Músicos de calle y Metro, certificados.

banda de musicos callejeros

Como ya he referido en mis otros dos escritos al respecto: Los músicos del Metro, y El Metro, ese otro mundo; al igual que otros muchos, yo opino que, los músicos dentro de las estaciones del Metro, mientras estén situados en sitios adecuados para no interrumpir la circulación de las personas, son un agradable relax. También he mencionado que, sin ser un experto en la materia, se nota a leguas los que son músicos de verdad, entre los que, apenas, malamente han logrado iniciarse en algún instrumento, para justificar un pago más que una limosna.

Por supuesto que esos músicos de todas las nacionalidades que andan por el Metro, son tan sólo una parte de todos los que pululan por la ciudad; unos en solitario, otros agrupados en duetos o tríos, hasta conseguir verdaderas bandas.


Musicos callejeros suramericanos

Encontramos, desde los que interpretan exquisita música clásica, pasando por los de jazz (o lo que más bien podríamos enmarcar dentro del alegre estilo Nueva Orleans, como los de la foto de portada), hasta las integradas por chilenos, bolivianos, peruanos y ecuatorianos, que interpretan su encantadora música folclórica, música del Altiplano, música de Los Andes, de bien alto, de donde el aire es ralo y cristalino y el cóndor pasa.

[audio:Los_Indios_Tabajara-El_Condor_Pasa.mp3]

El cóndor pasa.

musicos callejerosEn esos escritos anteriores, yo me referí al Metro de Madrid. Pero en un comentario dejado por La Rusa joropera, ella dijo que en Barcelona la movida era más importante, porque allá las cosas andaban mejor encaminadas y controladas en ese sentido, con sitios predefinidos para los músicos (marcados por dibujos especiales), e incluso, la estación Universitat que sirve de escenario para esa clase de festivales.

Según mi apreciación, los pasillos del Metro son lugares privilegiados para actividades de este tipo. No solo por las miles de personas que pasan y pueden escuchar la música y ver y evaluar a sus intérpretes, sino por el sitio mismo; particularmente en medio del invierno, cuando el frío en la calle hace casi insoportables la largas permanencias a pie firme. Por eso, no me parece que, aquellos no músicos, que no consiguen sino ofender los oídos de los transeúntes con los desacordes de sus instrumentos, le estén privando del espacio y el trabajo a quienes son músicos de corazón y se esmeran en su arte.

Por unos artículos aparecidos en la prensa durante los últimos meses, he venido observando que las cosas están cambiando. Se está buscando que esas personas estén calificadas como músicos. En España encuentro que se están tomando medidas en el Metro de Valencia y en el de Barcelona.

Hugo GuerreroEstán realizando una selección mediante la cual, «El músico de metro debe demostrar que es músico» En ese artículo para el diario español La Vanguardia.es del día 20 de julio, el periodista Albert Domènech entrevista a Hugo Guerrero, preside la Asociación de Músicos de Calle de Barcelona, quien, para salirle al paso a quienes han calificado el hecho como un casting, aclara lo siguiente:

(…) No nos gusta decirle examen ni casting. Examen tienen una valoración de calificación. Nosotros lo único que hemos hecho es una prueba de idoneidad y pertenencia a un grupo. Respondíamos a la pregunta: ¿eres músico o no eres músico?, en la opinión de una asociación que ha contratado a unos profesionales.
-Nosotros lo que hicimos fue contratar unos profesores externos de una escuela prestigiosa de la ciudad que nos recomendó el Ayuntamiento y ellos han sido los encargados de definir quien es músico y quien no.
-(Para determinar eso) El único punto fuerte es que una persona interprete algo agradable de escuchar, algo que sea coherente, musical, y que haya una cierta variedad y extensión en el repertorio, de unas dos horas. Por esta razón se pedía para la prueba que los músicos llevaran un repertorio de unos 20 temas.

Albert Domènech no la deja pasar, y le hace a Hugo Guerrero una de las preguntas más importantes: ¿Qué han conseguido con todo esto? Y la respuesta es, justamente, lo que yo pensaba:

-Defender nuestro trabajo, porque vemos que en los puntos donde pone que tiene que haber un músico, muchas veces, lo único que ves es a un mendigo encubierto. Ésto, como colectivo musical que somos, lo teníamos que tratar de una forma gremial y así lo estamos haciendo.

Quien pasa esa prueba recibe una licencia como Músico de calle, que le permite tocar en la calle, no solamente en El Metro.

pasillo de estacion de Metro, MadridLa iniciativa me parece excelente, y un modelo a seguir por las demás ciudades que cuentan con sistema de transporte subterráneo. Es hora de poner un poco de orden en donde debe haberlo. Porque así como se regula y supervisa a los comercios que están autorizados para operar dentro de las instalaciones del Metro, lo mismo debe hacerse con ese grupo de profesionales, pues no otra cosa deben ser esos músicos. No faltará a quienes les parezcan un estrobo, pero, lo que es a mi, en lugar de largos y vacios pasillos prefiero escuchar música, pero no por medio del hilo musical, sino viendo a sus intérpretes en acción. Cosas de gustos, supongo.

Pero esto no está sucediendo solamente en España. No se de donde surgió el movimiento, original, pero ocurre en París: Musicos del Metro, en donde: «Dos veces al año, un jurado escucha y juzga a más de 1000 candidatos«. Y también en la capital de Chile: Música en el Metro. ¿Llegará algún día al Metro de Caracas?

Nota: Foto de Hugo Guerrero tomada del artículo relacionado, en el diario La Vanguardia.es

Esta entrada fue publicada en Gente y lugares, Madrid y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a Músicos de calle y Metro, certificados.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *