Los trabajadores del hogar o servicio doméstico

mujer con aspiradora, escoba y demasModificaciones legales en España dan el acceso a la Seguridad Social a todos los usualmente llamados trabajadores del hogar, aquellas personas que prestan sus servicios domésticos. Hasta ahí muy bien, pues era hora de que los equiparan a cualquier otro trabajador, con sus beneficios sociales.

¿Las pegas? Veamos.
Jugando con las cifras estadísticas, este gobierno (y supongo que los anteriores y los que vengan), como en los mejores países no democráticos, respecto al paro dispuso que todas aquellas personas que estuvieran inscritas como demandantes de empleo deberían (forzosamente) aceptar los cursos de capacitación a que se les llamara, so pena de perder las prestaciones por desempleo que estuvieran percibiendo.

El detalle es que, al inscribirse en uno de esos cursos, automáticamente son sacados de las listas de desempleo, con lo que el “paro” disminuye. Vamos, que por el hecho de estar haciendo un curso de capacitación tú dejabas de ser un demandante de empleo, al menos para la óptica del gobierno que solo le interesan las cifras bonitas y no la realidad. ¿No es por haberle dado la espalda a la realidad que el gobierno de J. L. Rodríguez Zapatero se encuentra como está?

Con respecto a este ingreso a la Seguridad Social de los trabajadores domésticos, como no se han inventado ningún régimen laboral nuevo, que lo permita, ¿cuál es la solución que el gobierno ha encontrado para ello? Sencillo: los empleadores tienen que inscribirse como empresarios autónomos.

Tal como lo oyes, señora ama de casa que tienes contratada a esa mujer que te limpia dos o tres veces por semana, o la que te plancha. O la que tengas como servicio doméstico fijo o para ayudarte con tu enfermedad. Sí, desde el momento en que la ley entre en vigor (falta el reglamento, que ya veremos con que tiros sale), tú tienes que darte de alta como autónoma. Es decir, pasas a ser una empresaria. No, no te lleves las manos a la cabeza… aún.

¿Consecuencias? Antes de que este gobierno socialista deje la batuta y el coroto, habrá un repunte de empresarios en España, debido a estos nuevos “empresarios”, que pasan a recibir tan honroso título tan solo por tener una persona que les haga algún servicio dentro del hogar.

Por supuesto, nueva señora o señor empresario, tendrás que realizar la inscripción de tu “trabajador” en el Ministerio del Trabajo y en la Seguridad Social. Luego, además del salario que ahora le pagas, tendrás un incremento por el deber de pagarle la cuota de la Seguridad Social. También tendrás la obligación (que Dios y la reina madre te cojan confesado si no lo haces) de realizar todos los reportes de altas y bajas, incidencias, los trimestrales, los anuales… ¿Tienes alguna idea de lo que es eso?  Seguro que no.

Posibles consecuencias colaterales: como esos trabajadores  del hogar (generalmente mujeres suramericanas y de Europa Central), ya tienen Seguridad Social y derecho al paro, es muy probable que veamos un aumento de las bajas laborales  por enfermedad, maternidad y demás,  con la necesidad de sustituciones. No, no te lleves las manos a la cabeza… todavía no.

¿Alternativas que te quedan, señora ama de casa o caballero? Pues si no te quieres meter en ese berenjenal, que es un verdadero dolor de cabeza, te quedan las siguientes alternativas, que yo me sepa:
1- Para no aumentar tus gastos debido al incremento que significa la cuota a la Seguridad Social, te queda la alternativa de disminuir el sueldo que le pagas a ese trabajador o trabajadora doméstica, en el mismo porcentaje que tendrás que pagar tú, como patrono, por su cuota de la seguridad social. Con eso, tu empleada ganará menos, pero tendrá seguridad social… con sus deducciones.

2- Si no quieres meterte en ese dolor de cabeza que implican las altas y bajas en la Seguridad Social y los reportes periódicos, te quedan dos opciones: una es contratar un contable (más gastos para ti). La otra es contratar a tus empleados o empleadas domésticas a través de una agencia de colocación de personal, con lo que te evitas darte de alta como autónomo y toodos los problemas que eso conlleva. También te aseguras de que te envíen un reemplazo cuando tu doméstica salga de baja por enfermedad. Pero, posiblemente, signifique un mayor gasto para ti, a menos que logres (y te dejen) descontar del salario lo que le tengas que pagar a la agencia por sus servicios.

3- Salirte por la tangente y exigir, a quien quiera trabajar en tu casa, que sea autónomo, con lo que le trasladas el muerto a él. Si no lo sabes, eso es lo que las empresas suelen exigirles a los arquitectos y otros profesionales: no los contratan como trabajadores sino como autónomos.

¿Disminuirá el uso de empleados del hogar?  Ya veremos en qué para todo esto… en la práctica, no en la letra ni los buenos propósitos.

 

Crédito de imagen, vía: El rincón de la empleada doméstica.

On this day..

Incoming search terms:

  • corotoempleo
Esta entrada fue publicada en Leyes y políticas, Reflexiones sociales y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Una Respuesta a Los trabajadores del hogar o servicio doméstico

  1. PerínMeison dijo:

    Lo pensaba yo según veía la noticia.ESto tien más truco q el almendruco!! Q son 200y pico de S.S por empleao.Ahora quieren hacenos a todos autónomos,claro,como ye gratis y tien tantes salides (fíu,aparte de currar para ti y q ahora ya tienes alguna ventajina más,no veo nada).
    Efectivamente,cada vez q se haz un curso “del inem”,te dan de baja.Eso significa que,para los datos oficiales,”baja el paro”(mentira cochina),no tienes opción a participar en ofertas y,en la mayhoría de los casos,no sirven de nada.Por eso,a los 5m de desempleaos,hay q unir estas personas,aparte de los fijos discontinuos…Un mundo este.
    Pásalo bien!
    🙂

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *