Sin propósitos de año nuevo

manualidades, cajas decorativas
Si el 2009 ha sido nefasto para millones de españoles, no parece que el 2010 vaya a ser nada mejor, ya que la recuperación del empleo se dice ahora que será para el 2011. Yo no he listado los usuales propósitos y buenas intenciones de año nuevo, ni he desgranado las uvas de las horas en la interfaz mágica de la media noche del 31.  ¿Para qué? Tampoco realicé ninguno de los tantos rituales tradicionales de los que otros años he hablado. ¿Para qué? Si las cosas van a ir bien, irán, en caso contrario de poco sirven la buenas intenciones… aunque, en ocasiones, parecen ayudar.  Muchos otros han optado por lo mismo. ¿Será que el 2009 ha dejado una pesada carga de apatía  o será de pesimismo? ¿Tú eres de los que te vas a poner a dieta, inscribirte en el gimnasio… y asistir, o dejar de fumar?

Supongo que este año, para muchos de quienes aún hacen sus listas, las tradicionales promesas de ponerse a régimen para adelgazar esos kilos que sobran habrán quedado relegadas a la cola de las intencionalidades. Porque, si tomamos en cuenta a los cinco millones de parados, a los jóvenes que aún no han conseguido el primer empleo; a quienes, por la edad, en este nuevo año no tienen la menor esperanza de conseguir uno, así como la espeluznante cifra de familias en las que ninguno de sus miembros trabaja ni goza de ayuda económica alguna, la cosa no está como para celebrar nada. Y si lo unimos a las tradicionales subidas de precios oficiales y oficiosas, más las de impuestos, más las de algunos tipos de IVA, más todo lo demás que incide directamente sobre la economía doméstica, no me queda sino suponer que ya varios millones de españoles están sometidos a una dieta forzada. Hasta dejarán de fumar.

Y si a suponer voy,  supongo también que a la cabeza en las encuestas sobre deseos estará la de conseguir un empleo fijo, estable y bien remunerado. Porque ante el trillado dicho de que tener salud es lo que importa, ya me contarás cuanto te va a durar esa salud si no comes, pagas la renta o la hipoteca y cubres tus necesidades básicas.

Por otra parte, si tú eres de los más optimistas y has echo tu lista a los reyes magos, no te extrañe si no te traen lo que pediste. Hasta ellos se están apretando el cinturón. Lástima que ni en el equipo de gobierno ni en los partidos de oposición haya algún mago, porque lo único que nos están regalando a los españoles es un par de cajas de Pandora, para elegir una; sin lazo ni envoltura. Ten cuidado al elegir. Según la que agarres, si miras en el fondo, muy en el fondo, encontrarás agazapada en un rincón una esperanza tan enana y raquítica como desmotivada. Y si escuchas con atención, podrás escuchar su llanto desconsolado.  Si eliges la otra, no encontrarás ni eso.

De todos modos, que por no desearlo no quede: que los reyes magos te traigan un feliz y venturoso año 2010, lleno de salud, paz, felicidad… y ese empleo que tanto ansías y necesitas tú o alguno de tu familia.

On this day..

Esta entrada fue publicada en General, Reflexiones sociales y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *