Lo antitaurino, un debate moral

Difícilmente yo podría ser director de un museo de arte moderno, simplemente porque no logro ver nada de arte en muchas obras que considero adefesios;  algunas, realizadas mediante la técnica de arrojar calderos de pintura sobre un lienzo; otras, simples pintarrajos que cualquier chimpancé podría haber realizado igual o mejor. Sin embargo otro muchos las consideran elevadas expresiones artísticas.  Pero eso da un indicio de lo variopinto que es el gusto y la opinión humana.

Hasta hace muy poco, las llamadas Bellas Artes eran seis: arquitectura, escultura, pintura, música, declamación y danza. La declamación incluye la poesía, y con la música se incluye el teatro. Esa es la razón por la que el cine es llamado a menudo hoy, el séptimo Arte. Pero en España, siempre buscando la innovación,  han agregado otra, quizás el octavo arte:  el toreo, la fiesta brava o las corridas de toro. Porque darle a un torero la medalla a las Bellas Artes es algo que no solo me ha producido un asombro supino, sino diarrea.

Estamos en medio del debate en el Parlamento Catalán por la abolición o no de las sangrientas corridas de toros. Yo no creo que nadie piense que se trata de un debate sobre nacionalismos,  mucho menos sobre ninguna identidad nacional. Es un debate de naturaleza moral que, por lo tanto, debe ir más allá de consideraciones económicas ni otros remilgos. Porque si hay algo que dé de comer a cientos y miles de personas y sea de peso significativo en la economía a nivel mundial, mucho más que unos pocos criadores de toros de lidia, unos pocos toreros y unos pocos empresarios de la fiesta brava, lo es la trata de blancas y la producción y tráfico de drogas; pero está moralmente condenado y legalmente prohibido.

Me parece que no hay punto de acuerdo posible entre taurófilos y taurófobos, y todo esfuerzo por lograrlo es inútil. Lo lamentable son los pobres argumentos que se utilizan para la defensa de la afición. A este respecto, en un artículo de  Manuel Peris Vidal, (firmado en Valencia  el 06/03/2010)  y publicado en el diario El País- 09-03-2010 con el título [Enlace bloqueado por la Tasa española AEDE], se dice:

«Es vergonzosa la frivolización que se hace sobre la cuestión de los toros y la escasa capacidad de argumentación, raciocinio y comprensión de algunas personas con altos cargos de responsabilidad.»

«…Mariano Rajoy como Esperanza Aguirre han argumentado sobre el tema que a nadie se le obliga a ir a ver una corrida de toros. Sorprende su bajo nivel argumentativo.»

«Lo que se está debatiendo aquí es si lo que ocurre en la plaza de toros es una tortura premeditada, con un fin lúdico y con un maltrato innecesario del animal. Según el razonamiento de los dirigentes del PP, si alguien asesina a una persona en un recinto privado, podría excusarse diciendo: nadie le ha obligado a entrar en ese recinto. Lamentable.»

A esto yo añadiría que a nadie lo obligan a ir a una pelea de perros, ni a peleas a muerte entre personas, pero unas y otras están prohibidas… aunque en la clandestinidad se sigan haciendo. ¿Permitirían la pelea de un hombre contra un perro? Porque los enfrentamientos a muerte entre hombres y entre hombres y bestias fueron una tradición y un espectáculo de masas durante milenios.

En el mismo artículo  María Luisa Arenzana Magaña. (Logroño, La Rioja.) dice:
«La tradición o el que algo se haya hecho toda la vida no supone ninguna justificación al hecho de causar sufrimiento y muerte a un ser con capacidad para sentir. Esto queda claro cuando hablamos de seres humanos. El que tradicionalmente hayan existido las guerras y la criminalidad no impide que sigamos luchando por la no violencia.»

Este debate social, de profunda índole moral, entre  taurinos y anti-taurinos no es nada nuevo, y no terminará aquí, cualquiera sea el resultado que se obtenga en el Parlamento Catalán, quien no tiene la última palabra en esto. Durante las intervenciones que se han realizado ante los parlamentarios, debo destacar cuatro:

El etólogo Jordi Casamitjana, experto en comportamiento animal, desmontó los argumentos de los que defendían que el toro no sufría. Describió los cuatro elementos en los que se descubre el sufrimiento del toro:

  • los gestos, con la boca abierta y los ojos cerrados;
  • la expresión facial “que indica un sufrimiento fisiológico y cansancio”;
  • la expresión verbal, con unos gritos “que demuestran claramente el sufrimiento animal”;
  • y la no verbal, con gestos que denotan que, en su sufrimiento, el animal intenta huir.

Los indicadores nos demuestran -dijo Casamitjana-, que el toro sufre tanto psicológicamente como físicamente.

El filósofo Jesús Mosterín, quien argumentó: «Hemos salido de la edad de piedra porque hemos ido rompiendo contradicciones. Las corridas de toros y correbous son salvajadas universalmente abominadas. A los países que no somos africanos, nos escandaliza que se corte el clítoris a las mujeres, mientras a todos los que no son de España, Francia o México les escandaliza mucho que se siga haciendo un espectáculo público del sufrimiento de los animales.  El maltrato a la mujer también es una tradición, pero se está combatiendo. También son tradición los secuestros en Colombia o en Palermo. La tortura es más grave incluso que la muerte. Y hacer de la tortura un espectáculo, es más grave aún.»

Por su parte, la escritora Espido Freire dijo:

Para mi no existe ninguna diferencia entre los toros y otro tipo de espectáculos de maltrato animal.

Yo tampoco veo diferencia alguna.

Debo decir que yo no persigo a fumadores ni a taurófilos. Con los fumadores lo tengo más sencillo; simplemente no me fumen al lado y estaremos bien. Y no es cuestión de que sea yo el que me vaya si ya estaba primero. En cuanto a los toros la cosa no es tan sencilla, porque no se reduce a que yo no vaya a una corrida (que no voy) y punto. Sé que se está maltratando a un animal para el entretenimiento de otros, y debo hacer algo para evitarlo.

Para concluir, yo me adhiero total y absolutamente, sin reserva alguna, a las palabras dichas por Jorge Wagensberg en su intervención ante el Parlamento Catalán, ya que traducen, con gran simpleza, todo lo que conlleva el sentimiento proteccionista animal:

[Enlace bloqueado por la Tasa española AEDE]

Punto y final.

Me ha llegado por email un artículo que se dice escrito por Francisco González Ledesma,  periodista y escritor,  y que, supuestamente, fue publicado en el diario español El País, sin especificar la fecha, y que yo no he podido encontrar para su verificación. No obstante, dadas las opiniones y confidencias expresadas por quien alega conocer el mundillo del toro y todos los entretelones de las corridas, desde niño, les dejo el enlace para que lo lean.

Esta entrada fue publicada en Protección animal, Reflexiones sociales y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

4 Respuestas a Lo antitaurino, un debate moral

  1. nemolinx dijo:

    Reciéntemente un amigo me criticaba por haber caído yo también en la trampa de escribir sobre los toros, mientras a su parecer, había cosas mucho más importantes de las que preocuparse.
    En cuanto a la importancia, es difícil saber qué es más importante, pues lo que para mi puede resultar una nimiedad para otro puede significar lo más importane de su vida. Y como le dije, muchos problemas tienen la misma raíz, y ésta es el humano en sí. Su forma de pensar, sus instintos, sus sentimientos. Robamos, matamos, maltratamos, insultamos, nos reímos del desfavorecido, hacemos mil perrerías que no distan mucho unas de otras de la misma causa, a saber, la maldad que hay en nosotros, ese velo que nos tapa los ojos y la mente y no nos deja ver más allá. El que se maten toros públicamente no es más que otro síntoma de nuesra patología. ¿Por qué está el mundo como está con tantos asesinatos, guerras, etc..? Por la misma razón por la que se matan toros. Porque no tenemos respeto, no valoramos la vida y sólo pensamos en nosotros mismos.
    Habrá quien se alarme cuando ve en las noticias como los putos nazis matan a un indigente quemándolo con gasolina en un cajero, ¿de qué se extrañan si esos chavales llevan toda la vida disfrutando del asesinato gratuitamente en la tele y en los cosos? Los especialistas nos advierten y nos dicen que estemos con los críos cuando juguen a viedeojuegos sangrientos y vean películas crueles para explicarles que las cosas no son así, incluso dicen que lo prohibamos. ¿Acaso no se tendría que haber hecho lo mismo con los toros?
    Así es españa, una pocilga de la que muchas veces me avergüenzo. Os dejo el enlace youtube de una canción de los grupos que más me gustaban hace tiempo: http://www.youtube.com/watch?v=awpd8O3mUmo.

  2. nemolinx dijo:

    ¡Qué raro! Si se pincha el enlace no lleva al vídeo, no sé si sólo me ocurrirá a mi.. En fin: copiar y pegar, eso sí funciona.

  3. guardafaro dijo:

    Disculpa, nemolinx, pero no entiendo el enlace a qué vídeo te refieres. Porque en este post no he colocado enlaces a ningun vídeo.

  4. nemolinx dijo:

    Me refería a un vídeo que había puesto en mi primer comentario, pero ha desaparecido (el vídeo y el comentario). Qué días llevo con la informática… En fin…
    Era un vídeo musical con imágenes relativas a los toros de un grupo llamado “Los muertos de cristo” interpretando su canción “La fiesta nacional”. Está en youtube, como casi todo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *