Forever and a day

Forever and a day es una expresión sumamente interesante y muy hermosa. Por lo general, se encuentra mal expresada en las traducciones literales al español.

Se puede encontrar en diversas canciones de habla inglesa, como en esta del grupo Scorpions titulada You and I.

Esta pieza fue una de las dos de ellos que seleccioné para mi novela Amanón, el espíritu de la selva, y que Amanón y Eloy bailan en plena pasarela durante el desfile de modas en que participaron en Milán.

La búsqueda de las dos canciones, que fueran adecuadas para los dos bailes que habría en esa oportunidad, fue bastante difícil y ardua, porque no solo importaba la música sino la letra. Como entrada al primer desfile elegí a  Maybe I Maybe you, que ellos no bailaron.

You and I fue en el segundo desfile y la primera que bailaron. Es una canción electrizante desde el propio inicio, porque la guitarra entra rabiando. Esa letra y esa música era lo que yo necesitaba para que Amanón desahogara en un baile toda su arrolladora pasión por Eloy, un baile para ponerle los pelos de punta incluso a un gato desnudo mejicano. Cuando yo escucho la música y los visualizo a los dos bailándola me emociono. Es una escena muy cinematográfica.

Pues volviendo a la expresión Forever and a day, que es de lo que va esta entrada, no se trata de traducirla literalmente como “por siempre y un día” o por siempre y ahora (como también he encontrado en algunas partes).

Sigue leyendo

Publicado en De cine y música, Literatura | Etiquetado , , | Deja un comentario

No te creo

Autopista Francisco Fajardo, Caracas.No te creo. Esta es la frase que, para mí, pone punto y final a cualquier conversación. ¿Para qué seguir perdiendo el tiempo hablando con quien ya te soltó el no te creo?

Estás conversando con alguien que te preguntó cómo fue tu vida en las selvas del Amazonas, durante los años que viviste en ellas como garimpeiro. Le estás contando que en el poblado indígena donde vivías te cruzabas con una media de ocho a diez serpientes venenosas cada vez que ibas y venías del río. Que antes de levantarte del chinchorro o del catre, en la mañana, tenías que verificar que no hubiera ninguna serpiente durmiendo a tu lado, en busca del calor corporal. Y que antes de ponerte las botas tenías que sacudirlas para que no hubiera metido adentro algún escorpión o cien pies gigante. ¡No te creo! Te suelta tu interlocutor. Y se pone, de forma alterada, además, a darte todo un doctorado sobre el comportamiento de las serpientes, escorpiones y cien pies gigantes del Amazonas; cuando en su puta vida se leyó ni una novela de Emilio Salgari ni salió de Madrid más que a la Sierra a esquiar y a Valencia a la playa.

Sigue leyendo

Publicado en Cosas diarias, Venezuela | Etiquetado , | Deja un comentario

De urinarios y sanitarios para caballeros

urinario de hombres con posters de mujeresCuando entras a un baño de hombres, ¿conoces la diferencia entre un urinario y un sanitario (inodoro, retrete, poceta o como quieras llamar a ese artilugio)?
Pues déjame explicarte, por si acaso.

Yo reputeo hasta la última generación del causante, cuando entro a un baño publico (sobre todo si es en un restaurante), tengo que usar el sanitario y encuentro que la tapa fue meada por diez elefantes. Eso cuando el suelo no está también tan encharcado, que tienes que entrar con botas de goma. Porque hay tipos que tienen menos puntería que un ciego en tiro al plato. Y no es solo que aciertes al centro o no, porque el chorro siempre, siempre salpica, en mayor o menor grado.

Pero así vean mejor o peor, tengan puntería o no, todos esos tipos son unos asquerosos sin cultura, que de niños no recibieron educación en sus hogares ni ahora, de grandecitos, quieren tomarse la molestia de subir la tapa, aunque sea con el pie. Que no necesitas ni tocarla con las manos, si de eso se trata la reticencia; o puedes utilizar el papel sanitario. Total, dirán ellos: el que venga detrás que se joda, que yo soy estreñido. ¿No es así?
Sigue leyendo

Publicado en Cosas diarias, Madrid, Mis protestas | Etiquetado , , | 2 comentarios

Labios como cerezas maduras

Labios rojos con cerezasLa primavera está llamando a la puerta. Los cerezos ya florecieron en todo su esplendor, engalanando los montes por mis tierras asturianas y también los fértiles valles del Jerte, y los almendros no se han querido quedar atrás.

Para los poetas ha sido frecuente comparar los labios rojos de una mujer con las cerezas maduras. Apropiado por demás. ¿Pero de qué labios hablamos, de los pintados con carmín o naturales? En toda mi vida me he encontrado tres veces, nada más, con unos labios rojos naturales y tan intensos que llamaban la atención de inmediato. Me faltan palabras para poder describirlos en toda su justa medida. Mas si tuviera que buscar una nada más sería: seductores.

Sigue leyendo

Publicado en Literatura | Etiquetado , | 2 comentarios

¡Sexismo, sexismo! ¡A la guillotina con ellos!

cartel de carrera ciclista femenina¡Sexismo, sexismo! ¡A la guillotina con ellos!
Hace unos pocos siglos enviaban a cualquiera a la hoguera al grito de ¡herejía! Ahora se ha cambiado por los gritos de sexismo y xenofobia, al parecer.

A veces me parece que vivimos en unos tiempos en que muchos han perdido los papeles, el horizonte y las perspectivas. Generaciones sin orientación ninguna, pusilánimes y carentes de valores morales que no salen de una permanente masturbación mental.

Amamantar en público.

Para muchos resulta aceptable que, en un desfile de carnaval, las mujeres vayan nada más que con un pequeño biquini, con el torso desnudo mostrando las tetas: porque es un desfile de carnaval. Es también aceptable y nadie cuestiona que en la playa las mujeres estén en topless. No he visto a ninguna madre ni a ningún padre haciendo que su hijo mire para otro lado.

Sigue leyendo

Publicado en Divulgándolo, Mis protestas, Reflexiones sociales | Etiquetado , , | Deja un comentario