Rompiendo cadenas de intereses

cadenas rotasBajo el título “Blogueros pensantes“, en agosto del año pasado agradecí a Norberto Portugheiz y a Curiosa la amabilidad que tuvieron al otorgar a mis blogs un amistoso reconocimiento.  Aproveché para fijar mi opinión en torno a estos peculiares reconocimientos, que se convierten tanto en un meme como en una cadena de características piramidales, con enlaces de efecto multiplicador que favorecen a quien inició el premio.

Me parece magnífico que cualquier bloger, colocando un post en su blog para hacer público el hecho, quiera dar a otro un reconocimiento a título personal, porque lo considera meritorio en algún aspecto.  Cualquiera puede hacerlo. Que además, le sugiera a ese bloger que, a modo de retribución, a su vez le otorgue su propio y personal reconocimiento  a otros blogs que le agraden, pues vaya. Y que le pida también, (más como un favor que como una imposición) que mencione quien fue el que le otorgó ese reconocimiento, pues está por demás, ya que es algo que está de acuerdo en las prácticas usuales de la Web, con respecto a los agradecimientos y los enlaces a las fuentes.

Por ejemplo: Juán Pérez me envía un email haciendo reconocimiento particular de los méritos que encuentra en mi blog, y seguramente yo le respondo con otro email dándole las gracias. Ahora, si lo hace público mediante un post en su blog,  yo se le agradecer de igual manera, es decir, colocando un post en mi blog. Puede que hasta aproveche la oportunidad para yo, a mi vez, mencionar algunos blogs que son de mi interés, para que otros se enteren y puedan visitarlos.  No se necesita más. Diversos blogers lo han hecho. Es una forma de enterarnos  de la existencia de esos otros blogs, y ver si también nos son agradables, interesantes o útiles, y que, de otra manera, quizás no llegáramos a encontrar.

Pero con relación a los premios retransmisibles, por la cantidad que pueden verse expuestos en algunos blogs, parece que proliferan ahora como moscas en verano.   Sus creativos autores suelen diseñar alguna clase de imagen o logo, (tipo “Oscar”), para identificarlos y,   por supuesto, les colocan  nombre. Pero… Si, aquí es donde viene el pero. Estos “desinteresados y altruistas” blogers, hacen exigencias a sus premiados. Una es que,  tanto ellos mismos como todos los demás, a quienes,  a su vez y en lo sucesivo,  re-transmitan el premio o reconocimiento recibido, deban colocar la imagen o logo en sitio visible del blog. Además debe tener el enlace al  del propio creador o iniciador original, (que es lo que conforma, precisamente, la estructura piramidal de enlaces, la cual tiene un enorme efecto multiplicador, como ya comenté en mi post  mencionado al principio).

Yo estoy en desacuerdo con el método utilizado en estas prácticas. ¿Por qué no especifican en las condiciones, que el enlace lleve la etiqueta “nofollow“, para que no la sigan los buscadores y no les signifique tráfico adicional ni ranking? Supongo que esa no es la idea, sino todo lo contrario. A mi, en lo particular, no me interesa beneficiar por ese método a esos “creativos”. Quien quiera generar un alto nivel de tráfico y enlaces en su página web o blog, y posicionarse en los ranking, que se esfuerce creando contenidos interesantes, o que ofrezca algún servicio. Hay muchos que lo hacen, creando plantillas gratuitas para blogs, o algún plugin de interés, tan sólo por mencionar algunos. Pero  conmigo no van a lograr enlaces cadenarios, tan sólo por crearse su Oscar privado. Así que seguiré rompiendo grilletes y cadenas.

Nota: Imagen tomada del blog Wiki.taringa.net

On this day..

Esta entrada fue publicada en Cosas de la web y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

5 Respuestas a Rompiendo cadenas de intereses

  1. Curiosa dijo:

    He dicho!!!
    Muy bien.
    Un abrazo en la distancia.

  2. Yo decidí desde un principio, guardarlos en mi espíritu con especial gratitud, no acostumbro publicar ninguno ni seguir cadenas. Eso sí, cuando me doy cuenta de alguna deferencia, les agradezco con educación y sentimiento.

    Un abrazo!

  3. Yo decidí desde un principio, guardarlos en mi espíritu con especial gratitud, no acostumbro publicar ninguno ni seguir cadenas. Eso sí, cuando me doy cuenta de alguna deferencia, les agradezco con educación y sentimiento.

    Un abrazo!

  4. Hay de todo como en botica. Algunos de estos creadores de las Academias de las Artes y las Ciencias Blógicas, tienen la buena intención que emana de su misma candidez. Suelen ser es@s seudopoetas que Dios sabe, respeto aunque no admiro, pues en ocasiones me hacen subir colores de rídiculo ajeno a ese cartón piedra que hay bajo los pelos de mi barba.
    Por no gustarme, no me gustan ni los rankings, ni los concursos, ni la madre de todas las bobadas parecidas.
    Sigo escribiendo libre, despreocupado y cuando algún viento rebelde hace caer en mi blog un papelito en forma de comentario, si aporta algo, lo publico. Si solo es de ese tanto por ciento que te come a besos, que te habla como si fuera la madre o el padre de tus hijos y se expande en felicitaciones por lo bien que dices las cosas, entonces el papelito recibe el mismo tratamiento que los papeles que llegaban con el siroco al patio de armas del campamento donde hice la mili. Papelitos que llegaban del desierto y que antes de que levantara el viento, habían servido para que algún recluta, limpiara sus nobles partes tras dejar su impronta apestosa en medio de las arenas.
    Un muy cordial saludo,

  5. Jolsa dijo:

    Sediento el ser humano de reconocimiento ha tratado de conseguirlo de la manera más sencilla: Inventándolo por internet.

    En un principo, cuando empezaron los sitios de blogs a dar reconocimientos del tipo “el blog de la semana”, “blog destacado” gracias a los votos de la gente y otras estrategias más de uno deseamos (sí, yo también) ser nominados…

    Pero dada la casi suerte de ser uno entre miles, este tipo de reconocimientos me parecen “patadas de ahogado” solo para generar más tráfico y ranking a ciertos sitios.

    Personalmente he optado por agregar a mi sitio el feed de mis blogs favoritos (como este) y saberme reconocido símplemente porque alguien como “guardafaro” o “lully” dejen un comentario en el mío.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *