Sapos escaldados

sapo Después de más de dos meses de ausencia, este domingo, al visitar un par de los principales supermercados en Puerto La Cruz, (Central Madeirense y Unicasa) me encontré con unos letreritos en las cajas, que decían:
Por persona, máximo 2 pollos, dos kilos de caraotas (judías), 2 kilos de azúcar y dos frascos de mayonesa.

Otros productos, -como las sardinas en aceite, que el gobierno reguló- no necesitan racionamiento, simplemente ya no los hay. En otros, como los lácteos, particularmente en la leche en polvo -porque la líquida no se por donde andará- han desaparecido la mayoría de las marcas de siempre, las de confianza. El azúcar refinada, la blanca, cuando se consigue, ya no es blanca, sino que está mezclada con puntitos negros de origen desconocido. ¿Y de los pañales desechables qué? ¡A lavar pañalitos de tela!
En el diario El Universal, de ese mismo domingo, el Ministro de Alimentación, indicaba que su despacho ha firmado los permisos para la importación de algunos productos para abastecer el mercado nacional, -¿será por que estamos en plenos juegos Panamericanos de la Copa América?- e indicó que no hay desabastecimiento, sino un «desajuste». ¡? Bueno, otras veces ha dicho que es intención de crear agitación.Y no me dirán que esto no se veía venir. Dicen que si metes un sapo en agua hirviendo saltará afuera, pero que si lo metes en agua fría y le vas subiendo la temperatura, poco a poco, terminará cocinado sin darse cuenta. A mi me parece que, en Venezuela, el agua ya está bastante caliente, como para sentirse escaldado. ¿O serán simples impresiones mías?

On this day..

Esta entrada fue publicada en Venezuela. Guarda el enlace permanente.

7 respuestas a Sapos escaldados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *