Optimismo Vs pesimismo, medio llenos o vacíos.

Postulaba Murphy,  en lo que algunos han llamado su ley básica o inicial, que si es posible que algo llegue a salir mal, saldrá mal. Sus observaciones, (que terminaron en 17 corolarios, pero que la gente ha ido aumentando), son una forma de explicar los infortunios, en una tendencia a enfatizar lo negativo, principalmente. Porque las situaciones negativas son las que más perduran en la memoria. Pero, para muchos, esas tendencias no son sino simples manifestaciones del pesimismo en el individuo.

Me viene a memoria el eterno discurso del optimismo frente al pesimismo, en la célebre referencia al vaso medio lleno, frente al vaso medio vacío. Dicen que los optimistas lo ven medio lleno, mientras que los pesimistas lo verán medio vacío. ¿O acaso es al contrario?

Pero, ante un recipiente que contenga una parte de líquido, ¿cómo saber cual de las posiciones es la optimista, y cual la pesimista?

¿Hay, realmente, una posición optimista y otra pesimista en un hecho como ese? Pues ante un vaso hasta la mitad, a simple vista yo creo que no es posible adoptar posiciones, sin primero saber que es lo que se pretende, si llenarlo o vaciarlo.

Si pasa el camarero con la botella de vino y se dirige a tu vaso, si tú quieres que te sirva más, quizás le digas que sí, alegando que ya el vaso está “medio vacío”. Pero si no quieres que te sirvan más, le dirás que no, porque aún lo tienes “medio lleno”, o casi lleno. Son frases descriptivas. Encierran un propósito, pero están ausentes de pesimismos y optimismos.

Y no es necesario que un recipiente esté hasta la mitad. ¿Un tanque de combustible estará tres cuartos lleno, o sería más correcto decir que va un cuarto vacío? ¿Tú acostumbras a decir que aún tienes tres cuartos de tanque, o eres de los que dice que ya llevas un cuarto de tanque vacío?

Ante hechos como estos, yo pienso que se trata de hacer una observación objetiva, que sea lo más gráfica posible de la situación que se pretende lograr. Alguien está bombeando agua para llenar un gran tonel, cuyo interior no puede ver, y te pregunta a ti cómo va. Tu observas que el líquido está en la marca del 50%, por lo que, posiblemente, le dirás que el tonel aún está medio vacío. Pero si lo que quiere el hombre es vaciarlo y aún está por la mitad, es probable que le describas el hecho diciendo que aún está medio lleno. No hay pesimismo ni optimismo en el hecho. ¿O tú crees que deberías decirlo al revés?

Una interesante y amplia recopilación de la Ley de Murphy y sus agregados.

On this day..

Esta entrada fue publicada en Reflexiones sociales y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *