Reciclar es cosa del pasado

simbolo del reciclajeReciclaje y calentamiento global son las expresiones de moda. En muchas escuelas ya se educa a los niños en el reciclaje, y a todos se nos pone la práctica de separar los desperdicios y colocar cada cosa en su contenedor asignado. Pero, por lo que he podido observar, muchos piensan que el concepto es algo novedoso, casi uno de los grandes descubrimientos de la sociedad actual. En realidad, reciclar es un proceso tan antiguo como la humanidad.

Cuando reparar es prohibitivo.

Pero no me extraña que haya sido redescubierto. Así como en algunos países lo normal es reparar, en otros, lo usual es tirar a la basura. Quizás suene lógico deshacerse de un electrodoméstico defectuoso, cuando por el diagnóstico y una hora de mano de obra, el técnico va a cobrar más que lo que costará un aparato nuevo similar. Y no te digo en los trabajos de chapistería automotriz; la puerta chocada de un auto es preferible colocarla nueva.

No obstante, hay cosas que rozan el absurdo. Hace unos meses tuvimos que “deshacernos” de una base de licuadora en buen estado, tan solo porque se rompió la jarra o vaso, y por más que buscamos por un montón de sitios en Madrid no la pudimos encontrar. En todos fue lo mismo: “mejor compran una nueva“. La otra alternativa, poco práctica, era tratar de pedir una nueva jarra directamente a la fábrica.

Cuando reparar era subsistir.

Cuando yo era niño, en mis tierras asturianas no se tenía una noción particular de reciclaje como tal, pero nada se desperdiciaba. Un caldero, un barcal, una palangana o una olla que se había perforado, eran diestramente restañadas por el “afilador“. Era un peculiar y típico personaje que pasaba periódicamente. Para anunciarse hacía sonar su flauta de pan, sonido que lo caracterizaba, junto con el grito de: “afilador y paragüero“. Porque también arreglaba las varillas rotas de cualquier paraguas. Ahora terminan en la papelera. En mis recuerdos siempre será el viejo afilador.

madreñas asturianas

Reaprovechar lo que es útil.

En mi pueblo no se desperdiciaba ni un clavo, (o “punta” como les decimos en asturiano). Se extraía y, mientras pudiera volver a enderezarse con unos cuantos martillazos suaves, se volvía a usar. Una botella se reutilizaba rellenándola una y otra vez, hasta que se rompía, pues con ella se podía ir a comprar vino, vinagre, aceite, miel, leche y otras muchas cosas a granel. Los trozos de cristal o espejo rotos se guardaban, pues eran excelentes para raspar capas de pintura o barniz y pelar madera y palos.

Cosas tan comunes e inútiles hoy en día, como los envases de hojalata de los alimentos en conserva, servían para guardar clavos, tornillos y cualquier otra menudencia. Cortados en tiras podían reforzar una unión de madera, o evitar que unas madreñas o un duerno se rajaran. Las crines de los caballos se tejían para hacer las cuerdas que luego se usarían para amarrar las cargas de hierva segada en el verano. Si a un garabatu (rastrillo) de madera se le rompía un diente se le construía otro. Esa, al menos, era la vida normal en el campo, apenas cincuenta años atrás.

papeleras de reciclajeEn cuanto al reciclaje de desperdicios orgánicos, era total. El estiércol animal se usaba para cuchar o abonar los campos y huertas. Los desperdicios alimenticios que iban al basurero eran casi inexistentes, pues los pocos que se producían terminaban, invariablemente, formando parte de la comida que se les preparaba a los cerdos o a las gallinas.

Cuando la necesidad desaparece, la basura aumenta.

Pero el paso de las aldeas a pueblos, villas y luego a ciudades, produjo ciudadanos que no tenían cerdos o gallinas que alimentar, vallas y corrales que reparar, ni necesidad de desdoblar los clavos ni guardar los trozos de cristal roto. Y muy pronto se olvidaron del reaprovechamiento de las cosas. Hasta que la basura amenazó con sepultarnos y contaminar nuestros campos y fuentes de agua. Entonces resurgió el concepto, remodernizado como reciclaje. Ahora, o reciclamos nuestros residuos o perecemos. Pero si volvemos la vista atrás, podemos ver a nuestros padres y abuelos reciclando, simplemente para lograr vivir algo mejor.

Lo que algunos no necesitan.

horreo asturianoPor mis tierras asturianas, quizás ya no se desdoblen los clavos usados, con el fin de reutilizarlos; quizás el loable oficio de afilador y el de madreñero ya casi hayan desaparecido, y quizás los hórreos y paneras ya no guarden granos y se conviertan en viviendas de veraneo, pero si hay algo que no necesitan, es que les recuerden lo que es reciclar, ni como se pesca una trucha en el río.

On this day..

Esta entrada fue publicada en Cosas diarias y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

8 Respuestas a Reciclar es cosa del pasado

  1. Luis Amezaga dijo:

    Qué me va a contar, si desde que mi anciana madre ya no puede usar la máquina de coser y aledaños, en cuanto un botón se me cae, ya tengo que ir a comprarme una camisa nueva.

    El afilador era música celestial, casi tanto como el organillo de los gitanos con cabra y todo.

  2. Ari dijo:

    Que tal Guardafaro.. Interesante lo del reciclaje, en Venezuela seria bueno aplicarlo porque basura hay mucha mucha!!

    Algunos Links acerca de lo que necesita tu hija para el blog, espero les sirva

    http://www.blogmundi.com/2007/05/24/leer-mas-en-blogger/

    http://gemablog-.blogspot.com/2006/12/leer-ms-read-more-nuevo-blogger.html

    http://ayudaparaelblog.blogspot.com/2007/02/entradas-ampliables-leer-mas-el-post.html

  3. guardafaro dijo:

    Afortunadamente, a mi me enseñaron a coser botones, Luis. Mi abuela materna, allá en ese pueblo asturiano, cuando yo era niño me enseñó los secretos del uso de su Singer de pedal, además de hacer otras cosas, al igual que lo hacían mis tíos. Hace 50 años, ya ella decía que los hombres cada vez se casaban menos (quizás haciendo referencia a mis tres tíos solteros y tantos otros hombres en el pueblo), por lo que era conveniente que supieran ciertos oficios del hogar. Una afirmación muy válida hoy.

  4. Este post es un canto a la labor social.
    Reciclar es una necesidad apremiante.

    Besitos amistosos!

  5. Pues si, la verdad hoy en día lo de reciclar parece más una utopia.. “reparar” un ordenador, un telefono, un cámara, una impresora es algo ya absurdo; siempre sale mejor comprar una nueva.
    Yo recuerdo haber jugado con servilletas para hacerle ropa a las barbies (te acuerdas papi), con una simple tiza en el suelo, con pequeñas piedras lanzadas al aire… y ahora ni eso, todo es comprar juguetes y si medio se rompe se compra otro.

    Gracias a la que me envia ayuditas para mis blog.

  6. Pingback: El guardián del faro

  7. El calentamiento global es un hecho, está sucediendo en estos momentos, debe existir una gran voluntad política en todos los paises del globo para llegar a un acuerdo de evitar hasta donde sea posible las emisiones de gases. Se deben olvidar los compromisos económicos políticos y actuar de una vez.No debemos poner oidos a los grandes capitalistas que se enriquecieron contaminando nuestro mundo, BASTA YA. Estan deseperados buscando otro planeta para destruirlo, no les basta con la experiencia que tenemos en la actualidad. El planeta lo encontramos vivo y vigoroso, lleno de esperanza y verdor, en éstos momentos agoniza, está en su etapa final. Seamos realistas, NO debemos crear más hijos, ya no es justo el tener descendientes que se van a moriri de ambre entre pestesACTUEMOS YA con determinación y energia.

  8. Sigi insistiendo, con la destruccion del Planeta Tierra, no sólo con contaminación con los gases, sino tambien me refiero al ALETEO DE TIBURONES en nuestras costas por flotas pesqueras de China, vienen a EXTERMINAR nuestra fauna marina porque ya agotaron las riquesas de sus mares, de una vez vamos a tener que formar una flota que defienda el patrimonio de nuestras costas, al igual que están defendiendo a la ballenas, no vamos a permitir esta matanza, lo peor del caso es que los delfines y los peces espadas los estan exterminando, hasta cuando nuestras autoridades civiles y políticas dejarán de venderse por unos dolares más.Todavia podemos salvar nuestras riquesas marinas, digámosle al mundo pirata BASTA YA!!!!!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *