Registrarse en WordPress.com sin sorpresas desagradables

¿Quieres abrir un blog en wordpress.com? ¡Me parece magnífico! Es una excelente plataforma que recomiendo ampliamente a quien quiera iniciarse en este mundo, tener un blog serio con un CMS de altas prestaciones como WordPress y totalmente gratis. Es un sitio para ocuparse tan solo en escribir. Pero ten cuidado con el registro o te quedará un desagradable sabor de boca inicial. Quizás hasta tengas que eliminar el primer blog que acabas de abrir y registrar otro «porque te equivocaste».

En una entrada anterior, en que analicé tres buenos libros para blogs, al hablar sobre el primero mencioné al final de ese punto:

(…) el pequeño “inconveniente” que se les puede presentar a los despistados y que, en mi opinión, la gente de WordPress.com motiva con la forma como ha estructurado el registro de nuevos usuarios. Porque no es lo mismo un “nombre de usuario” que la URL del blog…

Así que, como ya tienes claro la importancia del título en las bitácoras y el que quieres para la tuya, así como también los conceptos básicos sobre URL y nombres de dominios, pasaré a explicarte el pequeño «detalle» inicial que representa «solo registrarse como usuario»  y la diferencia con lo que implica obtener, de una sola vez, un blog con una dirección de domimio o URL.

La página de registro de nuevos usuarios de wordpress.com.

Cuando ingresas en la página de wordpress.com, ya sea en la que está en español o la de inglés, se te presenta  la enorme tecla que te invita a registrarte, para que comiences a «expresarte».
captura de pantalla de wordpress.com

Pulsas allí y aparece la página de registro.
captura de pantalla de wordpress.com

[Pulsa sobre la imagen si quieres ampliarla. Se abrirá en una pestaña o ventana nueva].

Pero resulta que la atención visual de las personas se centra en la parte superior de las páginas, con preferencia en el lado izquierdo, y se mantiene en el cuerpo principal hasta las tres cuartas partes de la página, poco más o menos. En las pantallas de los ordenadores la atención primaria no llega hasta esa cuarta parte inferior de la página, a la que solemos llamar el pie de página; no nos gusta leer lo que hay «abajo», ya que preferimos desplazar la página y «ya lo leeremos cuando esté más arriba y sea más cómodo».

Lo que ves y lo que no ves.

Si en esto eres como la mayoría, sobre todo como la mayoría de los que se inician como blogueros, cuando des el primer vistazo a la página de registro tus ojos te dirán que sólo hay cuatro casillas que llenar, en las que te van a pedir: un nombre de usuario, una contraseña que deberás confirmar en la siguiente y una dirección de correo electrónico. Lo usual y corriente en estos caso.

Como tu atención no llega hasta el pie de página; quizás, solo quizás, alcances a ver algo que dice «Lo legal»; pero tu cerebro lo descartará, primero porque está «allá abajo» y, segundo, porque no quieres saber nada de largas y complicadas notas legales.  Por tanto software que has instalado en tu ordenador, tú sabes que cuando te preguntan si estás de acuerdo con los términos solo tienes que decir SI y seguir. Y como tu cerebro ha rechazado detallar lo que dice allí no sigue procesando lo que tus ojos vieron más abajo, al final. Así que decides comenzar el registro, sin más demora, sin recordar que en los formularios impresos suelen advertir: «lea completamente este formulario antes de comenzar a rellenarlo».

Todo parece sencillo a simple vista.

Muy bien, un nombre de usuario puede ser lo mismo que un alias, en muchos casos, y para este registro solo se exige que tenga al menos cuatro caracteres. Así que tú, con gran sentido del humor, y puesto que el blog irá con una doble personalidad, decides colocar como nombre de usuario «Llanero solitario», para que nadie sepa quien está bajo la máscara y porque en tu blog vas a dedicarte a enderezar entuertos psicológicos. Luego, en la segunda casilla escribes una fuerte contraseña y la repites en la tercera para asegurarte que está bien. En la cuarta y última indicas una dirección de correo electrónico a donde te enviarán la confirmación del registro. Además, te será de gran utilidad si alguna vez llegas a olvidar tu contraseña. Y ya está. O eso piensas.

El origen del problema.

Casi sin haber leído donde dice: «He leído y aceptado los fascinantes términos de servicio» marcas el recuadro de verificación, aceptándolos.  Sin embargo, por los motivos que ya te expliqué, tu cerebro vuelve a rechazar mostrarte con claridad lo que está escrito en las dos líneas de más abajo. Apenas medio captas que está premarcado el círculo al lado donde dice: «Venga, dame mi blog…». Así que, no interesándote otra cosa, terminas pulsando el botón de [SIGUIENTE].

¡Perfecto! Acabas de obtener un registro… y un blog… y tu primer disgusto. Porque cuando aparezca la otra página verás que donde dice «Dominio del Blog» sale escrito: llanerosolitario.wordpress.com. Sin el color rojo, por supuesto, que lo he agregado yo para impactarte visualmente un poco más.
captura de pantalla de wordpress.com

Si tú eres una persona expresiva el grito que pegarás quizás se escuche en el edificio del frente. Si eres más controlado tardarás algo en lograr que tus ojos regresen a su tamaño normal, después que pase el impacto que te ha producido darte cuenta de lo que ha sucedido. Probablemente tengas también que recoger del suelo el cigarrillo que se te cayó de la boca.

¿Qué era lo que tú querías?

Resulta que tú quieres hacer un blog para hablar sobre teorías psicoanalíticas, y pensabas ponerle como nombre de dominio y dirección el serio y sesudo «analisis-transaccional». ¡Y mira lo que has obtenido! ¡Como para morirse de la rabia! Pero vamos a regresar un momento atrás, a la página inicial del registro; quiero que veas bien en la siguiente imagen cual fue esa parte de abajo que no quisiste detallar.
captura de pantalla de wordpress.com

Apreciarás ahora que en el círculo que viene premarcado y donde te apremia a que obtengas ya tu blog, es, precisamente, en donde se te aclara que, aceptando eso, la URL que estás eligiendo para el blog tendrá la forma: nombredeusuario.wordpress.com.

¿Nombre de usuario o nombre de dominio de Internet?

Según el confuso concepto de wordpress.com  tendrás como nombre de dominio «el nombre que hayas colocado como nombre de usuario». ¿Desde cuándo son lo mismo? ¿Quién unió los conceptos, que yo no me había enterado? En mi parecer, este desafortunado detalle carece totalmente de sentido lógico, cosa que no puedo entender de parte del equipo humano de Wordpess.com. Porque un nombre de usuario es algo totalmente distinto en construcción y en propósito a un nombre de dominio de Internet, e induce a error, como ya les ha pasado a tantos.

Por lo tanto, al llegar aquí, si te hubieras fijado bien habrías tenido dos opciones. Una de ellas sería regresar a la primera casilla donde te pedían el nombre de usuario. Allí, en lugar del «llanero solitario» habrías colocado tu «analisis-transaccional» que quieres como dominio.

Pero si quieres mantener el nombre de usuario que colocaste, entonces la opción era haber marcado el otro círculo, en donde dice: «Solo un nombre de usuario, por favor».

En este segundo caso habrías ingresado en la siguiente pantalla, que aparecería limpia de contenido, tal como se muestra en la imagen de captura que pongo a continuación.

Al verla sí que nos queda absolutamente claro lo que se pide en cada casilla. ¿Verdad que sí? Siguiendo con el ejemplo que inicié, en este paso llenarías las dos casilla que hay.

En la primera escribirás el nombre de dominio que quieres, que en tu caso es: «analisis-transaccional».

Luego, en el título procederías a sustituir la frase «My Blog» y a colocar en su lugar el título que te interesa para tu blog. Tú quieres utilizar la famosa frase que se supone que todo psicoanalista hace a su paciente para motivarlo a hablar: «¿Cuándo crees que empezó todo?»  Y ahora sí que habrás obtenido exactamente lo que querías.

¿Qué se puede hacer para corregirlo?

¿Cómo puedes corregir el error cometido? Pues recuerda que el título del blog puede cambiarse en cualquier momento y cuantas veces quieras; pero la URL o nombre de dominio NO se puede, al menos en wordpress.com. Por cierto que el nombre de usuario tampoco puedes cambiarlo luego. Entonces solo te quedan dos opciones para corregir el error que cometiste por ese despiste que no es completamente culpa tuya. Una es la de abrir un nuevo blog, desde ahí mismo, pues ya eres un usuario registrado, y dejar ese primero como blog de prueba de plantillas, ejercicios y otras cosas; pero sin darle uso. ¿Será por eso que hay tantos blogs abandonados, sin contenido? O puedes optar por utilizar la opción de borrar el blog, que es lo mismo que eliminarlo. Sin embargo, esa URL (llanerosolitario.wordpress.com) quedará sin posibilidad de uso para nadie.

Por más que trato de entenderlo sigue confundiéndome que, la gente de wordpress.com, haya elegido mantener premarcada la opción de asignar como URL lo que inicialmente han pedido como un nombre de usuario. Si hay algo que debiera estar preseleccionado debiera ser la segunda opción, la de solo registrarse (o no haber ninguna opción), ya que no causa ningún daño; porque una vez ingresados aparece de inmediato la pantalla para terminar el registro de un blog, asignándole la URL y el título, como ya hemos visto.

Es muy sencillo aclarar las cosas desde el principio.

Por otra parte, mantener esta estructura de registro en la que pareciera que se pretende que cada nombre de usuario sea el mismo que la dirección del blog, a mi no me parece conveniente, por dos sencillas razones. La primera, porque una persona puede querer tener varios blogs temáticos y un nombre de usuario que no se asocie con ninguno en especial. Y, la segunda, que me parece la más importante, si los nombres de usuario fueran iguales al dominio del blog sería un hecho del conocimiento público y se reduciría la seguridad en el sistema. Porque si alguien pretende violentar el acceso a tu blog sin saber tu nombre de usuario, tendrá que comenzar intentando adivinarlo antes de meterse a tratar de descifrar la clave de acceso para reventarla. Pero, insisto, si la gente de wordpress.com quieren mantener el registro de esta forma en que está actualmente, que se presenta a confusión como creo haber demostrado, por lo memos que no dejen preseleccionada ninguna de las dos opciones, y que aclaren las cosas al principio, cuando solicitan el nombre de usuario, no al final. Un simple asterisco valdría. Es el usuario quien debe decidir lo que le interesa tener como nombre para su registro, nadie más.

Hasta donde sé, la norma general en todo formato web es la de presentarse a los usuarios en la forma más clara y simple, evitando o minimizando cualquier posibilidad de equivocaciones. En mi opinión, eso no se está cumpliendo aquí. Y si no, que se lo pregunten a todos los usuarios que se han equivocado.

Se me hizo un poco largo el asuntillo este; pero espero que sirva de ayuda.

¿Me creerán si les digo que por más que he buscado en la página de wordpress.com no he podido encontrar una dirección de correo para enviar sugerencias?

Nota: la imagen inicial es el logotipo oficial de WordPress.com, copiado de su página web. El resto de las imágenes son capturas de pantallas de las distintas páginas que se presentan durante el registro de un usuario nuevo.

On this day..

Esta entrada fue publicada en Análisis y valoraciones, WordPress y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

3 Respuestas a Registrarse en WordPress.com sin sorpresas desagradables

  1. Curiosa dijo:

    Por tu excelente blog has sido premiado con el Premio Letras Mágicas
    http://curioseandito.blogspot.com/2009/07/premiada-y-premiando.html
    Un abrazo

  2. Thank you. Hand your health…

  3. Charlymeen dijo:

    Gracias por la información he estado a punto de cometer el error pero cuando no tengo las cosas claras investigo 5 min. y gracias a personas como tú se aclaran las dudas, un saludo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *