Una visita al Molín de Adela

visitantes al Molin de Adela
A finales de noviembre del pasado año hablaba yo, aquí  mismo, a cerca de molinos y hórreos  poniendo como ejemplo el molino hidráulico de mi amigo Ricardo Cordero, en Güeria, un pequeño pueblo del Concejo de Aller, cerca de Moreda, en la carretera a Nembra, molino que está completamente funcional en la actualidad. Sin embargo ya no realiza una actividad comercial, más que alguna molienda ocasional de maíz, escanda o algún otro cereal para algún vecino o amigo. La función de este vetusto molino, conocido como el Molín de Adela, es el de ser una aula didáctica, en conjunción con un hórreo totalmente rehabilitado y accesible a sillas de ruedas.

Sin ir más lejos, la semana pasada yo pude asistir a otra de las tantas visitas que suelen hacerle desde distintos lugares de Asturias. Es que cuando yo estoy en el pueblo, suelo hacer de fotógrafo oficial.

Esta vez la visita estuvo a cargo de un simpático grupo de entusiastas “jóvenes” de la primera tercera edad, provenientes de la Residencia de Ancianos de Infiesto. Los afables y dicharacheros abuelitos estaban acompañados por las no menos simpáticas: Blanca Junquera Varela (Directora de la Residencia), María José Santamaría Guevara (Auxiliar de Enfermería) y Gloria López Álvarez (Técnico de Intervención Psicosocial). Vamos, que cuando yo sea abuelito, que me manden para Infiesto, si ellas siguen estando allí. Aunque algún día quizás me aparezca, con la manida escusa de: es que pasaba por aquí.

Pude observar que, para muchos de los asistentes, tanto el molino y su funcionamiento como el hórreo fueron una novedad y aprendizaje. Otros, por el contrario, disfrutaron recordando todo aquello que no veían ni usaban hacía muchos años, desde una simple maquina manual para cabruñar guadañas, hasta el nombre típico de todas las partes del hórreo o el molino. Por supuesto, me di cuenta de que, ya al final, no faltó el abuelito que  tenía ganas de salir para el chigre a tomarse un culín de sidra o un vasito de tinto. Pero ellas no los dejaron, porque, al parecer, el día de excursión para ellos no terminaban con esta visita, sino que tenían en otro lugar una suculenta fabada y algo más, que los esperaba.

Lo que me alegra conocer, de primera mano, es que estos abuelitos no están ociosos. Conversando con una encantadora damita de bastón blanco (discúlpame por no haber anotado tu nombre y haberlo confiado solo a mi mala memoria), que actualmente dispone tan solo del 20% de percepción visual en un solo ojo, (en el otro, nada), me decía que aun así tenía hecho a ganchillo un hórreo con todos sus detalles. Me hubiera gustado verlo. ¿Ir a verlo no sería una buena escusa para presentarme, mejor que el pasaba por aquí..?

Conversando con algunos de ellos me decían lo preocupados que estaban por el hecho de que, ya no solo los niños sino muchos adultos, no tuvieran la menor idea de lo que era un hórreo, y muchos tan solo los conocieran en su aspecto exterior general, por verlos al pasar por alguna carretera. Se sorprendían del desconocimiento tan grande, ya no solo de la gran capacidad de observación que llevó a su diseño, y la maravillosa técnica constructiva que representa un hórreo armado sin un solo clavo, “flotando” sobre sus patas, sino de su funcionalidad como despensa familiar.

Según estos ancianos me decían, en sus conversaciones con los “jóvenes de hoy” (como ellos les dicen a todos los menores de cuarenta) no tenían la menor idea de lo que, en el ámbito rural, el hórreo representó en la economía familiar de antaño, al servir como la mejor de las despensas, preservando, de una cosecha para otra, los granos, carnes y embutidos, manteniéndolos bien aislados y protegidos de ratones y otros roedores.

Por supuesto, el desconocimiento del funcionamiento de un molino hidráulico harinero es mayor aún.

Hace unos días atrás, los integrantes del Primer Encuentro de Amigos de Los Caballos  complementaron su feliz día de cabalgata con la visita al molino, viéndolo funcionar en vivo.

Lo más relevante de estas visitas concertadas molino-hórreo (totalmente gratuitas), no se circunscriben a los niños de las escuelas locales, en todos sus grados, ni a las residencias de ancianos o centros similares. Hablando con Ricardo me ha hecho una relación de tal cantidad de visitas que me ha dejado con la boca abierta. Van desde universitarios y postgrados hasta instituciones de lo más prestigiosas. A título de ejemplo cito tres: Grupu d´Ornitoloxía Mavea, ASPAYM-Asturias y Donkijote.org con su Centro de Arte y Creación Industrial.

Ya le he dicho a Ricardo que en el sitio web del Molín de Adela  tiene, forzosamente, que añadir una página con una relación de todas las visitas que ha recibido desde que comenzó y que, seguro, tal como a mí, dejará con la boca abierta a muchos. Yo lo considero un merecido triunfo, muy callado, eso sí, al esfuerzo de Ricardo y de su hermano Silvi, en pro del rescate de los valores de nuestros padres y abuelos.

Y como la conocida máxima lo dice: «En casa de herrero cuchillo de palo», estoy seguro de que en Güeria, en donde el molino está “desde toda la vida”, los vecinos no tienen la menor idea de lo que significa este ir y venir de gente, de todas las clases y orígenes, al Molín de Adela, mucho menos la tienen de lo que podría significar para el pueblo, poniéndolo en el mapa.

Por mi parte, gracias a Blanca, Gloria y María José por unas agradables horas, así como a todas las simpáticas personas de ese grupo, con las que departí. Y ahora les dejo una pequeña galería fotográfica, en la que pueden ampliar las fotos pinchando sobre ellas. Que las disfruten.


visita al molino de adela y horreovisita al molino de adela y horreovisita al molino de adela y horreovisita al molino de adela y horreovisita al molino de adela y horreovisita al molino de adela y horreovisita al molino de adela y horreovisita al molino de adela y horreovisita al molino de adela y horreovisita al molino de adela y horreovisita al molino de adela y horreovisita al molino de adela y horreovisita al molino de adela y horreovisita al molino de adela y horreovisita al molino de adela y horreovisita al molino de adela y horreovisita al molino de adela y horreovisita al molino de adela y horreovisita al molino de adela y horreovisita al molino de adela y horreo

Imágenes de la fachada de la Residencia de Ancianos de Infiesto.

Fotos de Infiesto.

 

Esta entrada fue publicada en Asturias, Gente y lugares y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *