido. Pero no es de extrañar. Hace unos pocos años, en ese país se realizó una prueba a los profesores de primaria y bachillerato. La conclusión principal fue que casi las tres cuartas partes tenían serias dificultades para entender lo que leían. ¿Qué les queda entonces a los alumnos?

Yo me alegro de que, mi bachillerato español, haya sido en una época en que la se daba gran importancia tanto a la lectura como a la caligrafía. Fue bueno haber tenido una hora diaria de lectura. Y el texto utilizado no fue otro que Don Quijote de la Mancha, principalmente. ¿Cuál otro si no? Por supuesto que, en esto como en tantas otras cosas, es determinante el interés personal del individuo. Pero me parece que, este problema, de la falta de comprensión de lo que se lee, es a nivel mundial. O por lo menos pareciera que lo fuere entre los cibernautas y un gran número de blogeros.

En este medio de la Internet conocemos el fenómeno de los molestos trolls, que se dedican a contrariar y hostigar a los demás. Pero también son harto conocidos (porque nos tienen hartos) los llamados Hoygan. Son esos individuos que, aparte de su balbuceante y desagradable escritura tipo mss, ni entienden lo que leen ni están ubicados. Pareciera que las cosas no fueran con ellos. Si escribes, por ejemplo, que el período de celo en las perras dura 21 días, un Hoygan escribirá que tiene una perrita de un año que acaba de entrar en celo y necesita con urgencia que le digan cuánto tiempo dura (me ha sucedido). Y si dijeras que todos los presentes, sin excepción, son unos idiotas, seguramente uno gritará: “Hoyga, ¿y yo?”

También están los individuos, que sin ser trolls ni Hoygan, parecen leer solamente el titular del artículo y una que otra frase suelta, y les resulta suficiente para despepitarse en comentarios que nada tienen que ver con el tema. Puedes escribir sobre la obra de Gustavo Adolfo Bécquer, por ejemplo, y mencionar lo hermoso de la estrofa: “Volverán las oscuras golondrinas a tu balcón sus nidos a colgar…“, del poema de igual título. Pero algún necio, de los tantos que abundan y acostumbran a tomar la parte por el todo, saliéndose totalmente del tema tratado te escribirá un controversial, y generalmete mal educado, comentario sobre el problema de la mierda de las golondrinas en la ropa tendida al sol. Pero como bien dicen que todas las cabras tiran al monte, lo peor será que muchos otros lo seguirán hablando sobre las características de los excrementos de las aves, y su inadecuado uso para la fertilización de los naranjales chinos. Del tema que trataste ni se enteraron.

Pero no es solo sufrir un desliz y entender lo que quieres y no lo que está escrito, que puede sucederle a cualquiera, como en el caso ocurrido a raíz del titular de un post en el blog de SigT.net y que el autor expone en su artículo “Bugs y leer lo que uno quiere…” Es también el problema de estar desubicado. Algunos individuos, simplemente, olvidan en donde están.

Me ha sucedió cantidad de veces. Recientemente fue en uno de mis blogs temáticos, sobre perros y gatos, en que escribí sobre el problema del maltrato y abandono de animales, y los lectores (amantes de ellos) dejaron sus dolidos comentarios al respecto. Pero apareció uno con tono ofendido, pretendiendo moralizar, porque nos ocupábamos de animales pero no de los “…indigentes que se hallan amarrados a su marginalidad en los rincones de las calles, a la vista de todo el mundo…” Es como si, en una charla sobre literatura, disertando sobre la rima y métrica utilizada en los sonetos con estrambote, irrumpiera alguien hablando sobre las diferencias matemáticas entre el sistema métrico decimal y el inglés.

Muchos no terminan de darse cuenta que, un “blog personal de opinión”, es un lugar en donde su propietario o autor habla y opina sobre los temas que le interesan. Por supuesto, esos lectores que no entendieron lo leído y los desubicados no comprenden que las opiniones se respetan, y que el derecho a disentir de las ideas no conlleva ningún derecho a insultar o proferir frases descalificantes, mordaces e hirientes en los comentarios. Disentir razonadamente y con argumentos sólidos es enriquecedor, pues uno puede llegar a modificar su idea y opinión, rendido ante la lógica… cuando ésta es aplicable. Porque es de sabios rectificar. Pero, desafortunadamente, esos casos parecen ser los menos en el mundo de la blogosfera.

No me extraña que Enrique Dans, normalmente comedido, haya dado una muestra de controlada exasperación y, como queriendo poner un punto y final, dejase de una lado lo políticamente correcto y haya utilizado frases directas y punzantes ante ciertos individuos que ya le resultan más que molestos. En su artículo: Blog. Opinión. ¿Qué parte no has entendido? en el que habla sobre algunos aspectos de Microsoft (con cuyos productos y políticas suele estar en franco desacuerdo), quiso dejar bien clara su posición, y enfatizó:

(…) Mira… esto es un blog. Recoge la opinión de su autor, y se dedica a difundirla en la medida de lo posible. ¿Qué parte de “blog” o de “opinión” no has entendido? ¿Te piensas que esto no tiene línea editorial? Quien quiera hacer un blog neutral, que lo haga: éste no lo es, ni pretende serlo, ni lo ha pretendido nunca. ¿Te crees que escribo para que te leas las noticias, como si fuera un cortapega de las agencias? ¿Te gustaría una rectificación? Pues ya sabes, hazte un blog tú mismo, y rectifica todas las veces que quieras. Y aquí, opina lo que quieras, que las opiniones, sean en el sentido que sean, son más que bienvenidas. Pero a mí no vengas a decirme lo que tengo que hacer, creer, pensar o escribir, que ya somos todos mayorcitos.

Imagen. Título: bandeg0152r_wc.jpg Obtenida en Ilustrations Works.

On this day..

Esta entrada fue publicada en Cosas de la web, Cosas diarias y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

5 Respuestas a Léelo otra vez si no entendiste

  1. Curiosa dijo:

    A mi me da dolor ver como desvirtuan el idioma, como lo chapucean, como lo destrozan. Si supieran el daño que se estan haciendo, pero eso no lo veran ahora, claro está.
    Qué lástima!
    Saluditos

  2. goathemala dijo:

    Odio esa cultura del sms y mira que siempre defendí un idioma libérrimo y moldeable. Holgados pero deben existir límites. Tengo en mente un relato sobre el tema pero el tiempo…

    No existe mayor gracieta histórica que disponer de los mayores adelantos en medios de comunicación de la historia humana y seguir entendiéndonos tan poco.

    Saludos.

  3. Yo hasta ahora he tenido suerte y salvo una vez los malentendidos han sido muy leves.
    Pero a mi me repatean mas los que no sabiendo español encima quieren presumir de poliglotas y de paso también le dan patadas al ingles. Pero bueno he tenido suerte y nunca he tenido que suprimir comentarios o cosas así.

    • guardafaro dijo:

      Pues tienes suerte, Carlos. Se me había olvidado mencionar a los “no tengo tiempo que perder”, pero el comentario reciente de uno me los ha recordado. Colocas una foto a la que titulas “parto natural”, por ejemplo, o un post sobre elefantes rosa, y posiblemente te llegue alguien por un buscador, que viendo que no es lo que quería, en lugar de salir gasta el tiempo dejándote un comentario de por lo menos ocho o diez líneas, y generalmente agrio, explicando que está haciendo una importante investigación o un sesudo trabajo académico, y no tiene tiempo para perder siguiendo enlaces a temas que nada tienen que ver con su interés y cuyos títulos confunden. Nada, que hay de todo en este mundo.

  4. Ari dijo:

    Hola Guardafaro, tenia tiempo sin pasarme por acá, por internet se puede consultar las puntuaciones obtenidas en la prueba de aptitud academica venezolana, yo siempre me pongo a revisaralas con conocidos y veo que generalmente todos estan por debajo
    de 50 en razonamiento verbal, en el matematico siempre estan bien, yo presumo de un 80 que me saque en RV la verdad me parecia super facil, aunque en las matematicas me iba fatal con un 50 rasguñado, lo extraño es que a la final resulte siendo ingeniero…. En nuestro pais se le tiene mas miedo a la literatura que a los numeros, eso me parece insolito y triste…

    Saludos amigo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *