¿Podrìa desaparecer la ñ?

Letras ñ

No sé si es cierto que entre Rodríguez Zapatero, el Estatut Catalán y ETA pretenden acabar con la unidad de España como nación, e incluso de la unidad del español como idioma. Pero por ahí aún andan sueltos los intentos por acabar con la letra “ñ”. Unos quizás sean intencionados, otros podrían ser el producto de la conveniencia, pero otros son por simple y pura ingenuidad.

Recuerdo que hace unos años hubo el tira y encoge por tratar de eliminar la letra eñe de los teclados –tanto de las máquinas de escribir como de los ordenadores- a cuenta de que ocupaba innecesariamente una tecla, según opinaban. Hubo propuestas de hacer como los franceses, y que el sonido de la ñ se produjera utilizando la combinación de letras gn. De haberse seguido ese criterio, ya no sería España sino Espagna, ya no hablaríamos de niños sino de nignos, no beberíamos champaña sino champagna, nuestras bailaoras flamencas tocarían castagnuelas; no seríamos unos soñadores, sino simple sonadores… de mocos, y perderíamos nuestro ilustre gentilicio al ser unos espagnoles.

Por supuesto que la propuesta causó el rechazo de la sociedad española y la hispano-parlante en general. Aunque, a los catalanes, al parecer, por aquel entonces ya el asunto no les afectaba mucho, porque el idioma catalán emula ese sonido por la unión de las letras ny, tal como en la palabra Catalunya. No me imagino al Tripartito catalán saliendo a defender la letra eñe, ahora menos que nunca.

Ante estas desavenencias, algunos renombrados españoles sugirieron que, si por hacer sitio en los teclados era todo el alboroto, entre otras soluciones, los franceses y los nórdicos podrían eliminar algunos de sus diversos acentos. Las respuestas fueron que estos no ocupaban una tecla completa, sino que compartían algunas. Bueno, si de eso se trata, puestos a sacrificar algo por un bien común, yo podría entender -no necesariamente justificar- que se colocara la ñ como una letra alternativa que acompañara a la letra “ene”. El asunto quedó así, por lo que supongo que se trató de un vientecillo de radicalismo pasajero.

De todos modos, aunque aquel propósito directo no fue logrado por las vías propuestas, el método indirecto ha resultado ser otro, por puro efecto colateral, propiciado por el desarrollo de la Internet. A pesar de que quienes hablamos el idioma español somos ya más de 450 millones en el mundo, la denominada “fuerza de la necesidad” nos ha llevando, casi obligatoriamente, a eliminar la ñ de las direcciones de Internet o de los correos electrónicos. De no hacerlo así, nos exponemos a que el resto de la humanidad se abstenga de entrar en nuestras páginas o de escribirnos, porque no cuentan con esa letra en los teclados de sus ordenadores.

Bajo esa fórmula, actualmente vemos como, en las direcciones que contienen la letra ñ en sus palabras, -caso principal de los apellidos- sus propietarios se ven en la necesidad de sustituirla por la ene. Esta circunstancia deforma el idioma, y ya en Internet no hay una españolidad sino la “espanolidad”, y no existen los Muñoz ni los Núñez, sino los “Munoz y los Núnez.” Y si vives en los Estados Unidos o en El Reino Unido, no te quedará más remedio que ser un Carlos “Castaneda”. No podrás hacer nada por impedirlo, ni conseguirás quien te saque las castañas del fuego.

No obstante, lo que más me llama la atención, es la falta de interés por parte de algunos comerciantes que venden ordenadores en países de habla hispana. En Venezuela intenté encontrar el ordenador portátil con que quería sustituir el Toshiba Satellite comprado en España. Pero en los únicos tres sitios en donde encontré el modelo específico que en aquel momento quería, lo vendían con teclado americano, es decir, sin la letra ñ.

Les pregunté la razón, y las respuestas de dos de ellos me resultaron chocantes. Me dijeron que era porque “a los venezolanos no les importa el detalle.” No seguí la cadena de averiguaciones porque, probablemente, me hubiera encontrado con que, al final la culpa era de las vacas, como dice el libro de igual título. “Pero eso no es problema –afirmaron los vendedores– porque es fácil configurar el software para que muestre la eñe.”

Hace unos pocos años tuvimos dos ordenadores portátiles Compaq Presario que vinieron con teclado en inglés. Por más que intentamos configurarlos recorriendo todas la modalidades del español que traía, desde el español “de España” hasta el de la Patagonia, la letra ñ aparecía como alternativa en la tecla de la letra ene, pero se desconfiguraban media docena de símbolos que había que buscar por todas partes, porque salían en cualquier otro sitio menos en las teclas en donde estaban mostrados. No me importa si es cierto que al resto de los ciudadanos en Venezuela no les importe tener un teclado sin la ñ, yo la quiero tener, porque la uso y porque es parte de mi idioma.

Es posible que las cosas den un vuelco, al menos en lo que a Internet se refiere. Porque ya hay propuestas de incluir la eñe en los dominios y direcciones URL. Si se llegara a dar, a los fabricantes no les quedaría más remedio que incluir la letra eñe en todos sus teclados. De algo tendrá que servir que el idioma español se venga imponiendo, con una clara tendencia a desplazar incluso al propio inglés, según se expone en este artículo publicado en el Blog de Ramón Tamamés. A menos que tengamos que terminar todos usando teclados con caracteres en chino mandarín.

Home

On this day..

Incoming search terms:

  • rechazo a la letra eñe
Esta entrada fue publicada en Divulgándolo y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

9 Respuestas a ¿Podrìa desaparecer la ñ?

  1. Ricard Pardo dijo:

    Estimado Guardafaro:
    Esta frase ~¿Cómo puede sonarles lo anterior a algunos catalanes que lanza en ristre se aprestan al monolingüismo a cualquier coste?~ a mi modo de ver, ya descalifica todo el articulo del “tierno Tamames”. Sí, porque no es verdad. Asi de sencillo. No es verdad.
    Como nuestra un botón. Soy catalán. Mas catalán que la Virgen de Montserrat. ¿Ves en mi modo de escribir algun tipo de monolingüismo tamamero excluyente?
    De todos modos, los datos que se ofrecen, ademas de cuestionables son muy pero que muy relativos.
    Vaya Vd. al Este, mas allá del Mediterráneo y pruebe con el español y verá que cara ponen, los sufridos oyentes.
    En cuanto a la “ñ” a nosotros nos pueda parecer una chulada y algo así como la tauromaquia, un distintivo, pero lo cierto es que es un incordio para millones que tienen que apañarla como pueden con su teclado.
    Que la incluyan? – Jeje… pregunta, pregunta… verás lo que dicen.

    No le corresponde al Tripartito defender a la “ñ” querido amigo.
    Y tu lo sabes muy bien. El lingüismo tiene sus administradores, sus celadores y sus estudiosos. Los politicos, bastante trabajo tienen defendiendo otro tipo de pragmatismos.

    Esta vez no vamos muy acordes en las ideas, puesto que yo soy de los convencidos de que en poco tiempo (relativamente poco) hablaremos una mezcla idiomática con una clara preponderancia inglesa y a todos los niveles y hablaremos el materno, como Aznar, en la intimidad.

  2. Soy muy radical y muy inflexible cuando se trata de estas cosas. Siento como si me insultaran, como si fuera contra mí personalmente. Mi teclado tiene la hermosa “ñ”, la puedo usar en minúscula o mayúscula bien grandota: “Ñ”… Dios! Dame paciencia con el soberano ignorante que osó decir que los venezolanos no le paramos a eso. Seguramente ese seÑor no come Ñame, ni le hicieron una pi Ñata de chiquito, ni le cantaron cumpleaÑos feliz… Ni te cuento lo que siento cuando encuentro textos en vulgar Spanglish… Ojalá no perdamos nuestra identidad, la Ñ es para mí la única letra que nos diferencia ya de otros “abecedarios”.

    Saludos que ladran!

  3. Pingback: Presunto Culpable

  4. Ataulfus dijo:

    Estimados amigos venezolanos aquí tienen ustedes esta extraña expedición que se han inventado los periódicos españoles. La historia va de una expedición a un volcán guineano. Para verla completa solo hay que teclear en Google Caldera de Luba o visitar el siguiente foro

    http://www.raimonland.net/foro/index.php?s=36ea3c6e6e5c7bd4e131b3c98ba673ec&act=ST&f=5&t=888

    Si sigue usted esta historia se convencerá que la expedición es mentira

    Pasa este mensaje a todos los medios que puedas, a ver si hacemos rectificar a los caballeros de El País.
    _________________
    Pasa este mensaje

  5. Luis Longart dijo:

    Soy venezolano, me extraña leer que en Venezuela no importa que los teclados tengan la letra “eñe”, al contrario, se exige, el pueblo defiende su Eñe como letra del español, lo que pasa es que los idiomas sufren el avance de los tiempos, y las nuevas necesidades obligan a nuevas soluciones, posiblemente el invento de la eñe resolviò un problema a los copistas de la Edad Media pero ahora genera un problema, es letra no existe en los demas idiomas que usan el alfabeto romano, y genera problemas, Como escribir un apellido con Eñe en idioma inglès??, este problema seguramente serà resuelto de alguna manera, posiblemente utilizando una combinaciòn de letras como la dobre R, o la doble L, o la Ch; que represente el sonido de la Eñe.

  6. Qñerty dijo:

    Hay direcciones Internet con ñ, como la mía, que es http://qñerty.blogspot.com o http://xn--qerty-ota.blogspot.com

    Lo de suprimir la ñ de los teclados es un malentendido promovido a la categoría de mito urbano. Lo que pasó es que se pretendió derogar la obligación de tener ñ y algunos lo interpretaron como la prohibición de tener ñ. Análogamente en Chile algunos interpretaron la derogación del matrimonio indisoluble (divorcio) como la prohibición de éste (obligación a divorciarse).

  7. guardafaro dijo:

    Chocolate sin churros.

    Amigo Ricard Pardo. Con tu comentario sobre este artículo me has hecho ver un par de cosas que paso a detallar.

    Bien pude haber empezado con una invocación a la divinidad, sin que por eso se trate de un tema religioso. O pude haber colocado una cita filosófica, sin que por ello se tratase de un tema de esa tónica. El primer párrafo vino a cuenta de las noticias que en esos días destacaban los titulares de los diarios españoles, pero no por ello el post va de política.

    En el final del tercer párrafo menciono que no me imagino al Tripartito Catalán saliendo a defender a la ñ. Y lo dije porque estaban también en el fuego de las noticias en ese momento. Pero, en realidad, ni a ellos, ni al gobierno, ni a la Real Academia, ni a nadie, porque la letra ñ no corre peligro de desaparecer del idioma español. Nunca llegaremos a tener que leer El Quijote escrito en español sin eñes.

    Pero, en ambos casos pude haber omitido esas referencias sin menoscabo del contenido. Por el contrario, me hubiera enfocado en lo que me interesaba, que no era otra cosa que hacer referencia a la ausencia de la ñ de millones de teclados en el mundo, y a la problemática de su falta en las direcciones de Internet.

    Así que tus observaciones me mueven a fijarme un poco más en lo que escribo, y a tratar de ser algo más específico en cuanto al tema que me interesa señalar, lo cual espero que redunde en favor de la claridad de mis futuros artículos.

    Solamente difiero en una de tus observaciones, la primera.
    Mi referencia al artículo de Ramón Tamamés se circunscribe a las cifras que el da sobre la penetración del idioma español en el mundo, las cuales tienen bastante coincidencia con las que he encontrado en noticias norteamericanas, que colocan al español como el primer idioma en el interés actual y las preferencias de los norteamericanos a la hora de estudiar una segunda lengua. No me interesa la ideología política que ese periodista pueda tener, y considero que cualquier opinión que él haya hecho al respecto en ese post, sobre los catalanes y el monolingüismo que supuestamente pretenden (situación que está a la orden del día en la prensa nacional, y sobre la que no tengo bases propia para opinar) no creo que invalide las cifras a las que me refiero. A título de ejemplo, se puede decir que en determinado lugar del mundo existen sesenta mil millones de mosquitos, y que todos son unos chupasangre. Que lo segundo no sea cierto no invalida automáticamente la veracidad de las cifras.
    Y aunque para muestra suele bastar un botón, así como yo sería un pésimo representante del español promedio (pues, entre otras muchas cosas, ni me gustan los toros, el fútbol o el botellón) tu no me sirves como muestra de los catalanes.

    Como decía. Yo pensé que había invitado a un chocolate, simplemente, pero al final también había churros. Que los puse yo mismo sin advertirlo, y sin que fuera mi propósito.
    Gracias una vez más, por hacerme notar mis descuidos a la hora de ser conciso y consecuente con el tema a tratar.

  8. Mary Quiroga dijo:

    Excelente tu entrada amigo Guardafaro, simpática, amena y clara; además que, luego de leer los comentarios, quiero decirte que me ha encantado tu aceptación de las críticas y las reflexiones que has sacado de ellas.

    • guardafaro dijo:

      Amiga Mary: lo que estos años me han enseñado como escritor, y más todavía como alguien que quiere ser mejor escritor cada día, no ha sido que lo más difícil del español es la gramática ni la ortografía. Lo que he aprendido, y que tú ya sabrás también como escritora, es que, en cualquier idioma, lo más difícil es comunicar exactamente aquello que deseas decir. La experiencia de estos más de siete años me ha indicado que, por mucho cuidado que pongas con lo que dices o escribes, por más que lo cuides y tamices, siempre, absolutamente siempre alguien sacará algo fuera de contexto o entenderá algo muy distinto de lo que uno ha querido decir. Si unido a eso te encuentras con el hecho de que muchísimas personas no entienden lo que leen, la polémica y la controversia están servidas. Por todo esto fue que, varios años después de este post, escribí el de “Léelo otra vez si no entendiste”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *