No te metas en asuntos de parejas

La mejor imagen de una pareja es una como esta de la foto. Pero no siempre las parejas andan así de acurrucadas y bien avenidas. La llamada violencia de género, de la que ya he hablado en otro artículo, es noticia casi diaria. Y ante las consecuencias negativas para los buenos samaritanos, uno se pregunta: ¿Meterse a defender a una mujer que está siendo golpeada por su pareja? ¿Por qué? ¿Y para qué? Siempre se ha aconsejado no meterse en líos de parejas. Pero hoy en día las cosas andan alteradas.

Tenía yo unos 17 años cuando casi salgo trasquilado por meterme donde no me llamaban, aunque creí que lo hacían. Parecía una agresión de un hombre a una mujer en una calle de Caracas, una noche cualquiera. Resultó ser una “discusión” entre novios. Lo que más me molestó fue que fuese precisamente la fémina la que más agresiva se puso conmigo, por causa de mi “intromisión”. Aprendí mi lección, y de forma bastante económica. Mi orgullo fue lo único que salió herido en esa oportunidad.

Pero en esto de no inmiscuirse entre parejas, tenemos el ejemplo del Profesor Jesús Neira, caso que pareciera ser agua pasada, pero que no lo es y traigo como ejemplo por lo bien conocido del incidente. Intentando defender a una mujer, fue brutalmente agredido por el hombre, recibiendo lesiones que lo llevaron a estar mucho tiempo hospitalizado. ¿Y qué sacó con su valentía? Pues fuera de la condecoración que le dieron, a mi parecer sólo sacó tres cosas:

1- Estar a punto de morir.

2- Ser acusado él, por la propia mujer a quien pretendió defender, quien llegó a negar que estuviera siendo maltratada, y decir que el agresor era una “bellísima persona” y que si él (Neira) no hubiera intervenido, no hubiera ocurrido nada. En ningún momento son malos tratos

3-Tragarse la rabia de ver que la mujer a quien, con la mejor buena fe, intentó defender, no sólo dijera no justificar su intervención, sino que pasara a querer hacerlo parecer culpable de lo que estaba sucediendo. Al parecer, fue precisamente la novia de Antonio Puerta quien intentó evitar fuera transmitido en los tribunales el vídeo en que se incriminaba a su novio como agresor inicial de ella y luego de Neira.

Afortunadamente para el Profesor Neira, hubo testigos y grabaciones de vídeo que demostraron la veracidad de los hechos que él y su esposa contaban.

Definitivamente, hay personas por las que no merece la pena mover un dedo, menos aún jugarse la vida. ¿Suena duro? Supongo que si. ¿Pero cómo saber, anticipadamente, que la mujer que se ve siendo agredida por un hombre, quiere que alguien la ayude? Puedes salir de metido, y puede producirse una pelea en la que tú lesiones al otro. ¿Qué vas a hacer si luego eres tú el acusado de iniciar la agresión y no hay otros testigos? ¿De veras crees que ella te va a defender? Quizás si. ¿Pero si no es así, en qué lío te has metido? Quizás en la cárcel tengas tiempo para meditarlo.

Por más gritos de ayuda que una mujer esté pidiendo en el momento de ser agredida, los hechos demuestran, consistentemente, el enorme porcentaje de ellas que luego, no sólo no acusan a su pareja agresora, sino que terminan justificándolo o defendiéndolo. La agredida novia de Antonio Puerta no sólo parece que lo justificó, sino que intentó voltear la tortilla y hacer aparecer a Jesús Neira como el agresor de Puerta, y que éste sólo se defendió. Pues con su pose, ella se ganó sus buenos billetes por sus apariciones, entrevistas y declaraciones hipócritas en las revistas rosas (más bien amarillistas) de la televisión española. Pero supongo que, con su actitud, se habrá ganado también las repulsas de todas las mujeres decentes.

Pero el interrogante sigue en pié. ¿Tu saldrías de metido en un caso de esos?

Mi post sobre el tema: La equívoca violencia de género

Algunas noticias en los medios sobre el caso Neira

http://www.20minutos.es/noticia/405087/6/

http://www.20minutos.es/noticia/405522/0/profesor/neira/maltratada/

http://www.20minutoes/noticia/428649/4/

http://www.20minutos.es/noticia/405922/0/neira/agresion/imagenes/

Esta entrada fue publicada en Cosas diarias y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *