Película Yucatán

Cartel de la pelicula YucatanNo podía dejar pasar el primer mes del año sin abrir el blog con un articulito. Y tampoco quiero dejar pasar una crítica de la película Yucatán, producción española del director Daniel Monzón, debido a las múltiples falsedades y engaños que hay en ella.

Se supone que es una película cómica. Pues… me arrancó alguna sonrisa natural, otras fueron forzadas. Me recordó a la serie de la TV española La que se avecina y la de Aquí no hay quien viva, plagadas de situaciones absurdas y forzadas y sobreactuada. Yucatán cuenta con algunos buenos actores y hay magníficas actuaciones, no se lo voy a negar. Aunque, para mí, lo único bueno de toda la película fue Stephanie Cayo en el papel de la cantante Verónica. La aguanté por ella.

El buque es el MS Sovereign of the Seas, de Royal Caribbean International, que ya tiene 30 años en su arboladura. En el 2008 fue pasado a Pullmantur Cruises LTD, que es una compañía subsidiaria de Royal Caribbean, quienes le dejaron como nombre solamente Sovereign. Con 268 m de eslora es un buque que en su época, hace 30 años, fue considerado grande. Actualmente es un crucero mediano. Los considerados grandes están sobre los 300 m y los hay que tienen cien metros más que el Sovereign.

La peli presentan vistas de algunas partes del buque: la cubierta de running, la de botes, el Hall de recepción central con sus escaleras y ascensores, un pasillo de camarotes y algunas pocas más. Lo demás se filmó todo en estudios, por lo que me parece. Puedo entenderlo, porque es complicado y tremendamente intrusivo que, durante un crucero en navegación, alguien esté filmando una película, con el despliegue de equipos técnicos y de personal que requiere. Tendrían que cerrar esa cubierta y sería una enorme molestia para los pasajeros. Si en la filmación de un perfume con tres modelos, que me encontré en Madrid, había cinco camiones con equipos, más de treinta personas y tenían cerrada la calle.

Casi todas las escenas a bordo sucede en cuatro o cinco lugares principales: la toldilla en toda la popa, un comedor de pasajeros, el camerino de la cantante y elenco de baile, en dos o tres camarotes y en uno de los salones bares con piano, más el «teatro» donde actúa la cantante.

Del comedor no sacan ninguna vista amplia, solamente unas cuantas mesas, las mismas siempre. Por lo que lo mismo es un restaurante en cualquier ciudad que recreado en un estudio. Y no presentan, ni por asomo, el grandioso comedor de bufé que hay en estos buques, que en sí mismo es un gran atractivo.

Del camerino ya te diré, puede ser el de cualquier teatro. Todo son decorados de estudio al igual que el resto. Unas escenas exteriores en la popa y otras pocas que parecen ser en el minigolf, alguna de las piscinas y jacuzzis y poco más (*).

El escenario donde actúa la protagonista femenina y algunos otros del elenco es pequeño para ser el teatro del buque, por lo que supongo que será más bien en alguno de los bares. Pero siempre las vistas son con tomas muy cerradas en las que se ve nada más que un pedacito. Si de verdad fuera en el teatro del buque procurarían presentarlo completo.

Película Yucatán.

Falsedades: bastantes.

Una de ellas es la parejita colocada en la proa, en plena navegación, repitiendo la escena de Titanic. ¡Una pasajera y un simple bailarín del elenco! Increíble. Más bien alucinante. Esa parte de la proa, que se denomina castillo, es el área para los marineros que realiza las maniobras de atraque y desatraque, y no tiene acceso nadie más que no sea de la tripulación de marinería. A menos que sea algún tripulante de ingeniería realizando alguna reparación. ¡Pero esa parejita está en toda la roda!

Película Yucatán.

El pianista dueño del buque.

No voy a extenderme en explicar la división que en un buque representa la denominada «Tripulación» y todos los demás. Aclararé, no obstante, que en un buque mercante convencional se considera tripulación el siguiente personal: oficiales de navegación y de máquinas, el personal auxiliar de esta (electricistas, motoristas, aceiteros, limpiadores…). La marinería, cocineros y camareros. Si los tiene, también son tripulación el radiotelegrafista y el médico o enfermero. A eso se resumía todo.

Todos ellos tienen que disponer de titulación y estar lo que se denomina «embarcados» en sus respectivas cédulas marinas. La regulación sobre esta materia depende de la legislación de cada país, y de lo que dictamine la OMI. Cualquier otra persona que vaya a bordo de esos buques lo hará en calidad de pasajero. En un buque de pasajeros la situación es algo más compleja, debido a la gran cantidad de personal auxiliar que requiere para atender los bares, seguridad, músicos y otros más para los distintos espectáculos.

A título ilustrativo, un buque de la Clase Oasys, de Royal Caribbean, como puede ser el emblemático Oasys of the Seas, que tiene una eslora (longitud) de 362 m, puede llevar 5.402 pasajeros y una tripulación (todo el personal del buque) de 2.115 personas.

Quiero dejar muy claro que, por motivos de seguridad, las distintas áreas en los buques tienen accesos restringidos. En general, los dos lugares más restringidos son el puente de mando (solo pueden entrar los oficiales de navegación) y la sala de máquinas, en la que solamente puede haber oficiales de ingeniería y el personal técnico que allí labora. En ningunos de esos sitios podría entrar un camarero, un barman, un músico, un bailarín o un pasajero. A estos lugares restringidos, en los buques de pasajeros se pueden añadir las cocinas (por todo lo que ello implica), las cavas de almacenaje y otros sitios más. Pero nada de esto cuenta para el superpianista de la película Yucatán.

Tal como comienza la película y sale en los trailers, el pianista se presenta de tal forma que, cuando dice: «Soy el pianista», yo me hubiera creído si hubiese dicho «¡Soy el director del crucero!». Porque, como se verá luego, más parece que estuviera haciendo las funciones que corresponden a uno de los elementos auxiliares más importantes dentro de la tripulación de un buque de crucero, como es el Director del Crucero.

El personal de un buque tiene cubiertas y lugares especiales y exclusivos para ellos. Pero en la película Yucatán, un pianista que siendo solamente eso: un músico contratado (los músicos no son parte propiamente de la tripulación del buque), resulta que tiene acceso a todo el buque, las cubiertas de cabinas de los pasajeros y los lugares más restringidos, incluso al cuarto de control de seguridad. El hombre se mueve allí adentro como si fuera el puto dueño del buque.

Por lo visto, en ese crucero hay un solo salón bar con grupo musical y es el del «pianista». Podrían haberla titulado también El pianista estafador, Los estafadores o mejor todavía El pianista del Yucatán.

Otra enorme mentira.

Que ese superpianista-director-de-crucero-agente-KGB se siente a comer en el comedor de pasajeros en la mesa que le apetezca. Alega, a efectos de la trama (por supuesto), que ese día le asignaron esa mesa. ¡Hay que tener coj****! Hay que ver a lo que llegan estos guionistas y directores de cine.

Y más verdades a medias o mentiras incompletas.

Una boda abordo. El capitán celebrando la boda entre una de las parejitas de la trama (la misma de la proa), que se conocieron allí unos días antes. ¿Sabes todos los requisitos que son necesarios para que dos personas puedan casarse? Bueno, a menos que sea en Las Vegas o en Dinamarca. Pero en la película Yucatán es otro mundo distinto.

Sí, tradicionalmente, el capitán de un buque tiene la autoridad para celebrar matrimonios civiles. Pero el Derecho Internacional, desde hace muchas décadas, establece que solamente puede ser en ciertos casos muy concretos y extremos, como sería que uno de los contrayentes esté agonizante. A menos que haya cambiado en los últimos años con excepciones para los capitanes de cruceros. Porque desde que me jubilé ya no estoy al tanto.

Las fotografías con el capitán. Entiendo que, a fin de darle el cariz cómico, presentan una fila tan enorme de personas llenado escaleras y cubiertas en el Hall, para sacarse la foto con el capitán, que sería imposible hacerlo en varias horas, mucho menos en los veinte minutos que usualmente disponen para eso. Pero bueno.

Película Yucatán

(*) Yo no me esperaría que una de las películas de Star Trek estuviera filmada a bordo de una nave galáctica interestelar, o es que me falta un tornillo. Tampoco me esperaba que esta película Yucatán estuviera filmada por completo en el buque. A menos que el mismo estuviera atracado por mantenimiento y sin pasajeros. El caso es que si quien va a verla la toma como referencia para saber lo que es uno de esos cruceros de placer y la vida a bordo como pasajero, quedará completamente engañado. Le resultará mucho mejor ver los videos promocionales que las navieras sacan de cada uno de sus buques. También los miles de ellos que han colgado en YouTube los propios pasajeros.

O también podrías leer el primer tomo de mi novela titulada Toda una vida sin ti «La traductora de árabe», que transcurre durante un mes de crucero por el Mediterráneo, las islas griegas y el mar Negro. Para poder escribirla hice dos cruceros como pasajero. Y te aseguro que las escenas no están filmadas en estudios.

Artículos relacionados:

Buques de pasajeros y cruceros de ensueño.
Tips para elegir un buque de cruceros.

Créditos: Imagen de portada con el cartel de la película, por vía de Sensacine.com

On this day..

Esta entrada fue publicada en De cine y música. Guarda el enlace permanente.

4 Respuestas a Película Yucatán

  1. Victor Alvarez Martinez dijo:

    ¡Hola Jesús! He llegado a tu blog buscando en google sobre el atraco por el pasaporte venezolano en Madrid, y leyendo y leyendo he visto que tenemos muchas cosas en común. Soy nacido en Venezuela, pero mi padre es Asturiano, emigró a Venezuela con mis abuelos cuando tenía 11 añito, por allá en el 60, no ha llovido casi!. Soy también Lasallista, de Tienda Honda que imagino que es tu misma Salle. Y ya me tocó emigrar a mi en el 2007, primero a Asturias y luego ya me vine a Madrid.

    Bueno, que solo quería compartir contigo esas conexiones que tienes con gente asi sin mas.

    Un fuerte abrazo!

  2. Norman Moir dijo:

    Buenos días, a mí la película me resultó entretenida y dejó con buen sabor, sobre todo al final con esa magnífica versión del bolero Algo Contigo, que es el motivo por el que escribo, por saber si alguien me puede decir de quién es y dónde la puedo conseguir, Shazam no la reconoció.
    Muchas gracias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *